aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Elvira permanecerá en México y su hijo en EU

J. Jaime Hernández| El Universal
Martes 21 de agosto de 2007
“¡Todos somos Elvira Arellano!”. Bajo esta consigna, una larga lista de organizaciones defensoras de inmigrantes marcharán el próximo sábado por las calles de Los Ángeles

LOS ÁNGELES.— “¡Todos somos Elvira Arellano!”. Bajo esta consigna, una larga lista de organizaciones defensoras de inmigrantes marcharán el próximo sábado por las calles de Los Ángeles, en el inicio de un calendario de movilizaciones que presionarán por el retorno de la inmigrante mexicana deportada la noche del domingo a su país, y por una moratoria a las órdenes de deportación que hoy penden sobre casi un millón de padres y madres de familia indocumentados en Estados Unidos.

Mientras el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) la describía como una “fugitiva de alto perfil”, el sacerdote mexicano Luis Ángel Nieto, de la red Santuario y de la Coalición en Defensa de los Derechos Humanos en el sur de California, aseguró que “la detención y deportación de Elvira sólo ha conseguido unirnos a todos bajo una causa común; queremos su retorno y el fin a este clima de persecución que afecta a millones de familias indocumentadas en Estados Unidos”.

Jim Haynes, director del Servicio de Inmigración y Aduanas de EU, explicó que Arellano fue repatriada con todas las garantías de seguridad y sin que se produjera incidente alguno. Arellano, que ya había sido devuelta en 1997 a México por encontrarse ilegalmente en EU, “reincidió al volver, un delito mayor que puede ser castigado hasta con 20 años de prisión”, subrayó. Su deportación, subrayó, es un “mensaje para los indocumentados fugitivos, de que los vamos a seguir buscando”.

Pero al ser deportada, Arellano se convirtió en una mártir a los ojos de muchos activistas. “Elvira nos ha dejado un legado”, dijo la activista Jacobita Alonzo ante unas 50 personas reunidas ayer frente a una oficina federal de inmigración en Chicago. “Todas somos Elvira Arellano. Todas somos madres”, insistió.

Trabajarán hombro con hombro

Al mismo tiempo, líderes de una amplia gama de organizaciones políticas, sindicales, comunitarias y religiosas acordaron, tras un cónclave, trabajar hombro con hombro en el inicio de una campaña que buscará interpelar a los líderes del Congreso y el Senado con el fin de conseguir una moratoria a las órdenes de detención y deportación de indocumentados.

“Pediremos a la comunidad que llamen a las oficinas de la líder demócrata del Congreso, Nancy Pelosi, con el fin de impulsar una reforma migratoria que ponga fin a este drama”, aseguró Emma Lozano, de la organización Pueblo Sin Fronteras de Chicago. Lozano, en cuya custodia legal quedó Saúl, el hijo de ocho años de Elvira, que decidió permanecer en EU, viajó ayer a Tijuana, para reunirse con la mexicana.

En tanto, el gobierno mexicano se enfrascó en un ríspido intercambio de comunicados con el Departamento de Inmigración y Aduanas de EU para deplorar la celeridad de la detención y deportación de Arellano.

“La deportación de la señora Arellano podría tener implicaciones sobre los derechos humanos de la connacional que ha sido obligada a separarse de su hijo menor, de nacionalidad estadounidense. Este acto es contrario a los principios de unificación familiar que forman una parte fundamental de la legislación migratoria actual de EU”, indicó la Cancillería mexicana, que aseguró que “revisará con la mayor atención este caso”.

El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), José Luis Soberanes, consideró que el gobierno mexicano debería protestar enérgicamente ante EU por la deportación que, señaló, “sólo abona al clima de confrontación que existe entre ambos países”.

Arellano, de 32 años, fue detenida el domingo durante un operativo sorpresa en el que participó una veintena de agentes del ICE en el centro de Los Ángeles. Al filo de la medianoche, fue deportada.

La detención de Arellano, sin darle la oportunidad de recibir asistencia legal del consulado de México en Los Ángeles, motivó una enérgica protesta del cónsul Rubén Beltrán.



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0