aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Privilegia EU apoyo a Fuerzas Armadas

Raymundo Riva Palacio| El Universal
Miércoles 31 de octubre de 2007
Otorgarán a la Secretaría de Defensa 205 mdd y a Marina otros 100 mdd

[email protected]

Contrario a lo que los gobiernos de México y Estados Unidos han señalado, la casi totalidad de la ayuda para la lucha contra el narcotráfico comprendida dentro de la Iniciativa Mérida, será destinada a las Fuerzas Armadas, donde la Secretaría de la Defensa recibirá 205.5 millones de dólares y la Marina otros 100 millones, que comprenden 61.10% del total del paquete de asistencia que comprometió el presidente George W. Bush con el presidente Felipe Calderón, que asciende a 500 millones de dólares para este año fiscal.

De acuerdo con el documento final de la Iniciativa Mérida, proporcionado a EL UNIVERSAL, la ayuda para enfrentar al crimen organizado suma un total de 308.3 millones de dólares, donde la PGR obtendrá 2 millones 800 mil dólares, que significa 0.56% del total de ese rubro, para renovación y equipamiento de dos aviones Citation que tienen para vigilancia. Además de la Defensa y la Marina, el gobierno de Estados Unidos equipará y capacitará a través de empresas de ese país a otras dependencias del gobierno mexicano, para garantizar la seguridad fronteriza, combatir la corrupción en las policías y apoyar las instituciones de procuración de justicia.

Niegan agenda secreta

Todo esto forma parte de un compromiso político entre los dos países donde no existe una “agenda secreta”, de acuerdo con el subsecretario de Estado, John D. Negroponte. “La Iniciativa Mérida representa un esfuerzo para intensificar la colaboración de los dos gobiernos”, dijo Negroponte, en una reunión con un pequeño grupo de periodistas poco antes de regresar a su país, tras una visita de tres días en México. “Se trata no de imponer nuestras ideas, sino como respuesta a sugerencias por parte del gobierno mexicano”, agregó, confirmando que el plan de asistencia surgió a instancias del presidente Calderón, durante un encuentro con el presidente Bush.

Negroponte y el subsecretario de Estado adjunto para América Latina, Thomas Shannon, que lo acompañó en la visita, buscaron minimizar la asistencia militar, alegando que no representaba ni la mitad del total del paquete. Sin embargo, de acuerdo con el documento donde se desglosan las asignaciones negociadas en secreto por los dos gobiernos, las sumas entregadas a la secretarías de la Defensa y la Marina no se equiparan a la asistencia entregada, por rubros e individualmente, a ninguna otra dependencia federal. Shannon subrayó la importancia de colaborar con las Fuerzas Armadas frente al “propósito particular del crimen organizado (que) es debilitar al Estado para hacer lo que quieran”.

Ambos gobiernos se habían esforzado por minimizar la militarización de la Iniciativa Mérida, pero el documento revela la alta carga y responsabilidad que le otorgan al Ejército en el combate al narcotráfico. Sin entrar al detalle en el desglose, los 205 millones de dólares serán para helicópteros de transporte, entrenamiento, mantenimiento y equipo de visión nocturna para “mejorar la capacidad de respuesta rápida y dar apoyo a esfuerzos antinarcóticos” de las policías federales y ministerios públicos. A Marina le entregarán aeronaves de vigilancia y patrullaje marítimo, así como su mantenimiento.

La Iniciativa Mérida requiere, por la parte estadounidense, recursos fiscales, por lo cual tendrá que ser aprobada por el Congreso, que finalmente determinará si reduce el total de 500 millones de dólares programados para este año, como parte de un plan que en tres años sumaría mil 400 millones de dólares. El gobierno estadounidense se comprometió, asimismo, a inyectar 4 mil 600 millones de dólares para reducir la demanda de drogas en su territorio, mil 900 millones más para una estrategia contra narcóticos en su frontera con México, y desarrollar nuevos programas para frenar el contrabando de armas. Al encontrarse estos programas dentro del presupuesto ordinario, y no dentro del Acta de Asistencia Extranjera como la Iniciativa Mérida, no requiere aprobación adicional del Congreso.

