aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Banamex gana juicio a “El Jefe” Diego

Carlos Avilés| El Universal
Miércoles 24 de marzo de 2010

[email protected]

Dos palabras pueden valer miles de millones de pesos dependiendo de lo que la Suprema Corte de Justicia de la Nación diga que significan.

Al menos eso quedó confirmado en el juicio que le ganó Banamex a uno de sus clientes para no pagarle una cantidad multimillonaria, que se calculaba en alrededor de 250 mil millones de pesos, por una inversión que realizó en el banco en 1987 a una tasa de interés de 91%, como las que existían y se pactaban en la época.

Porque la interpretación y lectura que le dio la Corte a dos palabras estampadas en un pagaré fue la que le permitió al banco ganar este caso que era defendido por el despacho de Diego Fernández de Cevallos.

La historia inició en mayo de 1987, cuando la señora Bertha Estela acudió a una sucursal de Banamex a invertir, a nombre de su hijo José Luis Saldívar 400 mil viejos pesos, con la intención de cobrarlos en el año 2000, a fin de tener dinero para poder cumplir su sueño de realizar un viaje al extranjero con todos sus hijos y sus nietos.

Las tasas de intereses eran elevadas. El banco pactó una tasa fija de 91% renovable cada 28 días. Pero ella ya no pudo llegar al 2000. Murió en un incendio. Su hijo, a nombre de él y de otros dos de sus hermanos, acudió a la sucursal con el pagaré que habían suscrito. Pero después de revisarlo, en la sucursal le pidieron que regresara en cinco días. Cuando volvió, lo esperaban con un abogado que se limitó a decirles que su dinero lo reclamaran por la vía judicial.

Así lo hicieron. Contra todos los pronósticos, ganaron el juicio en primera instancia en abril de 2006.

Con el apoyo del abogado Federico Flores, volvieron a ganar la segunda instancia. El Supremo Tribunal de Chihuahua condenó a Banamex a pagarles mil 462 millones de pesos “más los que continúen causándose hasta la fecha en que se liquide el total del adeudo a razón de las tasas pactadas”.

El banco promovió un amparo, como última medida, en contra de la sentencia, y maniobró para que el caso lo atrajera la Suprema Corte.

Los hermanos lograron que el ex legislador, Diego Fernández de Cevallos, asumiera la defensa de su caso.

Después de seis años de litigios, todo el futuro del caso se concentró en la interpretación que hizo la Corte de dos palabras que habían sido estampadas en el pagaré suscrito entre Banamex y su cliente.

En el documento en cuestión se estableció que se trataba de una inversión a 28 días, con una tasa de 91% de interés renovable cada que terminara el plazo fijado. Y en el mismo se estamparon dos leyendas: “Los intereses le serán renovados el día del vencimiento al mismo plazo” y “De no contar con instrucciones al vencimiento se renovará (en las) mismas condiciones”.

Pero al revisar las leyendas, la Suprema Corte de Justicia hizo una interpretación que benefició al banco, al establecer que la frase “mismas condiciones”, no se refería a la tasa fijada de 91%, sino a las mismas condiciones de las tasas fijadas por el Banco de México, aunque en el pagaré no se hiciera referencia a este punto.

Y esa interpretación de la Suprema Corte le permitió a Banamex ganar el juicio a su cliente.



comentarios
0