aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Inusual cuidado en torno a Calderón

Sergio Javier Jiménez| El Universal
Viernes 22 de mayo de 2009
El Presidente cambió itinerario en su visita a La Laguna y tuvo hasta dos cercos de seguridad

[email protected]

Hubo cuidados inusuales. Seguridad fuera de lo acostumbrado.

Aquel 12 de mayo, cuatro camionetas blindadas trasladarían al presidente Felipe Calderón durante la visita que realizaría a Ciudad Lerdo y Torreón, en los estados colindantes de Durango y Coahuila.

Ese martes, la agenda contemplaba sólo tres eventos públicos y uno privado, pero sobre la marcha, los reporteros de la fuente fueron informados de que el mandatario realizaría un recorrido extra.

En primer término, el Presidente visitaría unidades de medicina familiar del IMSS y del ISSSTE, para, antes de volver a la ciudad de México, inaugurar la planta de derivados de lácteos de la empresa LALA y sostener un encuentro privado con empresarios.

Se agregó un recorrido por la unidad médica de atención ambulatoria del IMSS en Ciudad Lerdo, de Durango.

Las medidas de seguridad aplicadas por el Estado Mayor Presidencial llegaron a tal grado, que las camionetas blindadas de la comitiva eran exactamente iguales: mismo color y hasta mismo tipo de rines, mientras que las matrículas de identificación de las Suburban, fueron retiradas y en su lugar se colocaron otras con la palabra “MÉXICO”, con un fondo tricolor.

La salida elegida para el convoy en el aeropuerto fue la que se utiliza para el acceso directo a las pistas y hangares.

En esta ocasión, la unidad de la PFP que usualmente se presenta en la avanzada fue acompañada por una camioneta habilitada con una ametralladora calibre 50 milímetros, y otra similar se ubicó en la retaguardia.

 

En total, el dispositivo de seguridad desplegado en torno a la caravana incluyó 14 vehículos, entre elementos del Ejército, policías federales, ambulancias y motociclistas.

Cada sitio visitado contó con dos cinturones de seguridad en los que participaron equipos mixtos de Policía Federal Preventiva (PFP), Ejército y Estado Mayor Presidencial (EMP).

Las visitas transcurrieron en aparente normalidad, aunque de la reunión privada con empresarios, no se tuvo detalle.

Ya en la empresa LALA, en el último acto de ese martes, Calderón recorrió los pasillos industriales, se tomó la foto del recuerdo en la fachada del edificio y caminó por el patio de operaciones de los tractocamiones para llegar al patio más alejado de la calle para encabezar la ceremonia.

Siempre dentro de un radio de seguridad integrado por más de una docena de elementos del Estado Mayor Presidencial.

Detrás del templete fue colocado un tráiler cisterna utilizado para el transporte de lácteos y, al frente, también en forma de medio círculo, se colocaron otros tres tractocamiones.

Media docena de ventiladores gigantes fueron desplegados a los costados, obstaculizando aún más la visibilidad desde el exterior, ya que el sitio donde se realizó el acto se ubicó lo más alejado de las rejas que rodean a la empresa.

Así, en medio de cuidados inusuales, de seguridad fuera de lo acostumbrado, con camionetas clonadas y vehículos militares artillados, concluyó la agenda del presidente Calderón por tierras de La Laguna.

 



comentarios
0