aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Nuevas reglas para clientes de Sofomes

Romina Román y Óscar González| El Universal
Miércoles 14 de marzo de 2012
Nuevas reglas para clientes de Sofomes

REGISTRO. De acuerdo con cifras de Condusef y de la Asofom, en México hay más de 3 mil Sofomes de las cuales 25 tienen vínculos con una entidad bancaria. (Foto: ARCHIVO I EL UNIVERSAL )

Estos intermediarios deberán cumplir con las reglas para prevenir “lavado” de dinero

[email protected]

Víctor Hernández, dueño de una pequeña empresa que fabrica cajas, acudió a solicitar un crédito a una Sofom, sin embargo, ésta le pidió datos que antes no le habían solicitado. El argumento de los empleados fue que tenían que sujetarse a nuevas normas para prevenir operaciones de lavado de dinero.

Viviana Garza, vicepresidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), mencionó que estos intermediarios deben cumplir con políticas para “conocer a los clientes”, por lo que tienen la obligación de recabar datos y documentos de las personas que les solicitan un préstamo. A pesar de que las Sofomes sólo pueden prestar y la ley les impide captar d epósitos del público, sí es factible que se lave dinero.

Por ejemplo, se pide un financiamiento importante y éste se pregaga a los pocos meses o semanas y eso podría implicar una operación de blanqueo de recursos.

Mencionó que, en base a las disposiciones vigentes, las Sofomes deben conocer el origen y destino de los recursos, establecer perfiles transaccionales, es decir, monitorear las operaciones que efectúen los clientes y notificarlo a las autoridades en caso de detectar algún riesgo.

Préstamos de todo tipo

La figura de las Sofomes se creó hace poco más de 6 años y su objetivo era ampliar la oferta de préstamos en todos los segmentos del mercado.

En el caso de los microcréditos, los financiamientos van de mil a 5 mil pesos y hasta los 500 millones de pesos. También llegan al sector rural.

Carlos Rahmane, presidente de la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Asofom), dijo que hay una presencia relevante de estos intermediarios en los préstamos a las pequeñas y medianas empresas. Reconoció que hay un espacio que cubrir en los créditos a negocios de menor tamaño.

Otro segmento que buscan cubrir las Sofomes son los financiamientos de nómina al sector gobierno y a empresas privadas; “este nicho está prácticamente controlado por las Sofomes”, aseguró.

Para José María Arámburu, director general de productos y servicios financieros de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, (Condusef), éste es un sector novedoso y en desarrollo, al que le falta madurar para que tenga una personalidad propia.

Sin embargo, dijo, muchas de las personas que quieren crear una Sofom no tienen la capacidad técnica o piensan que es tener un pequeño banco, pero “otorgar crédito es una verdadera profesión”.

Carlos Rahmane afirmó que constituir una entidad de este tipo era fácil. “Sólo se requería ir al notario, tener 50 mil pesos y cubrir los requisitos de Condusef”.

No obstante, ahora con las disposiciones para prevenir operaciones con recursos de procedencia ilícita, las operaciones son más reguladas, ya que hay que registrarse ante la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). José María Arámburu detalló que hay que distinguir a las Sofomes reguladas y las no reguladas. Las primeras tienen vínculos patrimoniales con un banco, por tanto, reciben supervisión de las autoridades financieras. Las segundas deben cumplir con las reglas antilavado y registrarse ante la CNBV.

En vías de maduración

De acuerdo con cifras de Condusef y de la Asofom, en México hay más de 3 mil Sofomes; de éstas 25 tienen vínculos con una entidad bancaria.

Rahmane aclaró que “en los últimos cinco años se dio un acelerado crecimiento”, sobre todo porque muchas Sociedades Financieras de Objeto Limitado (Sofoles) decidieron convertirse en de Objeto Múltiple.

La Condusef alertó que hay empresas que ponen a disposición de la población préstamos que se otorgan con rapidez y a bajo costo.

Incluso, ofrecen no consultar al Buró de Crédito. No obstante, en sus anuncios muchos de estos negocios “no se identifican con claridad” o sólo aparece su número telefónico.

“Muchas veces cuando la gente acude algunos de esos oferentes informales, éstos solicitan que el interesado pague una cantidad para iniciar la investigación” o como “anticipo”, bajo la promesa de que después le darán el préstamo, lo cual muchas veces no ocurre. También hay entidades financieras que utilizan indebidamente contratos de crédito sin el número de registro ante Condusef o aplican dos o más comisiones por un mismo concepto, lo que contraviene las disposiciones legales actuales y dificulta pagar el financiamiento.

Ante este riesgo, la dependencia recomendó analizar con quién hay que acudir a solicitar un crédito.

Es importante, afirmó el empresario, comprobar que el contrato contenga el número de registro ante esta dependencia, y verifica que sea una entidad financiera bien constituida. Recalcó que es importante estar atento y verificar que los negocios con los que contratará un financiamiento sean serios.



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0