aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Más dureza del Capitolio contra indocumentados, alertan en EU

Natalia Gómez Quintero| El Universal
Viernes 16 de febrero de 2007
Congresista prevé hostilidad en propuestasde seguridad

WASHINGTON.- El congresista demócrata Howard Berman, integrante de los comités de Relaciones Exteriores, de Migración y Judicial, advirtió que durante los próximos seis meses, tiempo en el que confía se pueda llevar a cabo una reforma migratoria, habrá un endurecimiento de posiciones en el legislativo contra la migración ilegal.

Ante ello, pidió al gobierno de México y a su sociedad comprensión y prudencia en expresiones de inconformidad en este proceso interno, pues algunas propuestas en materia de seguridad podrían resultar hostiles u ofensivas.

"Quizá algunas de las decisiones que tomemos, el pueblo de México va a pensar que son hostiles. Lo que queremos que entiendan es que son medidas para lograr que sus trabajadores puedan venir legalmente a este país".

Sin embargo, dijo que en un lapso no mayor a un año podría obtenerse una reforma migratoria comprensiva, que regule a los migrantes indocumentados y que considere un programa de trabajadores temporales.

"Solicitamos una táctica del gobierno de México en la que mientras creamos estos canales legales para permitir la migración legal no únicamente se fije en las acciones hostiles", señaló en entrevista con medios de comunicación mexicanos.

Además, el legislador consideró que para que México ayude a este clima de discusión en favor de la reforma migratoria, la administración del presidente Felipe Calderón debe demostrar "no sólo con retórica" sino en términos prácticos y con hechos, su disposición para detener la migración indocumentada, consideró.

Por otra parte, las organizaciones Federación para la Reforma Migratoria (FAIR por sus siglas en inglés y de corte antiinmigrante) y El Consejo Nacional de la Raza (pro inmigrante) coincidieron en que es necesaria una reforma migratoria en Estados Unidos que garantice el flujo legal.

Dan Stein, presidente de FAIR, señaló que es un mito que "los mexicanos hagan el trabajo que los estadounidenses no quieren hacer". Simplemente, explicó, se trata de que existen "malos" empleadores que pagan salarios muy bajos que abaratan los sueldos que un americano no desea percibir.

Michele Waslin, directora de investigación sobre políticas migratorias del Consejo Nacional de la Raza coincidió en que el problema es que los estadounidenses no quieren hacer ese trabajo con ese sueldo, y sin prestaciones como actualmente lo hacen los inmigrantes.

Waslin dijo que una reforma migratoria "muy posible en este año", concretaría una migración documentada, pero dejó claro que su organización tampoco está en favor de tener una frontera abierta.



comentarios
0