aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El difícil arte de guardar secretos

El Universal
Martes 30 de noviembre de 2010
El difcil arte de guardar secretos

DIFUSOR. “Der Spiegel” fue una de las publicaciones que recibieron los cables de la diplomacia de EU . (Foto: CHRISTIAN CHARISIUS REUTERS )


LONDRES (DPA y Reuters).— Al gobierno estadounidense internet le parecía demasiado insegura para el envío de documentos secretos del gobierno. En septiembre de 1991 ordenó por ello al Pentágono la creación de SIPRNet, una red propia que podría haber abierto las puertas al sitio WikiLeaks.

La Secret Internet Protocol Router Networks (SIPRNet) es una red secreta que sirve para transmitir documentos de los ministerios del Exterior y Defensa hasta el nivel de secreto dos. Es fuerte para repeler ataques del exterior.

Sin embargo, está menos protegida para los que procedan de su interior. Y de eso es precisamente de lo que se aprovechó WikiLeaks.

“Servidores débiles, registros insuficientes (de las actividades en la red), una débil defensa antiacceso y antiespionaje, un análisis de señales poco eficiente... un completo desastre”, la calificaba el cabo primero Bradley Manning, que como especialista en seguridad de las fuerzas de combate en Irak tenía acceso a la red. Ahora está detenido y es considerado la fuente más importante de WikiLeaks.

En un chat con el ex hacker Adrian Lamo, Manning se imaginaba a finales de mayo la reacción de EU si cientos de miles de documentos secretos de SIPRNet llegaran a la opinión pública: la secretaria de Estado “Hillary Clinton y varios cientos de miles de diplomáticos de todo el mundo sufrirían un infarto si una mañana se despertaran para descubrir que una colección completa de documentos clasificados de política exterior se publicó en un formato registrable”.

Manning es considerado la fuente de los más de 250 mil cables difundidos el domingo por varios diarios europeos. Según Lamo, podría habérselos llevado tranquilamente a su casa al final de su servicio, porque los etiquetó como música de Lady Gaga.

Sin embargo, Manning no es probablemente la única pieza permeable en SIPRNet: 2,5 millones de funcionarios y soldados estadounidenses tienen acceso a la red secreta. Si de verdad SIPRNet está tan mal protegido de los ataques de dentro, Clinton ya no sería inmune a las sorpresas.

Por lo pronto, es poco probable que los cables difundidos por WikiLeaks destrocen alguna de las relaciones internacionales de Estados Unidos. La lección clave hasta ahora parece ser lo fácil que se ha vuelto robar grandes cantidades de datos en la era de la información, y lo difícil que es mantener los secretos.

Expertos y antiguos responsables oficiales están divididos sobre el impacto de la filtración. En declaraciones antes de la publicación, el ministro italiano de Relaciones Exteriores, Franco Frattini, dijo que temía que se convirtiera en el “11 de septiembre de la diplomacia” y “dañara la confianza entre los países”.

Otros son más optimistas, y creen que los diplomáticos continuarán su larga tradición de educación en público y honestidad brutal en los informes. “Esto no contendrá la franqueza de los diplomáticos”, indicó sir Christopher Meyer, ex embajador británico en Washington DC.

“La gente vigilará la seguridad de las comunicaciones y los archivos electrónicos. En papel habría sido imposible robar estas cantidades”, añadió el otrora diplomático.

 

 



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0