aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




“Una vida sin miedo”

Jana Beris Corresponsal| El Universal
Miércoles 31 de diciembre de 2008

JERUSALÉN.— Norma Shwarzblatt Rabinovich, mexicana, fue sepultada en Israel a comienzos de diciembre. Fue una de las seis víctimas fatales del ataque contra el centro judío Beit Jabad en Bombay. Se hallaba hacía varios meses en India, paseando y conociendo nuevos horizontes, algo muy apropiado a su personalidad y ambiciones, según cuentan sus familiares y amigos que la acompañaron en su último camino.

“Vivió al máximo su vida, sin miedo”, dijo la hija mayor, Goldi, dando a entender que su madre cumplía sus sueños, a menudo aventureros, recorriendo diversas partes del mundo. “Era un espíritu libre”, contó su amiga Gisele, ex vecina de Norma en el DF. “Viajera universal”, la llamó Miguel Horta, ex esposo de Norma.

El día del múltiple atentado, Norma había alcanzado a recibir en su pasaporte la visa israelí con la que iba a llegar a radicarse en Israel como nueva inmigrante. En cambio, regresó muerta y su nueva morada fue su sepultura.

La vida de Norma, al parecer, tuvo muchos saltos.

Estuvo distanciada durante años de sus hijos —con dos de los cuales pensaba reunirse al venir a radicar en Israel— y hacía mucho que se había divorciado. La sensación que dejaban los comentarios de sus conocidos era que sus energías y espíritu aventurero la imposibilitaban para permanecer demasiado tiempo en un mismo lugar.

Su hermano Moisés, que llegó de Estados Unidos al funeral, dijo que “no era tan religiosa como yo, pero siempre tuvo sentimiento”.

Y Miguel Horta, su ex esposo, no tiene dudas al resumir el recuerdo de Norma: “Teníamos ya muchos años de estar separados, pero el recuerdo de Norma siempre es muy bonito, muy agradable”, dijo. “Sé que allá arriba tiene un lugar muy especial”.



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0