aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Diabetes y obesidad, los males de la década

Ruth Rodríguez| El Universal
Lunes 04 de enero de 2010

[email protected]

En la última década se erradicaron y controlaron enfermedades como sarampión, rubéola y cólera; en contraste, la desnutrición y la mortalidad infantil a causa de las diarreas y problemas asociados a la reproducción continúan como “asignaturas pendientes” por resolver, mientras que hay otras epidemias que en los últimos años han repuntaron con más fuerza, como la obesidad y sobrepeso, diabetes y más recientemente el virus A H1N1.

 

Aunque los mexicanos han ganado entre cuatro a cinco años más de esperanza de vida en los últimos 10 años, su calidad no está garantizada porque ahora enferman a edades más tempranas debido a la exposición a riesgos relacionados con estilos de vida poco saludables.

 

México es definido como un país de contrastes en el ámbito sanitario, de acuerdo con el análisis hecho por investigadores en salud pública y autoridades de la Secretaría de Salud (Ssa) y del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

 

Por un lado conviven enfermedades características de zonas en subdesarrollo como pueden ser la desnutrición, diarreas e infecciones respiratorias, mientras que por otra parte se sufren problemas típicos de las sociedades avanzadas, por ejemplo, cáncer, diabetes y cardiopatías.

 

Prueba de esta polaridad en salud es que un niño que nace en Chiapas, por haber nacido en esa zona tiene una esperanza de vida de cuatro a cinco años menor que la de uno que nació en Nuevo León.

Lo más grave, alertan especialistas, es que ese pequeño chiapaneco no sólo presentará desnutrición, sino también obesidad.

 

En los últimos 10 años no hay decesos en territorio nacional ocasionados por sarampión, rubéola o cólera, y menos por poliomielitis, erradicada desde 1994, según reportes de la Dirección General de Información en Salud (DGIS) de la Ssa.

Otras enfermedades

Sin embargo, ahora la población fallece por diabetes, asociada al sobrepeso y la obesidad, hipertensión, enfermedades del corazón y accidentes de tránsito.

 

Los homicidios y accidentes eran causados por el consumo de alcohol, ahora es por el de drogas.

 

En el año 2000, el gasto de salud representaba 5.7% del Producto Interno Bruto, ahora es de 6.2%.

 

Investigaciones del Instituto Nacional de Salud Pública alertan que en la última década las tasas de la mortalidad por diabetes pasaron de 40 por 100 mil habitantes en el año 2000 a 70.27 por 100 mil habitantes en 2008, lo que coloca al Sistema Nacional de Salud en su principal reto a resolver en los próximos años.

 

Esta enfermedad generada por la obesidad y el sobrepeso puede hacer que baje la esperanza de vida ganada en los últimos 10 años, considera Mauricio Hernández Ávila, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Ssa.

 

El funcionario enumeró los principales logros en salud en los últimos 10 años: la creación del Seguro Popular que da protección a las familias que no tienen un trabajo formal, lo que reduce la inequidad en salud; el Fondo de Gastos Catastróficos que protege a niños y a mujeres de enfermedades como el cáncer, que son costosas en su atención y la construcción de hospitales de alta especialización en las entidades.

 

También considera que la descentralización de los recursos de salud hacia las entidades, la incorporación de nuevos antígenos al esquema nacional de vacunación y la formación de una cultura de la prevención son éxitos en salud.

 

Contrario a este panorama, Gustavo Leal Fernández, investigador del área de Ciencias de la Salud de la UAM, asegura que en esta última década, el Sistema Nacional de Salud se ha vuelto más frágil y desorganizado. Además de que se ha deteriorado la calidad en los servicios de salud, donde la saturación de hospitales y la falta de médicos, son factores que se han agudizado.

 

Para el especialista, la descentralización de la Secretaría de Salud ha provocado que los estados tomen decisiones en salud que no corresponden a la línea de mando que dicta la Federación, y como prueba de esto fue la pasada contingencia del virus de la influenza A H1N1, en donde las entidades “ocultaron” o no reportaron el número de casos confirmados de personas que se contagiaron con este mal.

 

Si bien hay más dinero que antes para salud (54 mil millones de pesos), esto no se ve reflejado en mejoras en la atención de los pacientes, explica el especialista en temas de seguridad social.

 

Ernesto Drug Llamas, epidemiólogo y jefe del área de apoyo técnico de la Unidad de Salud Pública del IMSS, considera que México enfrenta un complejo panorama epidemiológico, pues las enfermedades crónicas y lesiones, “se convirtieron en los principales dolores de cabeza” del Sistema Nacional de Salud.

 



comentarios
0