aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Ligan a ex zar antidrogas también con el cártel del Golfo

Francisco Gómez| El Universal
Miércoles 21 de enero de 2009
Acusan a Ramírez Mandujano, ex titular de la SIEDO, de trabajar para la organización y alertarla de operativos

 

[email protected]

Las acusaciones en la llamada Operación Limpieza contra el ex subprocurador y ex titular de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), Noé Ramírez Mandujano, podrían dar un giro luego de que al menos tres testigos protegidos revelaron presuntos nexos del ex funcionario con el cártel del Golfo. Los colaboradores de la PGR revelaron que escucharon sobre ello situaciones y acciones sospechosas o extrañas que presenciaron respecto a los presuntos vínculos del ex zar antidrogas con el cártel del Golfo y Los Zetas.

Los testigos protegidos David, Ricardo y Saúl señalaron que escucharon decir abiertamente a Fernando Rivera, también ex funcionario detenido en la Operación Limpieza, que el ex subprocurador trabajaba para la citada organización criminal. Otro dijo que alguna vez cuando se intentó en Michoacán realizar la captura de Nazario Moreno, El Chayo, cuando el líder de La Familia era aliado de Los Zetas, recibió instrucciones para retirarse de inmediato del lugar.

De igual forma, reveló que fue conminado por agentes bajo el mando de Miguel Colorado para colaborar con ellos ubicando a gente de La Familia o Los Zetas para que el cártel de Sinaloa los eliminara.

Mencionó que en Matamoros, Tamaulipas, cuando se iban a realizar cateos a casas de seguridad del cártel del Golfo, Ramírez Mandujano retrasó varias horas la acción y cuando éstos se efectuaron, ya no se pudo detener a nadie ni se encontró droga o armas, según la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIDCS/241/2008 a la que tuvo acceso EL UNIVERSAL.

David, nombre clave de uno de los testigos protegidos utilizados por la PGR para acusar al ex titular de la SIEDO de nexos con grupos criminales, señaló que escuchó decir abiertamente —pero “sin recordar la fecha exacta”— al ex director general adjunto de la Dirección de Análisis de la citada fiscalía, Fernando Rivera Hernández, quien está acusado también de nexos con el narcotráfico, que el licenciado Noé Ramírez Mandujano trabajaba para el cártel del Golfo, sin que diera detalles”.

El mismo colaborador de la PGR aseguró que por ello pensaba que el capitán Rivera Hernández, a quien se acusó de proteger al cártel de los Beltrán Leyva, “no trabajaba abiertamente con el maestro Noé, sólo estrictamente lo oficial. Incluso, comentaba este último que algunas personas del Ejército le mencionaban que no le tuviera confianza al maestro Noé, porque tenían dudas de él”.

Por eso, agregó, no siempre se le avisaba al subprocurador de algunas acciones que realizaba el Ejército, como fueron la captura de los integrantes del cártel del Golfo, el caso de Juan Carlos Reyna, El JC, o también del Rex, quien también era lugarteniente del cártel del Golfo, y tampoco se le avisó de la detención de Alfredo Beltrán Leyva, El Mochomo, dadas las presuntas dudas que existían sobre sus relaciones con grupos criminales.

Pero igualmente, aclaró que desde siempre la relación que sostenía Ramírez Mandujano con Rivera Hernández “nunca fue buena”, al grado que algunas personas trataron de acercarlos, de tal manera que al menos dos ocasiones se organizaron comidas —la segunda fue en una casa de citas de Polanco— entre ambos, en la última incluso acudió el prófugo José Antonio Cueto López, quien de esta manera logró establecer relaciones con el ex subprocurador que entonces era director de la unidad antidrogas de la SIEDO.

En tanto, Ricardo indicó que tuvo conocimiento que aproximadamente hace dos años y medio gente del capitán Rivera se presentó en el fraccionamiento Las Américas, en Morelia, Michoacán, en la casa del jefe de la organización criminal conocida como La Familia, Nazario Moreno González, El Chayo, para detenerlo, pero de momento recibieron una llamada telefónica ordenándoles que se retiraran del lugar sin aprehenderlo. En ese momento La Familia tenía relación con el cártel del Golfo, específicamente Los Zetas.

Mientras, Saúl dio a conocer que conoció a Ramírez Mandujano desde la desaparecida Unidad Especializada en Delincuencia Organizada (UEDO), y que éste tuvo una actitud “muy rara y extraña” cuando en alguna ocasión se trasladó en un avión de la PGR a tres mujeres de México a Matamoros, Tamaulipas, donde éstas tenían conocimiento de domicilios donde se encontraban integrantes del cártel del Golfo.

Pero al llegar a esa ciudad, Ramírez Mandujano les indicó a los agentes federales y a las mujeres que no bajaran del avión y que más tarde regresaban por ellos.

El maestro y otros tres agentes del MP se fueron por espacio de cinco horas sin que se supiera lo que hicieron, además de que ello iba en contra de los procedimientos. Después, cuando regresaron, llegó el Ejército y los trasladaron a la zona militar. “Al final cuando se realizaron los cateos, no se encontró nada”.

 



comentarios
0