EL UNIVERSAL.MX Sección Mundo
COMPARTIR: Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus
El Vaticano anuncia que el martes 12 de marzo iniciará el cónclave para elegir al sucesor de Benedicto XVI. Conoce el proceso a detalle.

El Proceso

El Vaticano anuncia que el martes 12 de marzo iniciará el cónclave para elegir al sucesor de Benedicto XVI. Conoce el proceso a detalle.

Los cardenales que pueden votar, aquellos menores de 80 años, son aislados dentro de la Ciudad del Vaticano y juran secreto.
Los prelados se alojan en el edificio denominado "Domus Sanctae Marthae" o residencia Santa Marta, mandado construir por Juan Pablo II.

El Cónclave comenzará tras una misa solemne en la Basílica de San Pedro llamada Misa votiva "Pro eligendo Papa".
Los cardenales, reunidos en la Capilla Paulina, se encaminan en procesión solemne a la Capilla Sixtina recitando las letanías y cantando el "Veni Creator Spiritus", con el que invocarán la ayuda del Espíritu Santo.

A continuación se procederá al juramento por el que se comprometerán a mantener el secreto de todo lo que se diga o haga en el Cónclave. Después, el Maestro de Ceremonias Pontificias pronunciará la frase "extra omnes" y todos los ajenos al Cónclave saldrán de la Capilla.
Por sorteo se designa a tres escrutadores, tres enfermeros y tres revisores. Los enfermeros llevarán el voto de los prelados que durante el transcurso del Cónclave caigan en cama.
Los cardenales electores deberán abstenerse de toda forma de pactos, acuerdos, promesas u otros compromisos de cualquier género que les puedan obligar a dar o negar el voto a otros. Si eso sucediera, el compromiso adquirido sería nulo y nadie estará obligado a observarlo.

Tienen prohibido mantener conversaciones telefónicas o correspondencia con el exterior, y los teléfonos celulares y la televisión están vetados. No pueden desvelar detalles de las votaciones antes, durante y después de la designación. Las puertas quedarán protegidas por Guardias Suizos
Desde el primer día puede realizarse la primera votación. Para elegir al pontífice es necesario dos tercios de la votación. Si no se elige Papa, en los siguientes días se procede a dos votaciones por la mañana y otras dos por la tarde.

Si después de la votación 33 o 34 no hay un ganador, se elegirá entre los dos más votados, pero éstos no podrán participar en la votación.
Se distribuyen dos papeletas con la frase “Eligo in Summum Pontificem” (“Elijo como Sumo Pontífice”), y debajo un espacio en blanco para el nombre del elegido. El cardenal dobla dos veces su papeleta y la lleva hasta una urna en el altar. El nombre de los candidatos debe figurar en la papeleta escrito con una caligrafía distinta a la particular de cada cardenal.

Todo varón católico bautizado puede ser elegido Papa, pero desde 1378 sólo se han escogido cardenales.
Los nombres de los votantes se anotan en una relación, mientras que los votos contabilizados se cosen con aguja e hilo para mantenerlos unidos. Los tres revisores supervisan las notas de los escrutadores y revisan los votos.
Las boletas se queman después de cada votación. Si de la chimenea de la Capilla Sixtina sale humo negro significa que no hubo decisión. En cambio, el humo blanco quiere decir que se ha elegido Papa. Las campanas también anuncian la elección de un pontífice para evitar posible confusión sobre el color del humo.
Una vez elegido, el cardenal decano en nombre de todo el colegio pide su consentimiento al elegido con las palabras: "¿Aceptas tu elección canónica para Sumo Pontífice?" . Dado el consentimiento se le pregunta cómo quiere ser llamado y después el Maestro de Ceremonias levanta acta.
Finalmente se anunciará al mundo con la fórmula: "Nuntio vobis gaudium mágnum: Habemus Papam!" y el flamante pontífice imparte su primera bendición llamada Urbi et Orbe.

El Pontificado se inaugura de modo oficial con una misa días después de concluido el cónclave, normalmente en la explanada de la Basílica de San Pedro. En esa celebración, el nuevo Papa es investido de sus nuevos símbolos: su Palio, y su anillo del Pescador.

El Colegio Cardenalicio

Los Papables

Principales contendientes
Angelo Scola
Arzobispo de Milán
71 años
Italia
Odilio Pedro Scherer
Arzobispo de Sao Paulo
63 años
Brasil
Marc Oullet
Jefe de la Congregación vaticana de Obispos (en la práctica, el principal director de personal del Vaticano)
68 años
Canadá
Sean O'Malley
Arzobispo de Boston
68 años
Omalley
Estados Unidos
alternativas
Leonardo Sandri
Director del departamento vaticano de las Iglesias Orientales
69 años
Argentina
Timothy Dolan
Cardenal de Nueva York
62 años
Estados Unidos
Luis Tagle
Cardenal de Manila, exencargado de la Comisión Teológica Internacional
55 años
Tagle
Filipinas
Peter Erdo
Arzobispo de Esztergom-Budapest, presidente del Concilio de Conferencias Episcopales de Europa
60 años
Hungría
Christoph Schoenborne
Arzobispo de Viena
67 años
Austria
Peter Turkson
Encargado de la Oficina de la Paz y la Justicia del Vaticano
64 años
Ghana
Joao Braz de Aviz
Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica
65 años
Brasil
Gianfranco Ravasi Minst
Ministro de Cultura del Vaticano
70 años
Italia

Habemus Papam

Benedicto XVI
19 de abril de 2005
Es el primer Papa alemán desde Adriano VI y el de mayor edad en ser elegido desde Clemente XII. Es el primer Papa en abdicar desde Gregorio XII en 1415.
Juan Pablo II
16 de Octubre de 1978
Karol Wojtyla fue el primer Papa no italiano en 455 años. Canonizó a más santos que todos sus predecesores juntos. Es el más longevo de la historia, sólo superado por San Pedro y por Pío IX.
Juan Pablo I
26 de agosto de 1978
Su pontificado duró apenas 33 días, convirtiéndose así uno de los más breves de la historia. Se le conoció como "El Papa de la sonrisa".

Curiosidades

Diseño web
Jhasua Razo Quintero
Mario Jeremías Benítez Rétiz
Claudia Estela Mota
Edición
Mario Dorantes Landeros
Adrian Estañol Casais
Infografía
Luis Calderón Guerra

Regresar arriba