aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La CNDH deslinda a APPO de crimen

Liliana Alcántara| El Universal
Lunes 29 de septiembre de 2008
La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) determinó que la Procuraduría General de Justicia del Estado de Oaxaca y la Procuraduría General de la República cometieron irregularidades en las investigaciones sobre el asesinato del periodista estadounidense Bradley Roland Will ocurrido el 27 de octubre del 2006 durante el conflicto magisterial en esa entidad

[email protected]

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) determinó que la Procuraduría General de Justicia del Estado de Oaxaca y la Procuraduría General de la República cometieron irregularidades en las investigaciones sobre el asesinato del periodista estadounidense Bradley Roland Will ocurrido el 27 de octubre del 2006 durante el conflicto magisterial en esa entidad.

El organismo señaló que carece de todo sustento la hipótesis que refería que los disparos que le produjeron la muerte fueron hechos por miembros de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO).

Indicó que la Procuraduría estatal de Oaxaca fue omisa al no llamar a declarar a los policías vestidos de civil que aparecen armados y apuntando sus armas en fotografías y videos periodísticos tomados en el momento en que Bradley Will fue asesinado.

Según los estudios elaborados por peritos de la CNDH, el camarógrafo de Indymedia murió a consecuencia de dos impactos de bala calibre 38 especial que recibió en el momento en que se enfrentaban habitantes del municipio de Santa Lucía del Camino con miembros de la APPO.

Los peritos de la CNDH ubicaron al victimario detrás de un camión de volteo color rojo que se puede observar en el propio video tomado por Brad Will antes de resultar herido y en fotografías tomadas en el momento en que ocurrieron los hechos.

En el dictamen pericial se detalló que Will recibió los dos disparos de frente, de manera consecutiva y desde una distancia de entre 35 y 50 metros.

La Procuraduría estatal, por su parte, había señalado que los disparos se efectuaron a un metro de distancia, que presumiblemente habían sido efectuados por miembros de la APPO y que el segundo disparo se efectuó cuando Brad Will, ya herido, fue trasladado a un vehículo particular.

La CNDH descartó esa versión y manifestó que estas afirmaciones carecen de todo sustento, pues “no existen elementos, evidencias, estudios o experimentos conducentes a la determinación de estas conclusiones”.

Entre las irregularidades que detectó en sus casi dos años de indagatorias, la CNDH indicó que la Procuraduría de Oaxaca no preservó el lugar de los hechos, por lo que se pudieron haber perdido evidencias importantes para el esclarecimiento del asesinato de Brad Will; que realizó una necropsia incompleta y no analizó la cobija en la que fue envuelto el cadáver y que las pruebas de disparo, así como la reconstrucción de los hechos fueron insuficientes, obsoletas y sin técnica pericial.

En cuanto a las inconsistencias cometidas por la PGR, la CNDH manifestó que sus peritos también señalaron sin sustento que los disparos se efectuaron a una distancia de entre dos y 10 metros, imputaron los disparos a integrantes de la APPO sin aportar indicios y no definieron ni precisaron sus conclusiones.

La CNDH recomendó a la PGR que agilice las investigaciones sobre este caso para determinar en forma clara las lesiones que ocasionaron la muerte a Brad.



comentarios
0