aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Corrupción frena el plan para reestructurar la PFP

María de la Luz González| El Universal
Miércoles 21 de enero de 2009
El nuevo modelo sólo operó 9 meses; militares relevan a altos mandos

[email protected]

A nueve meses de haber sido rediseñada, la Policía Federal retornó al esquema con que operaba al inicio de la administración, mientras los colaboradores cercanos del secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, han sido relevados por militares de los principales puestos de mando de la corporación.

La organización en seis divisiones especializadas que planteó García Luna operó sólo unos meses, y fue rebasada por los escándalos de corrupción registrados a fines de 2008, que llevaron a prisión al comisionado interino de la corporación, Víctor Garay Cadena, y al jefe en funciones de la División Antidrogas, Francisco Navarro.

La estructura orgánica operativa de la corporación, de acuerdo con el portal de transparencia de la PFP, incluye las tres coordinaciones que operaban el sexenio pasado: Seguridad Regional, Fuerzas Federales de Apoyo e Inteligencia para la Prevención.

A estas se han agregado las de Unidad de Desarrollo (administrativa) y del Instituto de Formación (capacitación).

El modelo perfilado en diciembre de 2006 por García Luna planteaba un cambio de operación en la Policía Federal, fundado “en el ciclo básico de inteligencia”, y en “sistemas y procedimientos de investigación criminal para prevenir la corrupción y las posibles fugas de información”.

En marzo de 2008, al dar por concluido el rediseño de la corporación, que integraba a la Policía Federal Preventiva y la Agencia Federal de Investigación (AFI), el titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) propuso una institución integrada por 30 mil agentes.

Nueve meses después, las funciones de la División de Inteligencia, que eran responsabilidad de Maribel Cervantes Guerrero, fueron asumidas por la Subsecretaría de Estrategia e Inteligencia Policial, a cargo del general Javier del Real Magallanes. La funcionaria no aparece en el directorio de la PFP, al menos no en un puesto de mando.

Otro general, Alfredo Fregoso Cortés, está al frente de la Coordinación de Seguridad Regional, responsable de la vigilancia en carreteras, aeropuertos y puntos fronterizos, que en el diseño inicial estaba a cargo de Edgar Millán, asesinado el 7 de mayo.

A la muerte de Millán, Ramón Pequeño García ocupó su cargo, del que fue relevado en diciembre por Fregoso. El equipo del secretario lo presenta como jefe de la División Antidrogas, un puesto que no existe en la estructura de la corporación. Pequeño García tampoco aparece en el directorio de la PFP en un puesto de mando.

De los seis comisarios nombrados inicialmente por García Luna, sólo queda uno con el rango de coordinador, el general Rodolfo Cruz, a cargo de las Fuerzas Federales.

 

En la Coordinación de Inteligencia para la Prevención, el secretario reubicó a otro de sus colaboradores cercanos, Luis Cárdenas Palomino, quien estaba encargado del proyecto de seguridad privada.

 

Elena Azaola, coordinadora de la Red de Expertos en Seguridad Pública, lamentó que no termine de reportarse un cambio en la dependencia cuando se hace otro, y no se explique el sustento de esas reestructuraciones.

“Sabemos que falló porque hemos visto los resultados, pero no nos han informado a los ciudadanos si los cambios son resultado de los problemas que salieron a la luz hace unos meses y si van a resolverlos”, dijo en entrevista.

Consideró que también debería haber una explicación sobre la llegada de los militares, y que ésta, por sí sola, no garantiza que no se repitan los errores cometidos.

 

 



comentarios
0