aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Tras la votación, mesas cargadas de calorías

Fidel Samaniego| El Universal
Miércoles 14 de abril de 2010

[email protected]

Sin votos en contra, y aparentemente sin problemas para seguir adelante, fue aprobada la iniciativa que busca eliminar la comida chatarra en las escuelas y establecer media hora de ejercicios diarios como práctica obligatoria en los planteles.

Aparentemente ya sin problemas...

Y es que cuando por fin, después de la posposición del jueves de la semana pasada, el dictamen era presentado ante el pleno, operadores políticos del gobierno federal confiaban en que la minuta podrá ser modificada por los senadores. Agregaron que, de hecho, ya se está negociando con algunos de ellos.

Además, habrá que esperar que los cabilderos de empresas que producen los alimentos chatarra insistan en que los intereses de sus patrones no sean afectados, advirtieron legisladores priístas.

Fue Miguel Osuna Millán, presidente de la Comisión de Salud, quien habló en tribuna para fundamentar el dictamen.

La semana pasada, legisladores del PRI anunciaron que pedirían que se destituyera del cargo por pedir la posposición de la aprobación del proyecto, sin consultar. El diputado panista resolvió el problema de manera práctica: contó que él estuvo malo del estómago, y culpó del “error” al secretario técnico de la comisión, que ya fue despedido.

Sin embargo, ayer en San Lázaro quedó claro que fue el secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio, quien pidió el jueves anterior que se suspendiera la presentación del dictamen, pues necesitaba analizar el impacto que representará aumentar el salario a los maestros por la media hora más que tendrán que trabajar para realizar con los alumnos los ejercicios físicos. La iniciativa había sido aprobada en la comisión con el visto bueno de representantes de la SEP, y ayer se aprobó sin modificaciones. Por eso, los encargados de las negociaciones políticas buscarán que en el Senado de la República modifiquen la minuta.

“Estaremos al pendiente. Ojalá resistan las presiones de los cabilderos. Debemos entender que el asunto es grave, que si no se hace algo ya, en poco tiempo nueve de cada 10 mexicanos padeceremos de obesidad”, expresaba la diputada priísta María Cristina Díaz Salazar.

La sesión continuó. Poca gente había en el salón de plenos. Varios diputados iban a comer al restaurante de Palacio Legislativo. En sus mesas, comida cargada de calorías y refrescos.

En uno de los corrillos había molestia. Integrantes de la bancada del PRI leían el resumen de la iniciativa de reglamento de la Cámara de Diputados que ayer presentó la coordinadora del PAN, Josefina Vázquez Mota: “Van detrás de nosotros, pero lo más penoso es que se pirateen nuestras propuestas, las copien descaradamente”, exclamó César Augusto Santiago minutos antes en el vestíbulo.

“Lo malo es que aún no entra en vigor la reforma contra la piratería”, expresaría otro diputado. Y se carcajeaban...



comentarios
0