aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La reinversión, el principal filón de la empresa del osito

Ramiro Alonso| El Universal
Lunes 11 de enero de 2010
"La política de la empresa ha sido la de una importante reinversión, darle la oportunidad de crecer a sus colaboradores y la de conseguir nuevos clientes y nuevos mercados. Esto, que se ha hecho por muchos años de una manera consistente, nos ha permitido estar en esta posición que tenemos”, comenta Daniel Servitje Montull, director de Grupo Bimbo, en entrevista para EL UNIVERSAL.

[email protected]

“La política de la empresa ha sido la de una importante reinversión, darle la oportunidad de crecer a sus colaboradores y la de conseguir nuevos clientes y nuevos mercados. Esto, que se ha hecho por muchos años de una manera consistente, nos ha permitido estar en esta posición que tenemos”, comenta Daniel Servitje Montull, director de Grupo Bimbo, en entrevista para EL UNIVERSAL.

En 2008, Grupo Bimbo obtuvo el reconocimiento de “El mejor proveedor del año”, otorgado por Walmart de México, debido a que diariamente entrega pan fresco a cada una de las mil 410 unidades comerciales de la cadena minorista.

En opinión de analistas de Banamex Accival, 2009 fue un año muy complicado para la empresa, con meses en que el volumen cayó a doble dígito en algunos productos (las ventas en supermercados han superado a las de tiendas de abarrotes).

La disminución en el volumen se ha desacelerado recientemente e incluso hay algunos signos de una incipiente recuperación secuencial. La administración prevé una moderada recuperación en 2010. No han establecido formalmente el impacto de los cambios en el régimen de consolidación fiscal, según los analistas.

De ahí deriva la preocupación de Daniel Servitje por la alta dependencia del país a viejos paradigmas que han detenido el crecimiento del país.

En opinión del empresario la falta de reformas estructurales, los viejos vicios y la alta dependencia del petróleo ocasionaron la falta de crecimiento económico, a diferencia de otros países de América Latina.

 

 

¿Cuál es el balance de lo que fue 2008 para Grupo Bimbo, tomando en cuenta la parte de la crisis económica, la cautela de los consumidores y la operación de la empresa en relación con el tema fiscal?

En nuestro caso, este año ha sido muy diferente a los otros porque llevamos a cabo la adquisición más importante en la historia de la empresa, que fue la compra de una empresa panadera en Estados Unidos, y logramos conformar la empresa líder de panificación en ese país.

Nosotros operamos en 18 naciones y por ello mismo tenemos una diversificación geográfica; esto nos ayudó a tener un buen año como compañía. Relativamente las ventas y utilidades crecieron, evidentemente motivadas por la adquisición que se hizo, pero el volumen de los productos de la compañía se mantuvo también en niveles adecuados a nivel general. Particularmente en México sí tuvimos una disminución del volumen afectada por la dinámica del país, y también por los precios y los volúmenes que tuvimos en las categorías principales.

 

¿Coincides con los argumentos que aseguran que existe una recuperación en la economía mexicana?

Nosotros, en la parte final del tercer trimestre de 2009, empezamos a ver una economía en México que empezaba a normalizarse, y en el mercado de consumo que es donde nosotros operamos.

 

¿La recuperación la perciben sostenida?

No tengo la bola de cristal, pero creemos que el consumidor, el mercado, se está empezando a animar con respecto a la situación de los primeros meses de 2009.

 

¿Cuáles fueron las principales innovaciones que hizo la compañía para seguir cautivando a los consumidores?

Evidentemente un entendimiento profundo de los consumidores, una cercanía con nuestros clientes que motivaron nuestras propuestas de valor para el mercado. Lanzamos también una campaña que se llama “Bimbo Contigo” en la línea de nuestros panes y una oferta continua de promociones orientadas a darle más al consumidor, viniendo de una situación difícil con aumentos en las materias primas en años anteriores y por el tipo de cambio; estamos entrando a una estabilidad que nos permite hacer estas ofertas de valor.

 

¿Cómo percibieron al consumidor durante 2008?

Varía país por país. Hay países donde los consumidores dejaron de comer fuera de casa o disminuyeron el número de comidas fuera de casa, comieron más en casa y esto a la industria de productos le da un impulso importante. En otros mercados sí vimos que el consumidor cambió a otro tipo de alimentos; en algunos casos nos benefició, en otros nos afectó, pero bueno, sentimos que en general, en todo el mundo, se está viendo una dinámica comercial positiva, no solamente lo vemos aquí, lo vemos también en Sudamérica y lo vamos a ver en EU.

 

¿Y ahora cómo ven venir los temas del aumento en el IVA y del ISR?

