aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Bush promulga la ley del muro

José Carreño| El Universal
Viernes 27 de octubre de 2006
Es un paso adelante para una reforma migratoria, asegura; Bush dio a los diputados republicanos lo que deseaban: una muy visible ceremonia de firma de una legislación que enfrenta con severidad el fenómeno de migración a sólo dos semanas de unas elecciones legislativas que, según encuestas, la mayoría republicana puede perder

WASHINGTON.- El presidente George W. Bush firmó ayer la ley que autoriza la construcción de una barda en la frontera con México como primer paso para resolver el problema de la inmigración sin documentos pero que, como la legendaria línea Maginot, sólo proporcionará una irreal sensación de seguridad política.

Entre críticas de la oposición demócrata y grupos hispanos, la inconformidad de algunos sectores antiinmigrantes y la de la mayoría de los legisladores republicanos que esperan beneficiarse electoralmente de una postura de severidad para enfrentar el problema de los inmigrantes indocumentados, el mandatario señaló que "tenemos la responsabilidad de asegurar nuestras fronteras".

Bush dio a los diputados republicanos lo que deseaban: una muy visible ceremonia de firma de una legislación que enfrenta con severidad el fenómeno de migración a sólo dos semanas de unas elecciones legislativas que, según encuestas, la mayoría republicana puede perder.

De hecho, la esperanza de la mayoría republicana es la de que puede aprovechar el tema de la inmigración ilegal para subrayar que contra la imagen de ineficiencia sí se ha trabajado por la seguridad del país y se busca enfrentar un problema que la mayoría de los estadounidenses desea resolver.

A lo largo del proceso muchos de los críticos de la propuesta destacaron que la medida no contempla una vigilancia interna que termine con el magneto de empleos, que tantos como 40% de los residentes indocumentados llegó con visas válidas y que mientras haya necesidad y gente determinada a cruzarla encontrarán una forma de entrar al país sin documentos.

Bush apuntó también que la construcción de la barrera es un paso adelante para una reforma migratoria que en su opinión debe contener también un programa de trabajadores invitados y "un término medio racional" para resolver el problema de los 12 millones de residentes indocumentados que, se estima, ya se encuentran aquí.

Sin embargo, Bush fracasó en convencer al liderazgo de la Cámara Baja en admitir ese plan, aprobado por el Senado el 29 de septiembre pasado y de hecho se vio obligado a aceptar la formulación de los diputados, aprobada en diciembre.

Lamentan decisión

"Al firmar este proyecto de ley, el presidente ha admitido la derrota en sus intentos de convencer a su Congreso, controlado por los republicanos, de aprobar la reforma integral de inmigración que supuestamente quería", dijo el senador Harry Reid.

El senador demócrata Edward M. Kennedy lamentó por su parte que el presidente haya firmado la ley del muro cuando faltan menos de cinco de semanas para el cambio de gobierno en México. "EU está en un momento delicado de sus relaciones con México", dijo Kennedy, asegurando que Bush no tuvo en cuenta que el presidente electo Felipe Calderón llega al gobierno tras unas elecciones que "pusieron a prueba las instituciones políticas mexicanas y desafiaron su democracia".

La insistencia del mandatario sobre una solución "compasiva" y "realista" para los residentes indocumentados cayó mal entre algunos republicanos, que como el diputado Tom Tancredo, el más visible legislador antiinmigrante, no sólo expresó dudas sobre la construcción de la barda, sino que acusó a Bush de enviar un mensaje distinto al que envía el partido en las elecciones.

La legislación que autoriza la construcción de una doble barda de mil 120 kilómetros a lo largo de la frontera con México no incluye el financiamiento para la construcción de una barrera que según Reid, líder de la minoría demócrata en el Senado, "no resuelve el problema de la inmigración ilegal" y de llegar a construirse en toda la frontera costaría al menos 7 mil millones de dólares.

En ese sentido, el muro ha sido comparado con la línea Maginot, construida por los franceses en su frontera con Alemania tras la Primera Guerra Mundial, con la idea de que les daría tiempo de prepararse en caso de ataque.

Al final, la fortificación no sirvió de nada y su costo fue millonario.

La única fracción del muro en la frontera de EU aprobada hasta ahora es la construcción de unos 480 kilómetros de bardas, barreras, infraestructura y la adquisición de vehículos aéreos sin piloto, mediante una inversión de mil 180 millones de dólares aprobados hace meses. (Con información de agencias)



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0