aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




‘El Rey’ espiaba a rivales desde SSP

Francisco Gómez| El Universal
Sábado 06 de diciembre de 2008
Desde las oficinas de la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP), policías presuntamente corruptos al servicio de Jesús El Rey Zambada realizaban labores de espionaje para intervenir teléfonos y cualquier tipo de comunicaciones de los enemigos del cártel del Pacífico, información que más tarde era entregada a jefes de la organización criminal

[email protected]

Desde las oficinas de la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP), policías presuntamente corruptos al servicio de Jesús El Rey Zambada realizaban labores de espionaje para intervenir teléfonos y cualquier tipo de comunicaciones de los enemigos del cártel del Pacífico, información que más tarde era entregada a jefes de la organización criminal. Ello permitió a los Zambada diseñar estrategias para atacar a sus rivales y evadir operativos policiales en su contra.

La necesidad de infiltrar las organizaciones rivales era tan indispensable que a los orejas de la SSP, identificados por testigos sólo como Fidel y Jorge, ambos reclutados por el ex subdirector de Investigación de Delitos de la corporación, Édgar Enrique Bayardo del Villar, se les compró equipo con tecnología de punta para espiar. Así, desde una casa de seguridad se interceptaron las comunicaciones de bandas con las que el cártel del Pacíficomantenía pugnas.

En realidad, los dos hombres que operaban los equipos de espionaje eran los elementos de la SSP, Fidel Hernández García y Jorge Cruz Morales. A ambos se les levantó ya el arraigo al que fueron sujetos por la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) y desde ayer se les recluyó en un penal federal en Nayarit acusados de delitos contra la salud, delincuencia organizada y de “brindar ayuda y protección al grupo criminal de Jesús Zambada García, alias El Rey Zambada”.

La infiltración llegaba a tal grado que incluso en el cateo a la casa de seguridad donde fue detenido El Rey Zambada y que se usaba para acordar los movimientos o acciones del grupo, fue encontrada gran cantidad de información. Había fotos de Harold Mauricio Poveda Ortega, El Conejo, claves de comunicación interna de la Policía Preventiva del DF, oficios dirigidos al jefe policiaco detenido por la Operación Limpieza, Miguel Colorado González.

También hallaron listas con nombres o teléfonos de diversas personas, entre ellas el delegado de Seguridad Nacional de la embajada de México en Colombia, a quien se identifica con el nombre de Rogelio Patiño; copias de investigaciones y expedientes penales, así como claves de operaciones de embarque de droga que se presume se realizaron o estaban por efectuarse, según la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIDCS/350/2008 y a la cual tuvo acceso EL UNIVERSAL.

El testigo protegido Rambo III y Ricardo Flores Quintana, El Richard o El R, este último hijastro de Jesús El Rey Zambada, revelaron ante fiscales federales cómo operaba la red de infiltración a los cárteles de la droga rivales. Entre las organizaciones consideradas como enemigas y mencionadas por ambos testigos se encuentran el cártel del Golfo y su brazo ejecutor Los Zetas, los hermanos Beltrán Leyva y los Carrillo Fuentes.

Tecnología de punta

El sistema de contrainteligencia que operó la organización comandada por los Zambada en el Distrito Federal era tan necesario que estuviera al día que no se inmutaron cuando se los orejas de la Policía Federal Preventiva (PFP) solicitaron mejor equipo para efectuar las escuchas. Por ello, de acuerdo con el testimonio de Ricardo Flores Quintana, El Richard o El R, identificado como hijastro de Jesús El Rey Zambada, se accedió a la petición de adquirir el programa Ilocater.

Este sistema no lo tiene la SSP, según declaró El R a los fiscales y por eso se tuvo que comprar y el dinero para ello se entregó cerca de Lindavista. “Frente a las instalaciones de un hospital se entregó el dinero para que este programa con el que no contaba la Policía Federal, se pudiera comprar”, señalan las declaraciones de quien igualmente se identificaba como Richard y era el segundo hombre en importancia dentro de la célula de El Rey Zambada.

Por esos testimonios, los agentes federales que participaron en el cateo a la casa de la calle de Wilfrido Massieu 430 no se sorprendieron de encontrar en la revisión judicial realizada días más tarde de la captura del grupo criminal, mayores evidencias de las labores de contrainteligencia. Otra de la información hallada fueron coordenadas para navegación y croquis de domicilios situados en Colombia, entre otra más.

 



comentarios
0