aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Definen mecanismo de unidad y diálogo

Silvia Otero y Jorge RamosEnviados| El Universal
Martes 23 de febrero de 2010

[email protected]

RIVIERA MAYA, QR.— La Declaración de la Cumbre de la Unidad mediante la que se crea una nueva entidad de países de América Latina y el Caribe, así como la Declaración de Cancún, que considera los compromisos conjuntos en materia de economía, seguridad, migración, desarrollo social e incluso ante desastres naturales, son los dos textos principales que acordarán hoy los 25 presidentes de la región.

 

En el encuentro también se abordó, por separado, el tema de Haití; se concluyó la entrega en efectivo de 25 millones de dólares adicionales a ese país, que estarán disponibles esta semana, para apoyar la reconstrucción de la isla, además de un paquete crediticio de corto plazo, anunció anoche el presidente Felipe Calderón.

 

En una conferencia de prensa, destacó que en la Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe, uno de los tópicos centrales fue la creación “de un mecanismo que una y organice a todos los países integrantes de la región sin excepción”, del cual se preparó la declaración final que se dará a conocer hoy. Apuntó que uno de los temas que surgió “es encontrar mecanismos de diálogo respetuoso, que permitan conducir los problema que surgen entre los integrantes de América Latina y el Caribe. Uno de ellos es, por ejemplo, la relación de Venezuela y Colombia”.

 

Borrador de 87 compromisos

 

Además del pronunciamiento político conjunto mediante el que se crea el nuevo organismo, los presidentes analizaron y discutieron el borrador de La Cumbre de Cancún, elaborado por ministros de Relaciones Exteriores de la región, que incluye 87 compromisos en diversos temas.

 

El documento preliminar se reservó el tema de las bases militares en la región, pues los cancilleres no arribaron a un consenso, en un texto que establece “que la presencia de fuerzas militares extranjeras no puede, con sus medios y recursos vinculados a objetivos propios, amenazar la soberanía e integridad de cualquier nación, y en consecuencia la paz y seguridad de la región”, por lo que podría ser modificado o desechado por los presidentes.

 

Hubo coincidencia en una mayor cooperación ante “las nuevas amenazas a la seguridad como el terrorismo”, las drogas, el crimen trasnacional organizado y el tráfico de armas. En materia económica, se plantea que los ministros de finanzas diseñen una estrategia “para crear una arquitectura financiera regional”.

 



comentarios
0