aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




‘Los Simpson’, políticamente incorrectos

JUAN SOLÍS Y MIGUEL ÁNGEL CEBALLOS| El Universal
Martes 15 de abril de 2008
Estos seres amarillos se burlan por igual de presidentes latinoamericanos, estadounidenses o asiáticos. Sin embargo, esas críticas no siempre son recibidas con sentido del humor

[email protected] • [email protected]

La diplomacia nunca ha sido una virtud de Homero Simpson. Pero tampoco lo es de Bart, Moe, Barney, el señor Burns, Krusty el payaso o cualquiera de los seres amarillos que forman parte de la serie de dibujos animados Los Simpson.

Lo mismo se han burlado de presidentes estadounidenses como Clinton o George Bush (padre), que de los partidos Demócrata y Republicano, o bien de Fidel Castro, Hugo Chávez o Tony Blair.

Ahora le tocó el turno a Juan Domingo Perón, quien fue presidente de Argentina (1946-1955 y 1973-1974) y a quien en un capítulo de próxima aparición en el país austral se le llama dictador y se le adjudican desapariciones de personas.

Lo anterior provocó la indignación de Lorenzo Pepe, secretario general del Instituto Juan Domingo Perón y ex diputado del gobernante Partido Justicialista (peronista), quien solicitó al estatal Comité Federal de Radiodifusión (Comfer) que evite la transmisión del episodio.

Recientemente, el gobierno de Hugo Chávez obligó a retirar a Los Simpsons de la programación de un canal privado de Venezuela por considerar que la serie es “una mala influencia” para los menores. Lo cierto es que en un capítulo Homero ofreció vender uranio al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, pero la mercancía se extravió.

En todo caso, ese tipo de burlas es habitual en la serie de la familia amarilla.

En uno de los episodios, el señor Burns, propietario de la planta nuclear, llega a Cuba acompañado de Homero y su asistente Smithers con la intención de comprar la isla con un billete de un trillón de dólares que fue creado tras la Segunda Guerra Mundial. Fidel Castro les dice que la isla no está en venta, pero le pide a Burns que le enseñe el billete y una vez en sus manos se hace el desentendido y los expulsa de la isla.

Bill Clinton, uno de los mandatarios que más veces han aparecido en las historias de esta familia, ha recibido críticas muy directas. De hecho se le insinúa a Marge al invitarla a su cabaña en uno de los episodios. En otro capítulo, el ex presidente sale tocando el saxofón y alguien entre el público le grita “¡Hey Clinton, pónte a gobernar!”, a lo que éste contesta “¡Oblígame!”.

En otra ocasión, el demócrata Clinton y el republicano Bob Dole son secuestrados por dos extraterrestres, quienes los reemplazan para controlar el mundo. El falso Dole dice: “Engañar a los terrícolas es muy fácil”, a lo que responde el falso Clinton: “Sí, se contentan con chistes fáciles acompañados de un solo de saxofón y un beso a un bebé”.

Pero las agresiones no sólo han sido verbales; las diferencias entre Homero y George Bush padre llegaron hasta los golpes cuando el ex presidente y su esposa se mudaron frente a la residencia Simpson. Entre puñetazo y puñetazo, Homero le exigió a Bush disculparse por el aumento de impuestos que aprobó cuando era mandatario.

Cuando los Simpson viajaron a Brasil, la ciudad aparecía repleta de monos y ratas y Homero y Bart fueron secuestrados por un taxista. El capítulo ocasionó las protestas del entonces presidente de ese país, Fernando Henrique Cardoso, quien señaló que presentaban una realidad distorsionada.

En Los Simpson, La película, se ridiculizó al gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, quien debía elegir entre tres opciones para evitar que Springfield contaminara a toda la nación. El fortachón mandatario aseguraba que le pagaban para gobernar, no para leer.

Ridícula es también la manera en que la familia amarilla se mofa del sistema de justicia australiano, toda vez que un castigo para Bart —luego de haber engañado a un niño australiano—, fue ser pateado con un gran zapato.

En la serie han aparecido también los ex presidentes Abraham Lincoln, Gerald Ford y Richard Nixon, éste último como amigo de un cerdo, mascota de una universidad. Mikhail Gorbachov, Gandhi, Mao Tse-Tung y Lenin también han tenido lugar en la serie, al igual que Hitler, quien en algún momento de su vida posee al oso de juguete del señor Burns, Bobo.



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0