aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La ficha de Manlio*

Manuel Espino| El Universal
Domingo 13 de julio de 2008

Cuando Manlio Fabio se impuso como gobernador en la elección de 1999, por la información que recibíamos en Chihuahua de aquel proceso, había la convicción de que, quien sería titular del Poder Ejecutivo en Sonora era un “pillo”. Tres años después, siendo yo coordinador de la campaña electoral del PAN en Ciudad Juárez y Diego Fernández de Cevallos nuestro candidato a la Presidencia de la República, tras el asesinato del candidato del PRI, en el que de inmediato apareció implicado Beltrones, la opinión que nos formamos de él evolucionó: se trataba de un “hombre peligroso”.

Con esa noción tan insuficiente de quién era el personaje que sería como el “Goliat” en el capítulo que estaba por escribirse de la historia del PAN en el estado, consideramos necesario tener información de su trayectoria, de sus vínculos, de su gobierno y del alcance de su poder. Únicamente con base en información periodística integramos una “ficha informativa” cuyo contenido provocó mis primeros temores respecto de quién sería mi más porfiado adversario.

De sus datos generales había que registrar lo básico: nació en Villa Juárez, Sonora, en 1952, y egresó como licenciado en Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México. De su destacada trayectoria como militante del PRI, resaltamos que fue subsecretario de Gobernación federal; diputado federal en la LII Legislatura; presidente estatal de su partido y secretario general del Gobierno en su estado.

Aunque con poca claridad de los datos y limitación en las fuentes, nos resultó evidente que poseía una cantidad importante de propiedades y se insinuaba que su origen era irregular y producto de complicidades con prestanombres y socios de dudosa reputación —como Faustino Islas Ponce, conocido como Fausto, ex secretario de Ganadería del estado, y Luis Fernando Heras Portillo, ex director de Bienes y Concesiones durante su sexenio— que se hicieron de inmensas fortunas al cobijo del gobernador, a quien le atendían negocios inmobiliarios en San Carlos, Hermosillo y Puerto Peñasco (...)

Otros temas de interés relacionados con Manlio y que habían sido de manejo público, quedaron referidos en su “ficha” en los términos siguientes.

Fraude electoral. En 1991 el PAN atribuyó a Beltrones conflictos violentos en Guaymas y Puerto Peñasco; respondió con movilizaciones masivas y un plantón permanente en Guaymas, donde el Colegio Electoral anuló la elección de presidente municipal.

Caso Colosio. Cuando mataron a Luis Donaldo, bajo la justificación de la “representación presidencial” que le asignó el presidente Carlos Salinas, Beltrones pidió al procurador general Diego Valadés que le “prestara” al asesino mientras permanecía en Tijuana, para someterlo a un irregular, ilegal y clandestino interrogatorio. (...)

Destape de Zedillo. Siete días después del crimen, Beltrones promovió la candidatura sustituta del ahora presidente Ernesto Zedillo, mediante exhibición, durante una reunión de gobernadores convocada por él, de un video en el que Colosio hablaba de las virtudes de Zedillo cuando lo invitó a ser el coordinador de su campaña. Salinas decidió la candidatura presidencial de manera cupular, como había decidido la del propio Beltrones para hacerlo gobernador.

Deuda y pobreza extremas en Sonora. Según Francisco Ortiz Pinchetti, la población sonorense es hoy más pobre que cuando Beltrones llegó al gobierno. El 32% de la población vive en condiciones de pobreza extrema: casi el doble que hace cinco años (...)

Sonora es de las entidades más endeudadas y de las que tendrán que pagar más por servicio de deuda en relación a su presupuesto.

Pésima gestión de gobierno. Los resultados de la gestión pública, caracterizada por una política opresiva y absolutista, vinculada a negociaciones ocultas para lograr objetivos particulares, reflejan un descuido generalizado en la acción de gobierno (...)

Narcotráfico. Las principales notas periodísticas relacionadas con el narcotráfico en los años 1991-1996, revelan que este fenómeno se comenzó a “acomodar” en el estado desde la nada austera campaña de Beltrones; y que adquirió una fuerza enorme durante su gobierno (...)

El ex subprocurador de la República Mario Ruiz Massieu denunció la supuesta vinculación de dos secretarios de Estado y dos gobernadores con el narcotráfico y con el asesinato de su hermano José Francisco. Al preguntársele sobre la posible vinculación del gobernador de Sonora con el narcotráfico, respondió: “Es tan sabido que no es noticia” (...)

Cooptación de la prensa. La mayoría de los medios de comunicación y una gran cantidad de reporteros y columnistas están cooptados por el gobierno; padecen un mutismo impuesto, que les hace eludir la crítica a Beltrones y los convierte en cómplices de sus acciones contra la sociedad y los partidos de oposición (...).

Tráfico de influencias. Como presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, por medio de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, Manlio favoreció con contratos a la empresa Aregional, de la que es socio, lo que desembocó en una propuesta de punto de acuerdo para auditar esos convenios (...)

Más adelante salió a la luz pública que la Secretaría de Gobernación había otorgado 198 permisos para el funcionamiento de centros de apuestas a siete corporativos nuevos, entre éstos la empresa Divertimex, la cual fue autorizada para operar el galgódromo de Hermosillo y siete centros de apuestas. Su principal accionista es —se dijo— Faustino Islas Ponce, su colaborador en el gobierno (...).



comentarios
0