aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Resurge la lucha libre como en su época de oro

LEÓN FELIPE GIRÓN| El Universal
Domingo 06 de mayo de 2007
La mercadotecnia ha logrado que este deporte sea uno de los espectáculos de moda en México. La vieja afición ve invadido su espacio por otros estratos sociales; incluso los sectores más privilegiados acuden a las arenas

Es posible que el balón de futbol nunca sea desplazado del corazón del aficionado mexicano. Pero siempre ha tenido una competencia que a veces va y a veces viene, que hoy está más fuerte que nunca, tiene modalidad ruda o técnica y está enmascarada.

La lucha libre mexicana vive en la actualidad una de sus épocas más exitosas desde los años de apogeo de El Santo, a finales de los 50 y en los 60.

Hoy, medio siglo más tarde, la lucha ha resucitado y mucho se lo debe a otro enmascarado de plata, un joven de lances espectaculares y un carisma innegable: El Místico. Es el responsable de llevar a los personajes del pancracio nacional a plataformas nunca antes ocupadas por un luchador, gracias a la mercadotecnia.

"Místico es de las piezas clave en el ascenso en popularidad de la lucha libre", admite Miguel Reducindo, encargado de comunicación de la empresa Consejo Mundial de Lucha Libre. "Todo le sale bien, tiene apego con la gente. Fue una grata sorpresa para todos".

Una sorpresa que se fue metiendo poco a poco a terrenos insospechados: Videos musicales, apariciones en programas de entrevistas, conducción en premiaciones, reportajes, telenovelas, comics. La lucha libre ha invadido el gusto del público mexicano y éste los ha recibido con los brazos abiertos.

Quizá la sorpresa más grande de todas es que la lucha libre se ha distribuido verticalmente entre los estratos sociales y está de moda incluso entre las los sectores más privilegiados. Por las calles es fácil encontrar aficionados de todas las edades, sexo y posición social con artículos relativos al deporte del pancracio, como una máscara en el llavero, playeras con leyendas entre las que son populares la de Shocker ("1000 por ciento GUAPO"), hasta el "Dios perdona, los Perros no", del grupo liderado por Aguayo Jr.: Los Perros del Mal.

La imagen de las máscaras se ha filtrado a la moda joven. Un ejemplo es la marca NaCo, de la que es socio el actor Diego Luna. Ese auge ha permitido la apertura de tiendas con productos originales de El Santo, pensadas para atacar un mercado más exclusivo que la que usualmente se ha asociado a ese deporte/espectáculo.

En las arenas, cada vez es más común ver aficionados enmascarados con ropa de diseñador, portando la identidad de su luchador favorito, trago en mano y mentada de madre a flor de labios.

La lucha invade incluso al propio futbol, el rey de los deportes, en cuanto a popularidad en México. Los propios futbolistas han utilizado máscaras de luchadores para festejar, como el goleador del Cruz Azul, Gabriel Pereyra, seguidor del Místico mientras la Federación Mexicana de Futbol lo permitió. Ahora está prohibido.

Con más luchadores enmascarados que en las épocas de oro del pancracio, con más herramientas de mercadotecnia a su alcance y con gladiadores con un carisma único, ya sean rudos o técnicos, como El Perro Aguayo Jr, Místico, Doctor Wagner y Atlantis, es fácil entender por qué la lucha libre se ha ido al cielo.

El fenómeno es tal que el diario deportivo de más circulación en México decidió que detrás del futbol la lucha era su segunda fuente más importante, un tabú, porque tradicionalmente la información sobre ese deporte ahuyentaba a los anunciantes, debido a que se suponía era un bajo perfil de sus seguidores.

Aunque es una moda, no ha llegado la hora de que los nuevos aficionados desplacen a los viejos, que semana a semana hacen un esfuerzo para ver a sus ídolos, sin importarles no tener un boleto de ring numerado. Lo que cuenta es estar ahí y desahogarse de una ardua semana de trabajo, cerveza en mano, con una larga lista de insultos para el luchador rival y aplaudiendo a sus favoritos, por lo regular los del bando técnico encabezados por El Místico.



comentarios
0