aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Alemania, EU, Europa: una crisis compartida que se agrava

Gregorio Vidal*| El Universal
Miércoles 30 de noviembre de 2011
Alemania, EU, Europa: una crisis compartida que se agrava

. (Foto: )


[email protected]

Las notas sobre la evolución de los precios de los bonos gubernamentales emitidos en la Unión Europea continúan ocupando gran parte e la prensa económica y financiera.

La semana pasada el gobierno alemán no pudo colocar (o vender) totalmente una emisión que asciende a 6 mil millones de euros de un bono a 10 años.

Fue necesario que el Bundesbank (el banco central alemán) comprara el 39% de la emisión.

Una situación semejante no ocurre desde julio de 1999, en el mismo año en que se ejecutaron los primeros pasos para crear y poner en circulación el euro. Uno de los resultados de la fallida colocación fue un incremento en el rendimiento que ofrece el bono.

De septiembre en adelante del año en curso el rendimiento de este título de deuda ha estado variando significativamente y en semanas recientes ha aumentado.

Como también se incrementó el interés del bono a 10 años emitido por Francia, conocido como OAT (por sus siglas en francés).

El rendimiento de las obligaciones del Estado francés a 10 años ha aumentado desde 2.4% en septiembre del año en curso a 3.6% la semana pasada.

Las dos mayores economías de la zona del euro manifiestan dificultades para manejar su deuda pública. La deuda pública de Alemania es considerada como la más segura en la Unión Europea y utilizada para establecer la prima de riesgo del resto de las economías.

No es común observar que la deuda alemana esta pagando algo más que la del Reino Unido. Tampoco ha sido frecuente la recomendación de alejarse de las compras de títulos de deuda y documentos denominados en euros, como la que se adjudica a Goldman Sachs.

Es en este contexto que se conoce la disminución en la calificación crediticia de Bélgica realizada el 25 de noviembre por agencia de calificación Standard & Poor’s. La calificadora ubica en una tendencia negativa a Bélgica, tanto por el monto de la deuda pública, como por ser factible que use de nuevo recursos del erario para apoyar a su sector financiero. La agencia calificadora Fitch rebajó la calificación de ocho bancos italianos de mediano tamaño y señaló que es posible que Italia se encuentre en recesión. En Grecia se han registrado varios trimestres en que el PIB no crece, aún cuando en las estadísticas proporcionadas por la Comisión Europea no se reportan datos del país en los dos trimestres más recientes.

La debilidad en el crecimiento de la economía no se reduce a unos cuantos países. Como se observa en el cuadro sobre el comportamiento del PIB el conjunto de la Unión Europea avanza hacia el estancamiento económico. España no registra crecimiento, en Portugal hay reducción del PIB y la tendencia en Alemania y Francia es firme hacia el estancamiento. Es una situación mucho más grave que en 2007.

El estancamiento se da por ejemplo con altas tasas de desempleo. Para toda la Unión Europea el desempleo es cercano al 10% y entre la población de 15 a 24 años es superior al 21%.

En Estados Unidos, la economía también avanza muy lentamente. El reporte de la Comisión Europea es que la mayor economía del mundo registra en 2011 crecimientos del PIB trimestral entre 0.1 y 0.5%.

El indicador de la actividad manufacturera elaborado por el Banco de la Reserva Federal de Chicago da cuenta de un incremento sumamente débil.

Con base 100 en el año 2007, el CFMMI (por sus siglas en inglés) prácticamente no registra aumentos a lo largo del año 2011.

Como se observa en la gráfica el incremento en los meses recientes es casi inexistente en los diferentes sectores que componen el índice, lo mismo en la industria automotriz, que en maquinaria, incluida la eléctrica.

Como en Europa, el escenario en la economía estadounidense comprende altas tasas de desempleo y la ejecución de una política económica que se compromete con avanzar hacia el equilibrio fiscal. La ejecución de políticas de ajuste fiscal no apoya el crecimiento de la economía.

Tampoco permite que los gobiernos incrementen su capacidad de recaudación. El gasto público se mantiene, pero no contribuye a la ampliación de la capacidad productiva.

Lo más segur es que los recursos para pagar los intereses de deudas pesarán más en el conjunto de la economía, sin que ello implique que se resuelve la creciente crisis bancaria.

*Profesor Titular del Departamento de Economía de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0