aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Conspiración mundial

Jean Meyer| El Universal
Domingo 10 de mayo de 2009

Antes de divertirnos o indignarnos frente a la estupidez y a la maldad, déjeme, querida lectora, estimado lector, compartir con ustedes una buena noticia: turcos y armenios se acercan tras un siglo de enemistad. Hace tres semanas, Barack Obama medió personalmente, en Estambul, entre los dirigentes de Turquía y Armenia para que normalizaran sus relaciones; hace 15 días les hablé de los valientes turcos que remaban a contracorriente para compartir con los armenios la conciencia de la tragedia de 1915; ahora resulta que las secretarías de Relaciones Exteriores de los dos países anunciaron un acuerdo para “la normalización de las relaciones bilaterales”.

¡Ojo! No es la normalización, sino un paso hacia ella que debería empezar en unos días (¿semanas, meses?) con la apertura de las fronteras, algo importante porque pondría fin a un duro embargo económico, puesto que Turquía es la vía comercial natural de Armenia hacia Europa.

Y ahora vamos a declinar el verbo conspirar: él conspira, tú conspiras, ustedes y ellos conspiran, porque el otro es siempre el malvado, el enemigo, mientras que yo soy inocente. La gripe A humana H1N1 la inventó Felipe Calderón para impedir las marchas de AMLO o para sabotear las elecciones de julio y/o ganarlas; fue conspiración de la CIA para fregarnos, y tan es así que el gobierno de EU encargó la elaboración del virus a un laboratorio de biología de no recuerdo cuál universidad de Kansas u Oklahoma. ¡Nooo! Tonto, es un golpe ideado, financiado, ejecutado por la narcomafia. ¡Qué va! Es una conspiración de los Sabios de Sión en su última maniobra para construir un nuevo orden mundial favorable a sus intereses (correo recibido hoy, no invento nada, lo juro, tampoco inventé lo de Calderón y de la CIA).

Para algunos no existe el virus, tampoco la epidemia, que es un nuevo Chupacabras inventado por el gobierno panista para distraer la atención y evadir la responsabilidad de todos los problemas que afectan a la nación y que no sabe remediar.

Uno puede pensar, sentir, decir lo que quiere, puesto que el cerebro no es racional, sino sentimental, pero un político, un comunicador, un analista responsable, si bien no escapa a la regla de nuestro cerebro pasional, tiene una ética profesional que no le permite, a la hora de la información, afirmar sin pruebas, siguiendo sus pasiones. Por más anticalderonista que sea uno, y uno tiene derecho a sufrir esa pulsión, no puede hablar como la senadora que quiere llamarse Yeidckol Polevnsky. ¿Se burla del Presidente porque dijo que hay que estornudar en el codo si uno no tiene tapaboca? De acuerdo; ella sólo demuestra su ignorancia. Pero cuando declara que no usará los tapabocas porque su color azul es un mensaje electoral subliminal… me limito a decir: sin comentarios.

Se encuentra al mismo bajo nivel que los dizque médicos que me mandaron mensajes afirmando que los patios de los hospitales estaban llenos de cadáveres que venían a sacar de noche los camiones del Ejército, que la desbandada reinaba entre doctores y enfermeras que desertaban en masa; que los que afirman que todo es un invento del gobierno para desviar a las arcas electorales del PAN el dinero dizque destinado a luchar contra la inexistente enfermedad; que sí existe el virus, pero que nuestro gobierno criminal retrasó el anuncio de la epidemia para no cancelar la visita de Obama, indispensable para su estrategia electoral.

Lo más bonito es el cuento siguiente: la economía mundial en crisis necesitaba un impulso; a los del G-7 se les ocurrió que la industria farmacéutica podría ser el motor del despegue y ofrecieron a México, vía Barack Obama, un pacto: tú dejas que nazca la epidemia en tu territorio y a cambio te conseguiremos una línea financiera multibillionaria.

El gran historiador francés, fusilado por los nazis en junio de 1944, Marc Bloch, escribió al final de la Primera Guerra Mundial, en la cual había participado gloriosamente, un artículo sobre el tema que nos ocupa hoy: los rumores en tiempo de guerra; en Francia, rumores falsos todos pero muy difundidos sobre las atrocidades supuestamente cometidas por los alemanes, en particular en la Bélgica ocupada. Un solo ejemplo: los húsares prusianos enfilan a tres bebés belgas en su lanza para luego asarlos y devorarlos; los de la infantería hacen lo mismo, pero en su bayoneta cabe un solo infante. Inútil decir que en Alemania corrían los mismos rumores, agravados por el hecho de que entre las tropas francesas, inglesas y estadounidenses había… ¡negros y moros! La estupidez humana no tiene límites.

[email protected]

Profesor investigador del CIDE



comentarios
0