No siempre fue grande

El predecesor de "El Chapo"

Guzmán Loera no siempre fue el capo más importante del país. Su nombre empezó a tener resonancia a partir de la balacera de la discoteca "Christine", ocurrida en Puerto Vallarta, Jalisco en 1992; en el homicidio del cardenal, Juan Jesús Posadas Ocampo, en mayo de 1993 en Guadalajara, y en la ejecución de Rodolfo Carrillo Fuentes, en septiembre de 2004 en Culiacán. .

La característica cacha de oro y esmeraldas de la pistola personal de Héctor "El Gúero" Palma Salazar no fue suficiente el 23 de junio de 1995, cuando fue capturado tras un accidente aéreo cuando se dirigía una fiesta en Guadalajara.

Palma Salazar fue el predecesor de "El Chapo" al frente del cártel de Sinaloa y su compañero de celda en Puente Grande, hasta que fue extraditado a Estados Unidos en 2007 por la PGR.

La relación con "Los Beltrán Leyva"

"El Chapo" es primo lejano de los hermanos Beltrán Leyva, líderes de la organización del mismo nombre, y fueron Arturo, "El Barbas", quien supuestamente impulsó la carrera de Guzmán Loera durante su cautiverio.

Sin embargo, luego de la salida de "El Chapo" de la prisión, éste rompió con sus parientes, ruptura que se acrecentó con la muerte de Arturo Beltrán Leyva, quien fue abatido por marinos en Morelos, el 16 de diciembre de 2009.

Además de Arturo, Alfredo y Héctor Beltrán Leyva, a "El Chapo" se le vincula con Pedro Avilés, quien supuestamente es su tío. Avilés Pérez fue aliado de los tres fundadores del cártel de Guadalajara -que posteriormente se convirtió en el de Sinaloa-, Rafael Caro Quintero, Miguel Ángel Félix Gallardo y Ernesto Fonseca Carrillo, "Don Neto".

Los tres líderes del cártel de Guadalajara están acusados por el gobierno de Estados Unidos de la muerte del agente norteamericano, Enrique "Kiki" Camarena en 7 de febrero de 1985.