aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La tragedia rebasa al empobrecido Haití

El Universal
Jueves 14 de enero de 2010
Miles de haitianos deambulaban ayer por las calles del devastado Puerto Príncipe para buscar familiares, pedir ayuda o recibir atención médica, mientras el presidente del país, René Preval, decía que los muertos podrían ser 3o mil o 50 mil. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, estimó que un tercio de la población resultó damnificada

PUERTO PRÍNCIPE (Agencias).— Un día después del pavoroso terremoto que azotó Haití, no había un conteo fiable sobre el número de muertos, pero ante el panorama de devastación con miles de inmuebles destruidos, desde el Palacio Nacional hasta las precarias viviendas en los cerros, líderes haitianos estimaban que decenas de miles de personas perdieron la vida, hasta 100 mil, y miles más estaban heridas.

Muchas personas seguían atrapadas entre escombros y los residentes de Puerto Príncipe apilaban cadáveres en las calles devastadas, en medio de un escenario de edificios derrumbados, que incluían escuelas y hospitales. Las escenas de caos se repetían por todas partes en la capital del país caribeño.

Varios miles de policías haitianos e internacionales salieron a las calles para limpiar los escombros, dirigir el tráfico y mantener la seguridad. Pero era poco lo que podían hacer frente a los saqueadores que merodeaban las tiendas y las muchedumbres de refugiados desesperados que cargaban con posesiones rescatadas.

La devastación golpeó al gobierno y a las misiones de asistencia y seguridad de las Naciones Unidas , y no había señales de un rescate organizado. El portavoz de la Cruz Roja de Haití, Pericles Jean-Baptiste, dijo que la organización estaba sobrepasada. “Hay tanta gente que necesita ayuda (...) No tenemos equipamiento, no tenemos bolsas para los cuerpos”.

El director de Operaciones de Médicos Sin Fronteras (MSF) España, Joan Tubau, explicó que los tres hospitales que esta organización tenía en la zona de Haití afectada por el sismo fueron “desalojados” y que han asistido a un millar de víctimas a las puertas de los centros sanitarios. “Estamos trabajando virtualmente en la calle”, señaló el médico.

Las ambulancias serpenteaban entre la muchedumbre, evadiendo los cuerpos abandonados en las calles y a hombres que cargaban improvisadas camillas con algún herido. Una nube de polvo blanco aún envolvía la capital entera.

Los sobrevivientes deambulaban aturdidos, algunos gimiendo los nombres de algún ser querido, rezando o pidiendo ayuda. Otros, con heridas que rápidamente se infectaban, se sentaban a la orilla de los caminos y esperaban un doctor, sin la certeza de que alguno llegaría.

Por todos lados se percibía el pánico y la desesperación. Cuerpos de niños yacían apilados al lado de las ruinas de su escuela.

“Miles de personas se volcaron a las calles llorando, cargando cuerpos ensangrentados, buscando a alguien que pudiera ayudarles”, dijo el director divisional de los servicios de desastres del Ejército de Salvación en Haití, Bob Poff.

“Es lo peor que he visto jamás. Es tanta devastación en un área concentrada. Va a tomar días, o semanas, excavar”, agregó.

El cuartel general de la ONU, un edificio de cinco pisos, fue una de las construcciones derrumbadas por el sismo de 7.0 grados.

Varios cuerpos fueron retirados de los escombros del edificio de la ONU, que por la tarde confirmó que 16 personas de su plantel fallecieron y 150 seguían desaparecidas.

De acuerdo con información del organismo, murieron 11 militares brasileños y tres jordanos adscritos a la Misión de Estabilización de la ONU en Haití (Minustah). Además, falleció un empleado civil de nacionalidad haitiana del organismo. Sin embargo, se negaron a confirmar la muerte de Hedi Annabi, jefe de la Minustah. La que sí se confirmó fue la muerte del arzobispo de Puerto Príncipe, monseñor Joseph Serge Miot.

Calles llenas de cadáveres

Al ser consultado por la cadena CNN sobre la cifra de muertos, Preval dijo “no lo sé”, antes de agregar que “hasta ahora escuché 50 mil o 30 mil”. Pero el líder no dio a conocer la fuente de esas estimaciones.

Más temprano el miércoles, el primer ministro haitiano, Jean-Max Bellerive, dijo a CNN que creía que la cifra de muertos podría estar sobre los 100 mil. “La ciudad está destruida. Los hospitales, los colegios, las casas particulares. Las calles están llenas de cadáveres”, indicó Preval, quien destacó que su residencia oficial, el Palacio Presidencial, y su propia casa, se desplomaron con el terremoto. “No sé dónde voy a dormir esta noche. Pero eso no es un problema” , dijo el mandatario, quien por razones de seguridad se trasladará hoy a la vecina Republica Dominicana.

El ministro de los Haitianos Residentes en el Exterior, Edwin Paraison, dijo que los hospitales están “totalmente desbordados”.

“Felizmente (el temblor) se produjo en una hora intermedia entre la salida del trabajo y la noche, a las cinco de la tarde, cuando buena parte de la gente estaba en vehículos de regreso a sus casas”, dijo. Sin embargo, agregó, “en las universidades, en las oficinas públicas donde hubo gente que se quedó hasta tarde, en los centros comerciales, hay víctimas. Gente que está bajo los escombros”.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, señaló que unos tres millones de haitianos, un tercio de la población del empobrecido país caribeño, han resultado afectados por el desastre causado por el terremoto.

“Todavía no se pueden estimar las víctimas, pero serán muchas. De los nueve millones de habitantes de Haití, es seguro que un tercio se ha visto afectado por el desastre”, dijo Ban, que se refirió a informes preliminares sobre la situación de la isla, al dirigirse a la Asamblea General.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) indicó que aún es imposible evaluar la magnitud de la tragedia. El portavoz del CICR en Ginebra para América Latina, Marcal Izard, dijo que los reportes de algunos medios que hablan de tres millones de afectados “son prematuros y no han sido confirmados por el CICR”.

“La confusión se debe a un texto que emitió la Federación de la Cruz Roja según el cual en la provincia oriental de Haití, la más afectada, viven 2.2 millones de personas, pero eso no quiere decir que todos fueron afectados, ni mucho menos hay tres millones de víctimas”, aclaró.

El PIB caerá 15%, dice el Banco Mundial

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que el terremoto devastó gran parte de la infraestructura de salud de la isla caribeña.

El Banco Mundial estimó que Haití, la nación más pobre de América, perderá más del 15% de su Producto Interno Bruto (PIB) por causa del terremoto.

“Prevemos que el costo económico será mayor que el 15% del PIB experimentado en el 2008”, cuando una serie de huracanes y tormentas tropicales golpearon al país, dijo a la prensa Yvonne Tsikata, directora de las operaciones del Banco Mundial en el Caribe.

La secretaria ejecutiva de la Cepal, la mexicana Alicia Bárcena, destacó que el sismo agrava la situación ya extremadamente precaria en ese país, golpeado por cuatro ciclones en 2008, que causaron pérdidas por 900 millones de dólares, es decir, el 14.6% de su PIB.



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0