aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




No, dijo AMLO a Fox sobre negociar fin del desafuero

José Luis Ruiz y David Aponte| El Universal
Viernes 23 de noviembre de 2007
Castañeda y Aguilar revelan en libro etapas clave de gestión

[email protected] [email protected] com.mx

Durante la última semana de abril de 2005, en el rancho San Cristóbal y con la insistencia de su equipo más cercano para salirse de la dinámica por el desafuero de Andrés Manuel López Obrador, el entonces presidente Vicente Fox ofreció al ex jefe de Gobierno del DF negociar en persona la cancelación del proceso legal.

La propuesta planteada el sábado, la víspera de la marcha contra el desafuero, fue hecha por teléfono por Rubén Aguilar a José Agustín Ortíz Pinchetti, ex secretario de Gobierno del DF y figura cercana al tabasqueño.

Veinte minutos después llegó la respuesta de López Obrador: No.

Este episodio que generó una de las confrontaciones políticas más intensas en la historia reciente del país, y marcó los comicios presidenciales de 2006, es revelado en el libro La diferencia, escrito por Rubén Aguilar y Jorge G. Castañeda.

La obra del ex vocero y del ex canciller de Fox, publicada por Random House Mondadori, será presentada el 1 de diciembre en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

El texto narra que el gobernador de Nayarit en esos días, Antonio Echevarría Domínguez, dijo a Fox del supuesto interés de López Obrador por buscar un acuerdo.

Hay voluntad para una negociación, y el presidente Fox está dispuesto a viajar al DF, para un encuentro con López Obrador, expuso Aguilar Valenzuela a Ortiz Pinchetti a través del teléfono.

Fox estaba en su rancho en Guanajuato y con él Eduardo Sojo, secretario de Economía; Ramón Muñoz, jefe de la Oficina de la Presidencia para la Innovación Gubernamental; Daniel Cabeza de Vaca, consejero jurídico, y Manuel Espino, dirigente nacional del PAN.

Del DF llegaron en helicóptero el secretario de Gobenación, Santiago Creel; su asesora, María Amparo Casar, y Rubén Aguilar.

Al saber la negativa de López Obrador, Fox dijo: “¡Lástima!”. Esta expresión del mandatario no fue incluida en el libro.

El tiraje de la obra será de 30 mil ejemplares, e incluye seis capítulos con dos momentos cruciales del sexenio foxista: La integración del gabinete y la salida de Los Pinos.

El libro narra otros momentos clave del gobierno de Fox: Atenco, Chiapas, Cuba, la guerra contra Irak y las fallidas reformas estructurales.

El texto fue escrito a partir de 28 horas de entrevistas con Vicente Fox y 50 conversaciones con personajes del sexenio, algunos bajo anonimato.

EL UNIVERSAL conoció parte del libro donde Aguilar y Castañeda relatan también el encuentro de Fox con el entonces presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Mariano Azuela, en la residencia oficial de Los Pinos, el 4 de abril de 2004, justo el domingo de Ramos, un año antes de que la Cámara de Diputados votara en favor del desafuero del entonces jefe de Gobierno de la ciudad de México.

Eran los días de Semana Santa y al encuentro asistió el procurador general de la República, Rafael Macedo de la Concha, de acuerdo con el texto de los ex colaboradores de Fox.

Narran que como miembros del círculo cercano al mandatario aconsejaron dar marcha atrás al intento por desaforar al jefe de Gobierno.

Pero el ministro Azuela Güitrón y Macedo de la Concha se manifestaron en contra de que el Presidente se desistiera de iniciar el procedimiento judicial contra López Obrador. Los dos abogados explicaron a Fox que de no hacerlo incurriría en un desacato a una orden judicial.

Macedo de la Concha agregó a los argumentos de Azuela que la ruta correcta era iniciar el desafuero.

Mes y medio después de la reunión en Los Pinos, en mayo de 2004, la PGR solicitó a la Cámara de Diputados el desafuero de López Obrador para procesarlo penalmente por no cumplir un amparo del juez federal Álvaro Tovilla León en favor del presunto propietario del predio El Encino, ubicado en Santa Fe.

En otro pasaje, los autores narran la frustración del presidente Fox por la negativa del subcomandante Marcos, jefe del EZLN, de dialogar.

El guanajuatense tenía la intención de aprovechar el encuentro con Marcos para sacar adelante la Ley de Derechos y Cultura Indígenas, en apego al espíritu de los Acuerdos de San Andrés Larráinzar.

A partir de la negativa del jefe zapatista a sentarse a negociar con Vicente Fox, quedó seputada la reforma indígena que al final no satisfizo ni al Presidente ni al EZLN.

Los autores detallan la integración de lo que Fox denominó el Gabinetazo y sus últimos días en la residencia oficial de Los Pinos.



comentarios
0