A las armas catalogadas dentro del arsenal bioterrorismo podrían sumarse nuevos agentes obtenidos mediante las modernas herramientas de la biotecnología, como la ingeniería genética