aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




OCDE pide crear una secretaría de ciencia

Nurit Martínez| El Universal
Lunes 11 de enero de 2010
La organización entrega un proyecto; propone dividir a la SEP

[email protected]

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) recomendó a México crear una nueva secretaría que impulse el desarrollo científico y de innovación en el país, con lo cual sugiere dividir la Secretaría de Educación Pública (SEP) y transformar al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) en la Secretaría de Educación Superior, Ciencia y Tecnología, puesto que en la administración del presidente Vicente Fox y en lo que va de la presente gestión, los bajos recursos y la dispersión de responsabilidades “provocaron un gobierno ineficaz y una mezcla de políticas distorsionadas” .

Reconoce que aunque la creación de una nueva secretaría “parece irrealista por el momento”, esa opción debe considerarse en el futuro. Para ello propone crear un grupo intersecretarial de transición encabezado por el propio presidente de la República, Felipe Calderón, que sí funcione y no como el Consejo General de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico (2002) que en los últimos seis años sólo se reunió en tres ocasiones.

Durante su más reciente visita a México, el secretario general de la organización mundial, el mexicano José Ángel Gurría, entregó al gobierno del presidente Calderón los “Estudios de la OCDE sobre Políticas de Innovación. México”, y aseguró que la baja productividad y la pérdida de competitividad del país se debe a la baja inversión en tecnología e investigación.

El documento de más de 200 cuartillas —y cuya versión preliminar se entregó en septiembre—, también pide reformar el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) debido a que hay una baja productividad medida en el número de investigaciones, publicaciones y patentes registradas por México.

Atribuye que “la calidad de los investigadores ha sido erosionada de manera gradual conforme se ha convertido en una fuente estándar de remuneración académica” y pide que los estímulos que pueden llegar a ser de hasta 100% y 150% puedan ser incorporados como parte del salario regular para impulsar la productividad de los científicos.

Sueldo de investigadores

La OCDE pide para los 15 mil miembros del SNI que lo que hoy es una “recompensa financiera” no gravable “con el tiempo se convierta en parte del sueldo regular de los investigadores, una vez que se les ha confirmado en el mismo nivel del SNI durante cierto periodo”.

Explica que la propuesta es “delicada” puesto que tendría “consecuencias presupuestarias importantes en términos de la provisión de pensiones y requeriría cambios en las leyes laborales que rigen a los servidores públicos según se aplican a los miembros del SIN”.

Con tal recomendación dice que cambiarían las escalas de salario de los estudiosos de los centros de investigación y ayudaría a abordar el tema del envejecimiento de la comunidad científica que por la precariedad de las jubilaciones ha retrasado que algunos se jubilen en busca de mejores pensiones.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico argumenta que “si bien los obstáculos son intimidantes y sería difícil implementar dichos cambios en el corto a mediano plazos, no hay razón para que las prácticas de México sean tan diferentes de las de otros países con una fuerte base científica”.

La reforma que ese organismo pide en el SNI se amplía a la inclusión de puntos o beneficios para quienes trabajan en las áreas de innovación y colaboración con el sector privado. Establece que dentro de los “criterios de excelencia” se dé más “crédito al trabajo de investigación llevado a cabo en equipos o redes internacionales, y podrían reconsiderarse los vínculos entre la investigación colectiva y las recompensas individuales”.

La organización asegura que sólo de esa manera el programa que absorbe un tercio del presupuesto del Conacyt podría preservar su función para el desarrollo de “una base de investigación de alta calidad y el aseguramiento de atracción de las carreras de investigación, reformas a los criterios de evaluación utilizados, la administración y el financiamiento del sistema, y los peligros del envejecimiento de la comunidad investigadora”.

 

 



comentarios
0