aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Atentados en Morelia Investigan ligas entre alcaldías y ‘Familia’

Alejandro Jiménez| El Universal
Viernes 19 de septiembre de 2008
Políticos, policías y ediles de Michoacán son indagados

[email protected]

 

El grupo criminal La Familia logró una “penetración institucional” en una veintena de municipios de Michoacán mediante cooptación de alcaldes, diputados, autoridades de seguridad pública, de procuración de justicia, actores políticos y electorales e incluso medios de comunicación, de acuerdo con investigaciones de inteligencia del gobierno federal, que alcanzan a otros grupos delictivos, como los cárteles del Golfo, del Milenio y a Zhenli Ye Gon.

El ejemplo más acabado es el caso de Dionisio Loya Plancarte, El Tío, hombre que según los aparatos de inteligencia del Estado maneja la prensa y relaciones públicas de La Familia, que trabajaba para el cártel del Golfo.

 

Loya, michoacano de 53 años, proviene del grupo original de Los Zetas y se mueve en Morelia, donde maneja la relación con políticos y periodistas locales.

 

Mediante levantones y ejecuciones en contra de distribuidores de droga trata de mantener, asegura, “un clima de tranquilidad para la gente bien”.

 

El Tío sigue buscando ampliar sus relaciones en el círculo político local, para reclutar y financiar a posibles candidatos a puestos de elección, sin importar el partido, pero que a futuro le sirvan.

 

Aunque Loya Plancarte es uno de los más notorios personajes de la relación de los narcotraficantes con la sociedad política y empresarial michoacana, las investigaciones federales ubican también trabajo de cooptación, no sólo de La Familia, sino de los cárteles del Golfo, el del Milenio (asociado con el de Sinaloa) y el de los hermanos Amezcua, quienes se han ligado con personalidades de la política y la policía.

 

El documento señala que comités estatales de partidos pudieran estar infiltrados, así como policías municipales.

 

Michoacán es considerada una zona estratégica en la ruta del Pacífico hacia la frontera norte y uno de los principales estados productores de mariguana, amapola y drogas sintéticas; además, usan sus costas para introducir cocaína y precursores químicos.

 

De acuerdo con el mapa delictivo de la entidad, los municipios que concentran la mayor atención de la inteligencia federal son Morelia, Uruapan, Apatzingán, Turicato y Carácuaro, donde predomina el cultivo de mariguana y la producción de metanfetaminas, por lo que son plazas disputadas por los cárteles del Golfo, del Milenio y por La Familia y en donde hay más autoridades políticas y policiales cooptadas.

 

El cártel del Milenio mantiene el control de la producción de drogas sintéticas, internando precursores químicos por el puerto de Lázaro Cárdenas.

 

Su célula principal radica en Tepalcatepec y está comandada por Juan José Farías, El Abuelo, y Uriel Farías, El Paisa, quienes a su vez aparecen en la indagatoria de Zhenli Ye Gon, como sus principales contactos para distribuir efedrina y metanfetaminas.

 

Según testigos del caso, los Farías tienen protección de elementos de la 43 zona militar, dato que no se consigna en el texto de inteligencia federal, pero sí en la averiguación del caso Ye Gon.

 

 

El cultivo de mariguana se concentra en la parte sur-suroeste del estado, en la colindancia con el estado de Guerrero y con la costa. Municipios como Coalcomán, Chinicuila, Arteaga, Tumbiascato, Tepalcatepec, Aquila, Buenavista Huetamo y Churumuco se visten de verde, mientras que la amapola se da en las partes altas de Aguililla, Zinapécuaro, Tzitzio y Apatzingán.

 

En municipios donde no hay cultivo de enervantes hay presencia —y disputa— de cárteles, porque son vitales para las salidas norte y este del estado, que los conectan con rutas hacia Estados Unidos y el DF. Aquí la ayuda de ediles es fundamental.

 



comentarios
0