aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Irresponsable, impulsar pena de muerte: Iglesia

Noemí Gutiérrez| El Universal
Lunes 08 de diciembre de 2008
‘Desde la fe’ califica a los políticos de ‘oportunistas’


[email protected]

La Arquidiócesis Primada de México aseguró que los políticos que proponen la pena de muerte para los secuestradores sólo demuestran “irresponsabilidad y el oportunismo de un mal político que no ha sabido tomar su propia responsabilidad”.


En el editorial de su órgano informativo Desde la fe señaló que los auténticos gobernantes no proponen la venganza, sino una eficaz aplicación de  la justicia y un mejoramiento de las  instituciones.

Dijo que se puede entender “la indignación y la desesperación” de la gente que se expresa en las encuestas a favor de la aplicación de ese castigo, pero no de los actores políticos.


El texto menciona que la sociedad está haciendo enormes esfuerzos para superar el camino de la justicia vengativa “ya que nuestro país no puede degradar sus valores y principios colocándose en el mismo nivel que los criminales”.


La Arquidiócesis apuntó que la violencia se ha incrementado no sólo por los enfrentamientos entre bandas criminales que realizan “levantones, ejecuciones, descabezamientos, torturas e incineraciones” sino porque ahora la población se ve amenazada por delincuentes que toman el peor de los caminos como el secuestro.


Dijo que los secuestradores lucran con el sufrimiento y la vida de los inocentes —niños y adolescentes— que mueren aunque se pague el rescate.


A esos delincuentes los calificó de “asesinos totalmente embrutecidos y deshumanizados”.
En la misa dominical oficiada en la Catedral Metropolitana, el cardenal Norberto Rivera señaló que si se construye una sociedad fundamentada en el desquite y la muerte, se estará contradiciendo a Dios.


La Arquidiócesis reconoció a las voces que se han manifestado contra la pena de muerte ya que nada soluciona, es “un instrumento más para la injusticia humana”.

Situó a México como un país violento, con “una historia bañada en sangre” desde la Independencia hasta la Revolución y “la vergonzante agresión a la población creyente entre 1924 y 1930 (la guerra cristera)”.



comentarios
0