El gobierno mexicano, a su vez, comprometió una suma estimada en 7 mil millones de dólares para sólo el combate al narcotráfico durante los tres primeros años de gobierno de Calderón, y donde dos terceras partes ya han sido autorizadas por el Congreso mexicano. La cifra, de acuerdo con Negroponte y Shannon, quien participó directamente en la negociación del acuerdo, nunca estuvo sobre la mesa de negociación. En efecto, de acuerdo con fuentes mexicanas, esa cifra fue escrita en un documento de trabajo interno de los negociadores mexicanos redactado por Sigrid Arzt, secretaria técnica del gabinete de Seguridad Nacional, que depende de Los Pinos, pero no fue parte de la negociación de la iniciativa.

El segundo rubro de mayor preocupación para ambos gobiernos se da en las fronteras, donde el paquete de asistencia alcanza los 90 millones de dólares, de los cuales 31 millones 447 mil dólares irán a la Administración General de Aduanas en escáneres de rayos gamma y rayos x, así como perros adiestrados para la detección de drogas, armas y otro tipo de mercancías ilícitas. Para el Instituto Nacional de Migración va la otra tajada, de 31 millones de dólares, en equipos y tecnología para modernizar la gestión migratoria, en particular en la frontera sur con Guatemala y Belice, por donde se da el principal tráfico humano procedente de Asia. La Secretaría de Comunicaciones recibirá poco más de 25 millones de dólares, fundamentalmente para modernizar y expandir un sistema satelital seguro, así como el apuntalamiento de los sistemas de vigilancia, inspección y detección de drogas en el Servicio Postal.

Énfasis en lucha antiterrorismo

“Es muy serio el problema en la frontera, y estamos tratando de ayudar”, dijo Negroponte. Shannon agregó que también en la parte fronteriza de Estados Unidos hay crimen organizado que profundiza el problema en territorio mexicano, al cual combatirán mediante una mejor organización y capacitación de los servicios de inteligencia de ambos países. Uno de los puntos en los que Negroponte evadió entrar en detalles fue sobre los intercambios de información de inteligencia sobre el crimen organizado que, no obstante, dijo que también ayuda para frenar al terrorismo.

Negroponte y Shannon fueron muy enérgicos en señalar que aunque en la Iniciativa Mérida hay una dualidad de posibilidades para combatir tanto al crimen organizado como eventualmente a terroristas, el énfasis se encuentra en la lucha contra el narcotráfico. En este mismo contexto, admitió que al narcotráfico lo suele acompañar la corrupción y, sin hacer señalamientos directos, sugirió el fenómeno dentro de las policías mexicanas. El documento de la Iniciativa Mérida habla en forma más clara al respecto. Poco más de 56 millones de dólares, 11.22% del total de la asistencia, será para seguridad pública y procuración de justicia, y 100 millones, o sea 20.12% del total, se destinará al fortalecimiento de instituciones y a la procuración de justicia.

“Tenemos el compromiso común de luchar contra esta amenaza que trae el narcotráfico”, dijo Negroponte, quien expresó un reconocimiento al gobierno de Calderón por estar “comprometido” al combate del crimen organizado. “Estamos impresionados por sus esfuerzos”, agregó el funcionario, quien eludió responder la manera cómo evaluará su gobierno los resultados de la asistencia otorgada. De cualquier manera, el control se dio de manera sutil, al sólo proporcionar, durante el primer año, 500 de los mil 400 millones de dólares que ofreció Bush a Calderón. “Si no lo hacemos bien —dijo un funcionario mexicano—, no veremos más asistencia en el futuro”.



comentarios
0