aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




1 de diciembre: toma de protesta, ¿un rito o una obligación?

ANDREA MERLOS| El Universal
Lunes 20 de noviembre de 2006
La ley establece que debe rendir protesta como presidente en la jurisdicción de la Cámara de Diputados, dice constitucionalista.Son improcedentes las propuestas de opositores para que lo haga en otro lugar o por escrito

Las versiones alrededor de dónde, cómo y en qué condiciones debe o puede Felipe Calderón tomar posesión de su cargo de presidente de la República el próximo 1 de diciembre son interpretativas de la Constitución, pero en esa diversidad persiste una coincidencia y es la obligación del panista de asistir a la Cámara de Diputados.

Es, en grandes rasgos, la primera obligación constitucional que debe cumplir el michoacano antes de sentarse en la silla presidencial.

Para los diputados, el lugar en el que debe rendir protesta Calderón Hinojosa es un asunto partidista.

Para los panistas debe ser la Cámara Baja, ante sesión de Congreso, con bombo y platillos y también con solemnidad absoluta.

Para el PRI, es indiferente. Podría hacerlo por escrito, por teléfono o por cadena nacional.

En cambio para el PRD, en todos lados menos en el recinto de San Lázaro, ya que, auguran, no le darán el honor de levantar su brazo y jurar la Constitución.

Pero para los constitucionalistas, la asistencia de Calderón Hinojosa al recinto legislativo no es de gusto, no es a modo y no está a discusión.

Un artículo

"Debe estar ahí", dijo una de las voces más válidas en la interpretación de la Carta Magna, Raúl Carrancá y Rivas.

Al acto ceremonial la Constitución sólo dedica un artículo. No se requeriría más, puesto que nunca en la historia contemporánea del país se conoció una amenaza para evitar a un presidente electo, y validado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, rindir protesta ante el pleno del Congreso de la Unión, de su gabinete electo, del saliente, de sus familiares, de mandatarios estatales, de jefes de Estado, de embajadores y de cientos de representantes de medios de comunicación.

"El presidente, al tomar posesión de su cargo, prestará ante el Congreso de la Unión la siguiente protesta: ´Protesto guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen, y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Presidente de la República que el pueblo me ha conferido, mirando en todo por el bien y prosperidad de la Unión, y si así no lo hiciere que la nación me lo demande´".

Ese es el señalamiento del artículo 87 constitucional, con dos frases clave: "Tomar posesión" y "Prestará ante el Congreso de la Unión".

Según Carrancá y Rivas, la palabra tomar se refiere a realizar el acto físicamente, mientras que prestar es manifestar, protestar comprometerse solemnemente a algo.

Y la cita de "prestará ante el Congreso de la Unión" significa en la práctica que debe hacerlo ante el pleno de diputados y senadores, aunque en la interpretación el representante único de las cámaras es el presidente de la Cámara Baja, que hoy en día es el panista Jorge Zermeño.

De ahí la insistencia de expertos en la Constitución, consultados por EL UNIVERSAL durante la semana, sobre que lo menos importante del 1 de diciembre próximo es que Felipe Calderón Hinojosa suba a la máxima tribuna, tome su lugar a la izquierda de Zermeño Infante y proteste su cargo de presidente de la República.

"La única obligación es protestar frente al presidente del Congreso en la jurisdicción de la Cámara de Diputados", dijo Carrancá y Rivas.

Y la jurisdicción se entiende como "término de un lugar o provincia, territorio en que un juez ejerce sus facultades de tal, autoridad, poder o dominio sobre otro, territorio al que se extiende".

Fresco antecedente

Esta interpretación ya ejerció el pasado 1 de septiembre, día en que diputados y senadores del PRD y PT impidieron al presidente Vicente Fox llegar a la tribuna para entregar de mano al presidente del Congreso su sexto Informe de Gobierno y leer lo que sería su último discurso de actividades ante el Poder Legislativo.

Ese día, Vicente Fox Quesada se limitó a entregarle a uno de los diputados representantes de la mesa directiva su informe presidencial en el vestíbulo del salón de plenos.

Así, las versiones sobre que el presidente electo debería rendir protesta en otro lugar o por escrito resultan constitucionalmente improcedentes.

Para que el Congreso sesione en otro sitio, se requiere de la aprobación del pleno a petición del presidente de la Cámara, es decir, no es una decisión que se tome en solitario por el líder del órgano legislativo.

Desde que la Cámara Baja sesiona en avenida Congreso de la Unión, en la delegación Venustiano Carranza, sólo una vez han sesionado fuera de ella, y fue cuando se incendió, lo que requirió una sede alterna que fue el auditorio del Centro Médico Siglo XXI.

Fuentes de la mesa directiva confirmaron que el Estado Mayor Presidencial no está en posibilidades de instalar su estrategia de resguardo en otra sede, ya que por las necesidades de seguridad se hubiera requerido, por lo menos, un mes antes para la adecuada organización y logística de la sucesión presidencial.

De ahí, que la existencia de un plan "B" nunca pudo sostenerse, ya que el presidente de la mesa directiva, que desde hace meses tiene contacto directo con el Estado Mayor Presidencial, ha insistido en que la toma de protesta de Calderón será en el recinto legislativo de San Lázaro, con las condiciones de seguridad que se requieran, y para ello solicitó la cooperación de la Policía Federal Preventiva, de la policía capitalina y del Estado Mayor Presidencial, que este fin de semana se instaló en 23 puntos alrededor del recinto.

Sin vuelta de hoja

"Aquí va a ser la toma de posesión, aquí va a ser; yo soy el presidente de la Cámara y del Congreso, y ya citamos en San Lázaro. Pido que no sigamos especulando sobre esto, el 1 de diciembre habrá toma de posesión aquí en San Lázaro, ya está citado, ya están enviadas las comunicaciones, están citados los diputados y senadores", dijo en tono desesperado Zermeño Infante, ante la recurrente pregunta de los reporteros de los medios de comunicación.

-¿Debe hacerse en San Lázaro la toma de protesta de Felipe Calderón?- se le preguntó a Javier González Garza.

-Pues puede ser en cualquier parte, porque nosotros lo que evitaremos es que sea aquí, pero pueden cambiar la sede a cualquier instalación militar en la que se sientan más seguros de nosotros.

Sin embargo, en la oficina del coordinador del PRD en San Lázaro se intentó fra



comentarios
0