aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Comuneros, en contra de la obra en la región

Luis Carriles| El Universal
Jueves 17 de noviembre de 2011

[email protected]

El rechazo a la construcción de la central hidroeléctrica La Parota se concentra en los comuneros y su mayor logro es mantener congelados tanto al proyecto por los últimos ocho años como al menos a los tres últimos gobernadores de Guerrero.

Agrupados en el Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a La Parota (CEPCOP) y dirigidos por Marco Antonio Suástegui, son un grupo que lo mismo acude a la ONU que a tribunales agrarios.

El CEPCOP se inconformó contra cuatro de las 19 asambleas que se llevaron a cabo en las que los núcleos agrarios involucrados otorgan su anuencia a la CFE para iniciar el proceso expropiatorio y el cambio del uso de suelo.

Este grupo demanda la nulidad de las asambleas efectuadas en los núcleos agrarios Bienes Comunales de Cacahuatepec, Ejido Dos Arroyos, Ejido Los Huales y Ejido La Palma.

También lograron que la ONU enviara al gobierno de México, en octubre de 2007, un documento llamado “Reflexiones sobre algunas implicaciones en materia de derechos humanos de la hidroeléctrica La Parota”.

En el texto, los relatores especiales enviados concluyen que la Comisión Federal de Electricidad además de “subestimar” las complejidades y la problemática que trae consigo una transformación en la vida económica y social de las comunidades implicadas en el proyecto; también trata de “imponer” a los pueblos sus propios conceptos y estrategias de desarrollo en la región.

Gobierno rezhaza acusaciones

La respuesta enviada del gobierno mexicano rechaza tales conclusiones y responsabiliza a los comuneros opositores al proyecto de La Parota de haber cerrado las puertas para el diálogo, y que además han bloqueado el paso al personal de la paraestatal.

Uno de los datos importantes presentados por la CFE es que las tierras de los comuneros son improductivas para actividades agrícolas y su actual uso “ha producido una degradación y pérdida de recursos naturales”.

Lo que es un hecho es que cuando la Comisión Federal de Electricidad reinició sus procesos administrativos y legales para poner en marcha el proyecto hidroeléctrico de La Parota, el gobernador era René Juárez Cisneros quien nada pudo hacer al respecto. Lo mismo ocurrió con su sucesor Zeferino Torreblanca Galindo con quien se emprendieron diversas acciones legales que buscaban darle a la CFE acceso a la obra por medio de asambleas con los comuneros y en la actual administración de Ángel Aguirre se busca un mayor contacto con los comuneros.

Su posición es que el proyecto se lleve a cabo aunque es muy probable que sea replanteado; pero la principal razón de su aprobación es que además de asegurar el abasto de energía para el Estado, con la presa se puede garantizar el agua potable para Acapulco.



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0