aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




“Es momento de una reforma migratoria”

J. Jaime Hernández / Corresponsal| El Universal
Viernes 18 de enero de 2013
Es momento de una reforma migratoria

RECLAMO. Barack Obama, en conferencia de prensa en la Casa Blanca, el lunes. Activistas buscan que el presidente cumpla su promesa de legalizar a indocumentados. (Foto: JONATHAN ERNST REUTERS )

Piden a Obama no relegar su promesa, frente a otras batallas

WASHINGTON.— Un día después de lanzar su plan para controlar la venta de armas, que augura una difícil batalla en el Congreso, una coalición de líderes religiosos, empresariales y activistas pidieron ayer al presidente Barack Obama y al Congreso no desaprovechar “la mejor oportunidad en una década” para luchar y hacer realidad una reforma migratoria amplia y justa.

“Si no aprovechamos este momento, no tendremos una reforma migratoria en los próximos 5 años. Y eso sería una vergüenza”, aseguró Carlos Gutiérrez, ex secretario de Comercio en la presidencia de George W. Bush y uno de los artífices de la iniciativa que naufragó en 2007.

“Tenemos que conseguir el consenso que se alcanzó en 2007, cuando se estuvo a punto de aprobar la reforma. Y para ello necesitamos del liderazgo no sólo del presidente, sino del Congreso, la sociedad, la Iglesia, del sector empresarial”.

En rueda de prensa, representantes del sector empresarial, de distintas iglesias y del poder judicial protagonizaron un cierre de filas para evitar que, al fragor de las batallas que se librarán en el Congreso, Obama relegue una vez más la lucha a favor de una reforma migratoria.

“Necesitamos un liderazgo estratégico, unido y disciplinado para sacar adelante una reforma que será histórica”, consideró Ali Noorani, director ejecutivo del National Immigration Forum.

“Sabemos que hay muchos asuntos en la agenda del presidente. Pero nuestro papel es hacer todo nuestro esfuerzo para que no pierda el enfoque, la atención y el entusiasmo a favor de esta reforma migratoria”, añadió Johnny Young, embajador durante la administración de George W Bush y actual director de la Conferencia de Obispos para asuntos de migración y refugiados.

“Tiene que haber una vía para los más de 11 millones de indocumentados. No sólo permitir que vivan legalmente, sino que tengan acceso a la ciudadanía”, añadió Young, en alusión a los intentos por rebajar las expectativas durante el complejo proceso de negociaciones que enfrentará a demócratas y republicanos, que recientemente se han mostrado a favor de otorgar una visa que conceda estatus legal —pero no ciudadanía— a los indocumentados.

La mayoría de los participantes rehuyeron pronunciarse a favor o en contra de fragmentar en múltiples iniciativas la propuesta de ley, tal y como lo han sugerido algunos republicanos, que argumentan que así sería “más digerible”.

“Nuestro actual sistema está roto... Además, necesitamos una reforma con sentido común para responder a los cambios de fondo del frente demográfico. Basta que me miren a mí”, subrayó el presidente de la Cámara de Comercio, Tom Donohue, en alusión al nuevo peso político y demográfico de las minorías que le aseguraron a Barack Obama su segundo mandato.

En tanto, en Carolina del Norte, el procurador general Roy Cooper falló que el estado deberá otorgar licencias de conducir a los indocumentados que hayan cumplido con los requisitos para recibir permisos federales de trabajo.



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0