aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Arrecia la batalla por colocación de créditos

Romina Román Pineda| El Universal
Martes 23 de noviembre de 2010
Banxico opina que el sector superó lo peor; analistas prevén repunte

[email protected]

La alta rentabilidad que generan los créditos al consumo despertaron el interés de entidades, que, además de los bancos, buscan obtener una porción más grande del pastel.

Bancos, Sociedades Financieras de Objeto Múltiple y Limitado (Sofomes y Sofoles), así como cadenas de tiendas de autoservicio y departamentales aumentaron su oferta de tarjetas y préstamos para la compra de bienes duraderos y autos.

El crédito al consumo se compone de tarjetas de crédito, préstamos de nómina, personales y automotriz.

Y si bien la mayoría de estos financiamientos se concentran en los bancos, quienes apenas reiniciaron la colocación de créditos, otros intermediarios como Sofomes y Sofoles buscan colarse en este negocio.

El Banco de México detalló que entre los meses de agosto y septiembre, la cartera vigente de la banca en el segmento de consumo creció 3 mil millones de pesos, al pasar de 378 mil millones a 381 mil millones de pesos.

De este monto, 197 mil millones corresponden a tarjeta de crédito y 55 mil millones a préstamos para la compra de bienes de consumo duradero.

El resto, 128 mil millones de pesos corresponde a préstamos de nómina y personales, principalmente.

Analistas financieros recalcaron que en los próximos meses se verá un mayor crecimiento de este indicador.

En un reporte sobre el sistema financiero, el instituto central destacó que el segmento de consumo es el más rentable para los bancos.

Ya pasó lo peor

El Banco de México reconoció que ya pasó lo peor para el crédito al consumo.

Recordó que entre 2008 y 2009, este financiamiento perdió importancia relativa en los préstamos totales al sector privado.

Durante la crisis internacional, el mayor impacto se observó en tarjeta de crédito, con una caída real de 24.5%, mientras que el crédito para la adquisición de bienes de consumo duradero tuvo una contracción de 17.9% en términos reales, destacó el organismo.

Sin embargo, la mejoría ya se empezó a notar en el país. La Asociación de Bancos de México (ABM) puntualizó que entre agosto y septiembre, la cartera de préstamos al consumo creció 5 mil millones de pesos.

A su vez, la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (Amfe), recalcó que hay por lo menos 10 Sofomes que ampliaron su oferta de préstamos personales.

Luis Niño de Rivera, vicepresidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), comentó que a partir del tercer trimestre del año se empezó a revertir la tendencia a la baja de esta cartera.

“La cantidad de préstamos al consumo que se perdieron durante la segunda mitad del 2008 y 2009, apenas se empezarán a recuperar”, estimó.

No obstante, Niño de Rivera advirtió que si bien es relevante mantener el ritmo de crecimiento, “no debemos acelerarlo en exceso”.

El también vicepresidente de Banco Azteca, aseguró que en la reactivación de los financiamientos al consumo se deben mantener los niveles de endeudamiento que los clientes puedan cumplir. El directivo insistió que la prudencia en el manejo de adeudos llevó a la banca una menor demanda.

Lo que se espera

Ignacio Deschamps, presidente de la ABM, comentó que una de las mejores noticias para la banca es la favorable evolución del crédito al consumo.

Después de varios meses de crecimientos negativos, manifestó, se logró dar la vuelta y a septiembre la tasa de crecimiento interanual fue de “cero”; es decir, el saldo ya no cae.

El también presidente y director del grupo BBVA Bancomer, manifestó que hay una mayor confianza en la economía “que se refleja en un aumento en la adquisición de bienes de consumo duradero a través de crédito”.

Lo anterior, afirmó el directivo, significa que el consumidor tiene una mayor confianza y utiliza líneas de crédito disponibles.

