aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Jóvenes urbanos, grupo más vulnerable

Mariana León| El Universal
04:00Lunes 05 de agosto de 2013

OPINIÓN. "Los jóvenes urbanos son un grupo muy vulnerable que si no se atiende podemos generar los problemas que vemos; si los jóvenes no se preparan para un mercado laboral, la ilegalidad puede ser un destino" Gonzalo Hernández Licona, secretario ejecutivo del Coneval. (Foto: LUIS CORTÉS / EL UNIVERSAL )

Los jóvenes que viven en las ciudades son el sector más vulnerable debido a las dificultades para conseguir un empleo o encontrar espacio en las universidades, además de que son los menos favorecidos por los programas sociales, señaló el Coneval

[email protected]

Los jóvenes urbanos son el sector de la población más vulnerable, cada vez se reducen las posibilidades de que accedan a un empleo o cursen estudios de nivel superior; son los menos favorecidos por los programas gubernamentales de corte social.

Gonzalo Hernández Licona, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), habla así de los desafíos que enfrenta el país para atender a este grupo de mexicanos, con futuro incierto.

Aborda temas como las condiciones de pobreza en México, de los avances y retos de los programas sociales de los últimos años, y una realidad ineludible: en sólo cuatro años, de 2008 a 2012, la cifra de pobres en el país ha crecido 7.6%.

Esto implica que en México hay 3.8 millones de personas en condiciones de marginación, de acuerdo con el estudio de “medición multidimensional” de la pobreza realizado por el Coneval.

También reconoce la opacidad en los estados sobre el manejo de los programas sociales, y que a pesar de los esfuerzos en algunos casos podrían ser usados con fines político-electorales-

Urbes, “focos rojos” de marginación

En entrevista con EL UNIVERSAL, explica que los jóvenes urbanos son el grupo más vulnerable en la actualidad, sin posibilidades de empleo o de entrar a la educación superior, porque los programas gubernamentales “no los han tocado”. Esta concidición que enfrentan los convierte en vulnerables de caer en la ilegalidad, advierte.

Hernández Licona asegura que los niños y jóvenes se “gradúan” de Oportunidades con mucho más educación y con mejor nutrición, pero salen al mercado laboral y no hay empleos; en el caso de los jóvenes urbanos, ellos no cuentan con ningún apoyo. “El impacto favorable en áreas rurales, no se ha visto en áreas urbanas”.

De acuerdo con el último diagnóstico del organismo que encabeza, la población menor de 18 años es una de las más afectadas por los niveles de marginación que se registran en México: hay 21.2 millones de niños y jóvenes en pobreza para 2012; de estos 4.7 millones están en pobreza extrema.

Y aunque se lograron reducir los niveles en áreas rurales, el número de pobres aumentó en áreas urbanas, advierte.

El miembro del Coneval asegura que la falta de apoyos puede explicar el fenómeno actual de los ninis, quienes aún no pueden integrarse en el mercado de trabajo y tampoco encuentran la manera de seguir estudiando. “En parte los jóvenes tienen mucho que ver siempre en esta medición, la pobreza de jóvenes es mayor que la de otros grupos de edad”, expuso el experto al reconocer los impactos que enfrenta este sector.

¿Cuáles fueron los principales factores para el aumento de la pobreza en este reporte?

México tiene problemas importantes en generar empleos formales con ingresos adecuados, por lo tanto sigue teniendo problemas por población con ingreso bajo y esto hizo que la cifra aumentara cerca de medio millón de personas. Otro factor fue la volatilidad en el precio de los alimentos que es una problemática importante desde el año 2008.

¿Tendría que aumentar Oportunidades en áreas urbanas, ahora que aumenta la pobreza en estas zonas?

Tendría que modificarse de alguna manera o tener un esquema diferente, habrá que pensar cómo Oportunidades pueda atender a esta población urbana. Un estudio que se hizo apuntaba que en México se tienen muchos apoyos, pero hay un grupo que está permanentemente desprotegido de asistencias: los jóvenes urbanos, ahí hay un reto de atención, no hay seguro de desempleo, no hay cupo en universidades o preparatoria.

Dejó en claro que “es un grupo muy vulnerable que si no se atiende podemos generar los problemas que vemos; si los jóvenes no se preparan para un mercado laboral, la ilegalidad puede ser un destino”.

¿Esta administración ha tomado más en serio el tema de la pobreza?

Lo han tomado como un elemento de directriz de políticas públicas, creo que el gobierno anterior se enfrentó a la medición a mitad del sexenio y ya tenía ciertos objetivos. Ahora esta administración ve que la evaluación va en serio, no sólo es un tema de académicos.

¿México ha dependido demasiado de las transferencias económicas y de los programas sociales?

En un país con la pobreza que tenemos, los programas sociales y apoyos son importantísimos. Lo que no puede decir el gobierno es “no te preocupes, te vamos a dar siempre Oportunidades y Procampo, siempre tu Seguro Popular”, eso sería un error. Qué bueno que haya apoyos, qué mejor que México tuviera una economía que vaya creciendo. En 20 años nos gustaría ver a todos un país sin Sedesol y sin Oportunidades, porque querría decir que todos tenemos las capacidades suficientes de enfrentarnos al mundo con la economía propia.

¿Los gobiernos han abusado de los programas sociales? Coneval ha señalado que aún existe un uso electoral y opacidad…

Hay opacidad, sobre todo en los estados. Otra cosa es que a veces parece que la duplicidad de programas es para que haya elementos políticos, porque los partidos están ahí para ganar el poder, no hay que negarlo. Pero sí, nos parece que hay una supremacía de la política sobre los resultados, entonces, multiplicar programas implica tener clientelas, en muchos casos.

¿Cuáles serían, de acuerdo a la última medición, los “focos rojos”?

Ha habido algunos que tiene muchos retos; por ejemplo los que se han intentado hacer para tecnificar la educación, Enciclomedia. Igual en los programas del campo, porque cuando uno observa la cantidad de recursos que van al campo desde hace muchas décadas y que la productividad de los pequeños agricultores no sube a la par de la inversión se deben hacer cambios. También están los subsidios que buscan otorgar opción productiva a partir de algún crédito, hay 20 a nivel federal con este objetivo, la idea no es mala, pero si no hay empleo formal la población no genera su propio empleo y no hemos visto un impacto favorable.

¿Cómo ve el diseño de la Cruzada Nacional contra el Hambre?

Está iniciando y hay que evaluarlo de manera clara. No tenemos aún muchos datos, los retos que hemos mencionado son: el que haya una buena coordinación entre sectores de gobierno y coordinación entre secretarías. El gobierno utilizó las cifras del Coneval para ver cómo se podía diseñar la Cruzada y hay que darle un punto favorable. En septiembre mediremos el trabajo de campo y presentaremos los resultados de cómo va funcionando en las comunidades.



comentarios
0