aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Marchan con la virgen en busca de un milagro

Alberto Morales| El Universal
Jueves 12 de noviembre de 2009

[email protected]

Al escuchar mediante un radio de baterías al presidente Felipe Calderón que decía que hubo intentos por interrumpir el suministro de energía eléctrica y que la CFE logró hacer más eficiente el servicio en el centro del país, Marcos Sánchez, de líneas de transmisiones, gritó: “¡Qué poca madre!”.

El integrante del SME aceleró su paso para subir a las escalinatas del Ángel de la Independencia, primer punto neurálgico de la jornada de protestas contra la extinción de Luz y Fuerza del Centro (LyFC).

Era apenas mediodía y como Marcos, miles de personas llegaron por las calles de Insurgentes, Niza, Florencia, Monterrey; todos portaban gorras, playeras, chamarras con la insignia de LyF y con letreros que expresaban: “En apoyo a los trabajadores electricistas. Seguimos en pie de lucha”, impresos en los Talleres Gráficos del PT, así fueron rotulados.

Mientras arrancaba la megamarcha, cientos optaron por ganar energía e hidratarse en los puestos ambulantes que ofrecían ocho tacos de canasta por 10 pesos, hot dogs de a tres por 15 y jugo de naranja y refrescos a 10 pesos.

A las 14:40 horas Martín Esparza, líder de los electricistas, salió del Sanborns de Reforma y Florencia, donde comió con otros miembros de la dirigencia. Se veía cansado, pidió unos minutos de reposo, se sentó en una banca donde bebió una botella de agua.

“Aquí traigo un discurso chingón, van a ver”, dijo el dirigente electricista poco antes de que llegaran hasta ese lugar el ex senador Manuel Bartlett, así como los diputados del PT, Gerardo Fernández Noroña, y Jaime Cárdenas, para unirse a la marcha.

Minutos después inició la movilización con Esparza a la vanguardia, en un momento con un estandarte con la imagen de la virgen de Guadalupe. Había otros muchos más. Caminó a brazo amarrado con el coordinador de los perredistas en San Lázaro, Alejandro Encinas, y con Fernández Noroña.

Ante miles de simpatizantes, Esparza convirtió el mitin en un jurado de procedencia y exigió la renuncia del director de la Comisión Federal de Electricidad, Alfredo Elías Ayub, y del titular del Secretaría del Trabajo, Javier Lozano Alarcón. Y los gritos unánimes: “¡Fuera!, ¡fuera!, ¡fuera!, ¡fuera!”.



comentarios
0