aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El ejército no es para negros

Lorea Canales| El Universal
Sábado 13 de diciembre de 2008
Más de 60 años después de defender con honor a su país, los pilotos de origen afroamericano comienzan a ser reivindicados

[email protected]

 

Durante la Primera Guerra Mundial, el Consejo de Guerra Americano (American War Collage) hizo un reporte evaluando la capacidad de los soldados negros. “No están calificados para servir en combate, son sumisos por naturaleza y mentalmente inferiores”, concluía el reporte. En 1941, en la base militar de Tuskegee, Alabama, se empezaron a entrenar los primeros pilotos negros. Entonces el país aún estaba segregado; los negros no podían entrar a bibliotecas, restaurantes o cines, y debían ocupar lugares inferiores en el transporte público. La primera clase de pilotos se recibió, pero no los dejaban volar en combate.

Eleanor Roosevelt, visitó Tuskegee en 1941, insistió volar en un avión piloteado por un negro. En un video del New York Times, William Wheeler, uno de los pilotos, recuenta el episodio: “Fue un verdadero golpe que ella ideó, porque si un piloto negro podía llevar a la primera dama del país, ¿cómo no iban a estar listos para combate?”

 

El escuadrón 99 cumplió importantes misiones durante la guerra. Fue el único escuadrón que no perdió un avión bombardero entre fuego enemigo. Los pilotos negros, además de no poder ejercer posiciones de mando, de estar segregados y expuestos a maltrato, tenían que cumplir 100 misiones de vuelo antes de regresar a casa, mientras los pilotos blancos sólo 56.

 

“Nos trataban mejor los captores alemanes”, recuerda Wheeler , “que nuestros propios oficiales. Prisioneros de guerra alemanes en Estados Unidos podían sentarse en el área de los blancos, mientras nosotros estábamos confinados atrás”. Cuando terminó la guerra, Wheeler trató de convertirse en un piloto comercial, pero en cambio le ofrecieron trabajo limpiando aviones.

 

En 1948, Harry Truman “liberó” de la segregación a los militares. Esa decisión se atribuye en gran parte al valor de esos primeros pilotos. Pero no fue sino hasta 2007 que el Congreso americano les dio la Medalla de Oro, el más alto reconocimiento de servicio a la patria. “Hasta los nazis se preguntaban por qué luchaban por un país que los trataba injustamente”, dijo el presidente George W. Bush cuando les entregó la medalla.

 

“Fuimos 960 pilotos”, recuerda Wheeler, “cuando nos dieron la medalla. Asistimos 95, el 90% ya está muerto. Les tomó 62 años reconocer este evento.”

 

Barack Obama ha reconocido el esfuerzo de los aviadores diciendo que ellos fueron los que abrieron el camino para que él llegara a la Presidencia. “Ellos impulsaron el fin de la segregación en la Armada, lo que hizo posible el movimiento de derechos civiles, y el fin de la segregación en el país. Fueron los precursores del movimiento.” Ahora, para rendirles honor, los ha invitado a asistir a su nombramiento. No está claro cuántos de ellos podrán ir, pues oscilan entre los 80 y 90 años. Muchos están enfermos. “Claro que iré”, dice Spann Watson, piloto de 92 años a la revista Newsday. “Iré corriendo y brincando por la Avenida Pennsylvania, es lo mejor que nos puede pasar.”

 

 

 

 



comentarios
0