Luis Niño de Rivera insistió que en este momento, hay mejores perspectivas para volver a reanudar la colocación de crédito, debido a que en el país se observa mayor seguridad en el empleo y en los ingresos.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) alertó que en la reactivación del crédito al consumo es primordial que los usuarios tengan prudencia y evitar repetir prácticas del pasado.

En la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas, recalcaron que hay Sofoles y Sofomes cuyo nicho de mercado son los créditos al consumo, sin embargo, hay cautela en la colocación de los préstamos.

Sofomes, en la pelea

Además de la tarjeta de crédito, uno de los créditos que buscan detonar los bancos son los préstamos personales y de nómina, que son los más seguros de recuperar.

Por lo general, este tipo de créditos ofrecen entre 2 mil a 500 mil pesos; los recursos varían dependiendo del ingreso. Pero a pesar de que la mayoría de estos financiamientos los concentra la banca comercial, hay Sofomes que están en la pelea.

Credipresto ofrece al cliente ir a su domicilio a tramitar el financiamiento. En esta Sociedad Financiera el rango es de 2 mil a 25 mil pesos.

Otra de las alternativas es de Crédito Familiar, en donde se financía desde 3 mil hasta 70 mil pesos, con plazo de hasta 36 meses.

Crédito, pero con mesura

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros recalcó que el crédito al consumo se debe reactivar con “mesura” y de acuerdo a cada cliente.

Aclaró que los financiamientos y en especial las tarjetas, no aumentan el poder adquisitivo de las personas, por el contrario, implican diversas comisiones, así como el pago de intereses.

La ABM insistió que la mayor oferta se debe a una mejoría en las condiciones macrieconómicas y una reducción en la morosidad.

En el último reporte de agregados monetarios, el Banco de México detalló que los adeudos vencidos en el crédito al consumo ascendieron a 18 mil 854 millones de pesos, cifra que registra una constante reducción.

De este total, la tarjeta de crédito contribuyó con 12 mil 393 millones de pesos de adeudos vencidos y los créditos para bienes de consumo duradero con mil 602 millones de pesos.

El Banco de México recordó que la cartera vencida en consumo y en especial en tarjetas de crédito inició en 2006 y se atribuyó, en buena medida a la incorporación de acreditados sin historial crediticio y al otorgamiento de varias tarjetas por diferentes bancos a un mismo acreditado.

Y entre 2008 y el primer semestre de 2009, el avance en la morosidad se debió a la pérdida de empleos derivada de la contracción de la economía.

El instituto central recordó que hace dos años, el crédito a los hogares mostró una contracción en términos reales. Por un lado, las condiciones de acceso se hicieron más estrictas; y por otro, la demanda de crédito se impactó por la reducción de la masa salarial y el deterioro de la confianza del consumidor.

El instituto central recalcó que el reto en México es en ir contra fórmulas para aumentar el financiamiento al sector privado y los proyectos de inversión de largo plazo a niveles similares a los que se observan en países con un desarrollo comparable al del país.

A su vez, Guillermo Babatz, presidente de la CNBV, mencionó que hay una evidente mejoría en la colocación de crédito al consumo.

Nuevas reglas del juego

Hace unos meses, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores emitió nuevas disposiciones para evitar un crecimiento en la cartera vencida de los créditos al consumo no revolventes y tarjeta de crédito. En el caso de consumo se obligará a las entidades a crear más reservas para la cartera.

Para crear las provisiones, las instituciones de crédito tendrán que considerar la probabilidad de incumplimiento, la severidad de la pérdida y la exposición al incumplimiento.

Se estima que los bancos deberán aumentar sus reservas para este segmento en 10.9%.

Con lo anterior, se busca que los riesgos estén acordes a las necesidades y demandas actuales, si se considera el crecimiento de la oferta de productos, así como el deterioro de la cartera vencida de crédito.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) insistió en que se pretende que las reservas que constituyan las instituciones bancarias sean proporcionales al nivel de riesgo de las operaciones de crédito, debido a que la metodología vigente no se basa en un esquema de pérdida esperada.

 

 

 



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0