aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




“El mayor desafío es la carencia de recursos”

NURIT MARTÍNEZ | El Universal
Viernes 12 de octubre de 2007
La UNAM debe intensificar su relación con el sector productivo a través de investigación, asesorías, patentes y propiedad intelectual, señala

[email protected]

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) requiere un rector que conozca la academia, pero también las posibilidades de pactar y negociar acuerdos, puesto que el mayor desafío que enfrenta la institución y la educación pública es la “carencia de recursos”, dice Fernando Serrano Migallón, director de la Facultad de Derecho.

Ante tal reto, agrega que es “importante que quienes ejercen el poder público tengan esa concepción de compromiso para solucionar los problemas del país”.

En entrevista con EL UNIVERSAL, y luego de formalizar ante el Consejo Técnico de la Facultad de Derecho su participación en el proceso de sucesión de la Rectoría, advierte que a diferencia de 1945 —cuando se aprobó la Ley Orgánica— que dio sustento a la autonomía, en este momento “hay otras áreas de poder o grupos de interés en intervenir en la Universidad”.

“Estoy pensando en centros financieros, partidos políticos y sindicatos. El concepto de autonomía no es sólo que el gobierno no intervenga, sino que nadie ajeno a la Universidad lo haga”.

Fernando Serrano Migallón ha estado ligado a la Universidad desde hace más de 30 años, y como director de Derecho desde hace casi siete años, por lo que advierte que la UNAM debe fortalecer su papel como “universidad moderna, actual y cercana al pueblo mexicano, a sus causas y a los problemas que enfrenta”.

En su oficina, ubicada en el segundo piso de la Facultad de Derecho, que fue considerada la formadora de los presidentes de México —cinco de ellos: Miguel Alemán, Adolfo López Mateos, Luis Echeverría, José López Portillo y Miguel de la Madrid—, Serrano Migallón indica que sería importante que la Universidad pudiera “retomar” el papel en el “aspecto formal”.

Pero “lo más importante es que quienes ejerzan el poder público tengan esa concepción de compromiso”.

Hoy para la UNAM es “una obligación hacerle sentir al gobierno y al Poder Legislativo la necesidad de recursos en dos ámbitos distintos: por un lado, mayores recursos para las universidades existentes, que permita otorgar apoyo a sus estudiantes; y por otro lado, la creación de nuevas universidades, puesto que desde los años 70 no ha habido una nueva universidad”, planteó.

Para Serrano Migallón el tema de las cuotas, como opción para que la Universidad contribuya con su financiamiento, es tema “cancelado”; sugiere intensificar las tareas de la institución con el sector productivo, a través de asesorías, desarrollo de investigación, patentes y la propiedad intelectual de los proyectos académicos.

Refiere que ante todo la UNAM requiere un proyecto académico; y que temas como el pase reglamentado y la descentralización universitaria son motivo de reflexión.

Ante la presencia de otro aspirante a la Rectoría proveniente de la misma disciplina como lo es el Derecho (Diego Valadés), el director de la Facultad de Derecho asegura



comentarios
0