aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El rector electo de la UdeG, a favor del pago de cuotas

Firma| El Universal
Domingo 11 de febrero de 2007
Carlos Briseño se pronuncia

Carlos Briseño Torres, rector electo de la Universidad de Guadalajara, para el periodo 2007-2013, se pronunció porque los estudiantes universitarios aporten cuotas y demuestren sus capacidades para incorporarse a las instituciones de educación superior.

En este sentido, el aún secretario general de esta universidad, -la cuarta más importante del país-, y próximo rector de la misma a partir del primero de abril, afirmó que la educación superior debe quedar exenta del concepto de gratuidad y de que sea accesible para todos, puesto que dijo que estos principios sólo deben aplicarse para educación básica.

El funcionario de nueva cuenta abre el debate en torno a que si las universidades públicas deben cobrar cuotas obligatorias a sus estudiantes.

Incluso, esta es una recomendación de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), que fue presentada por José Angel Gurría hace dos meses y avalada por quien fuera subsecretario de Educación Superior, Julio Rubio.

Carlos Briseño adelantó que durante su gestión se buscarán reformas académicas al bachillerato y a los posgrados para que se consolide la calidad educativa y reiteró que su llegada a la Rectoría fue, a través de un proceso de elección transparente.

Entrevistado durante una visita a las instalaciones de este diario, el rector electo consideró que las universidades públicas necesitan replantearse diversos paradigmas, porque el énfasis se tiene en la cobertura y en la gratuidad, pero se les olvida el énfasis de la calidad.

Briseño Torres, licenciado en Economía y con maestría en Administración Pública, afirmó que el Estado debe garantizar que desde la educación preescolar hasta la preparatoria todo estudiante ocupe un lugar gratis, pero en el ciclo superior debe haber una aportación económica para el sostenimiento de su universidad .

"El masificar (en número de alumnos) te lleva a perder la calidad, por ello, a nivel superior no debe haber cobertura universal", reiteró.

En el caso de la Universidad de Guadalajara, recordó que la inscripción tiene un costo de 450 pesos anuales y se pide una aportación semestral que va de los 500 a los 2 mil pesos, dependiendo el nivel socioeconómico del estudiante.

Entre los retos a futuro que se ha marcado como rector de la Universidad de Guadalajara, se encuentra la consolidación de la calidad académica en todos sus programas de nivel medio y superior, así como el fortalecimiento del posgrado, fortalecimiento de la investigación científica y simplificación administrativa.

En otro tema, Carlos Briseño, consideró que uno de los problemas que enfrentan las universidades públicas de México, entre ellas la de Guadalajara (que tiene 500 investigadores) es el poco registro de las patentes.

Tan sólo en el 2005, el sistema de la Universidad de California (que tiene varios campus universitarios) registro 494 patentes; es decir, innovaciones tecnológicas producto del trabajo de sus investigadores.

"Todas las universidades públicas y privadas de México, en 15 años registramos de 392 a 394 patentes, lo que refleja la magnitud de la brecha que hay entre dos países", externa.

El rector electo lamentó que hay investigaciones que han resultado en innovaciones y en aplicaciones a la tecnología, pero que los investigadores no registran, y que incluso son recursos que dejan de ingresar a las universidades.

También consideró vital seguir insistiendo en que el Estado debe aportar el subsidio suficiente para la investigación científica y tecnológica sean prioridades.

La OCDE recomienda a sus miembros que lo recomendable para investigación y desarrollo sea el 5% del Producto Interno Bruto, lo que México no llega ni al 1%.

Desde su experiencia, uno de los grandes retos de la Universidad es hacer un matrimonio con la industria, porque en la actualidad hay una enorme distancia de las universidades con las empresas.

"Ahorita los preparamos bien técnicamente, pero los estudiantes no saben inglés y no han tenido contacto con otras culturas", mencionó.

Desde su opinión, uno de los éxitos alcanzados por la administración que está por concluir fueron las reformas realizadas al régimen de pensiones y jubilaciones de la Universidad de Guadalajara.

"Este pasó de ser un régimen deficitario al que no aportaban los trabajadores, sólo el empleado (en este caso la universidad), a un esquema en el que participan con sus aportaciones el trabajador, la universidad y el Estado", expuso.

Ahora, dijo, no sólo se requiere tener 30 años de antigüedad, sino también 65 años de edad.

De hecho, agregó, con estas reformas aprobadas en el 2004, se están ahorrando 60 mil millones de pesos, "y solucionamos un problema que ni el IMSS ha podido resolver".

En la actualidad, comentó, la nómina de pensionados de la universidad asciende a mil 300 ex trabajadores, pero la nómina de activos es de cerca de 20 mil trabajadores.

¿Qué porcentaje del presupuesto de la Universidad se lleva la nómina de activos y pensionados?

El 80% de los recursos se lo lleva la nómina de activos y sólo nos queda el 20% para gastos de operación.

Sin embargo, rechazó que sea demasiada grande la planta de personal de la Universidad, pues al contrario, dijo que hace falta contratar más trabajadores de carrera con perfil de doctorado.

"La idea es que en 10 años la universidad no tenga un sólo profesor de tiempo completo que no cuente con licenciatura, mínimo maestría y de preferencia doctorado", subrayó.

Más adelante, reconoció que recibe una universidad estatal, con prestigio internacional, que tiene grandes adelantos en términos de la calidad en servicio educativo como es la acreditación de las carreras de Licenciatura por organismos externos.

Además de que cuenta con un número importantes de investigaciones y cuerpos académicos consolidados, "cerca de 500 investigadores nacionales forman la plantilla académica de la institución", aseveró.

De igual forma, esta universidad que cuenta con 188 mil estudiantes de bachillerato y nivel superior, así como con 14 campus universitarios en Jalisco, posee una difusión cultural que ha logrado obtener reconocimientos por su Feria Internacional del Libro y la Feria Internacional del Cine.

Ahora, adelantó, el gran proyecto que la universidad está empujando se llama Centro Cultural Universitario, cuya construcción ya arrancó en el municipio de Zapopan y que se convertirá en el centro cultural y artístico más importante del país.

"Tendremos un gran auditorio metropolitano, que será más grande que el propio Auditorio Nacional de la Ciudad de México, el cual servirá para atraer recursos que permitan hacer viable la existencia de otras áreas de la universidad".



comentarios
0