Evidentemente hubo un impacto en los bolsillos de las empresas y de los individuos, es claro que el recurso del petróleo ha financiado una alta proporción del gasto público, ya no es lo que era y ni va a hacerlo en el futuro, eso requiere de considerar los ingresos del Estado. Se requiere también eficientar ese gasto y revisar todo lo que hoy se puede erogar de la mejor forma. Tiene impacto para la sociedad y aspiramos y esperamos que este impacto se traduzca en un gasto más eficiente.

 

¿No piensan reducir su producción?

Como empresa siempre apostamos a largo plazo, lo hemos hecho durante 64 años y a ganarnos la confianza de nuestros clientes, y tenemos que seguir buscando las oportunidades y haciendo el mejor de los papeles para cada uno de los mercados.

 

En la pasada cumbre de negocios que se celebró en Monterrey, mencionó un tema referente a los viejos paradigmas que padece el país. ¿Cuáles son los viejos paradigmas que detienen el crecimiento?

México no está creciendo a lo que la economía debería y es un problema de todos los mexicanos; no data de hoy o de hace tres, es un problema de los últimos 20 años; después de los que hubo en los 70 y 80, con mucha razón la orientación del país fue lograr la estabilidad macroeconómica y se da de forma positiva. En el tiempo lo que necesitamos hacer no se ha dado de la manera en que ha ocurrido en otros países de Latinoamérica, muy centrado en las reformas estructurales, y en reforzar el Estado de derecho, la calidad, eficacia y eficiencia de las instituciones públicas del gasto, las transparencias que se dan en las órdenes de gobierno que han crecido en su presupuesto en estados o en municipios.

Creo que todas éstas son oportunidades que tenemos y que, como sociedad, con ganas de acuerdos en replantear esos paradigmas, pues vamos a poder darle más oxígeno a la economía y sacar a México del nivel decrecido. Se ha hablado mucho en foros, periódicos y revistas de estos temas y creo que es un buen momento. Cada sexenio los encontramos, de hacer un esfuerzo de todos los agentes, de todos los grupos que quieren un México mejor, que veamos las cosas que han funcionado de otros países y no centrarnos sólo en nuestra historia y limitaciones.

Hace meses mencionaba en un auditorio que había una ampliación de la base pobre en México, a la par de un estrechamiento de la clase media, y había que reorientar la oferta hacia esos nuevos segmentos, ¿será ésa la guía del consumo poscrisis?

El mercado se ha modificado por la crisis mundial; creo que el regresar a los niveles que la economía mundial tenía (antes de la crisis) no va a ocurrir. Creo que las empresas debemos reorientarnos a desarrollar ofertas pertinentes para el nuevo consumidor, y si lo hacemos bien, vamos a tener éxito; ésa es la invitación y planteamiento.

 

¿Cuáles son las características de ese nuevo consumidor poscrisis?

Es un consumidor más informado, más orientado a tomar decisiones racionales y con cuidado a su presupuesto, lo que implica hacerle ofertas pertinentes.

 

En uno de los momentos más álgidos de la crisis, Grupo Bimbo se anima a completar la transacción por Weston Foods, que ahora forma parte de BBUSA. ¿Sobre qué idea se finca la compañía para pensar que no va a tener un problema más adelante en términos financieros?

Nuestro caso de negocio lo estudiamos muy bien internamente. Lo aprobó nuestro Consejo de Administración, y este mismo caso lo compartimos con los bancos, con los agentes financieros; ellos nos prestaron dinero, tuvieron confianza en nuestra tradición, en nuestra experiencia, en la historia de la compañía y se la jugaron con nosotros. Ha sido un proyecto muy exitoso en un momento muy crítico. El hecho de que se haya autorizado por los mismos bancos que tenían, varios de ellos, dificultades muy importantes, es un reflejo de la confianza que le tienen a la empresa y también una señal positiva para el país, así lo consideramos en ese momento.

 

¿Cómo va la integración de la nueva firma que adquirieron en Estados Unidos?

Muy bien, es una integración en la que llevamos alrededor de 10 meses y que ha venido reportando, en información que damos a la Bolsa Mexicana de Valores, resultados muy positivos. Estamos confiados en que va a redundar en beneficios para la empresa, para los propios clientes y los consumidores estadounidenses.

 

¿Cuáles fueron los principales retos que enfrentó Bimbo ante la compra que hicieron en Estados Unidos?

Bueno, las tres prioridades en que nos enfocamos son: uno, mantener las operaciones funcionando bien a sus clientes y a sus consumidores, logrando los objetivos que se tenían para cada una de las operaciones tanto la nueva como la que ya se tenía en Estados Unidos, ese fue el primero, no por animarnos a la integración íbamos a descuidarnos y tener algún problema.

La segunda fue lograr una efectiva integración entre la dos operaciones, es decir, de dos compañías hacer una. Y la tercera es identificar las mejores prácticas tanto de la operación que adquirimos como de la que tenemos en el resto de los países y generar una integración exitosa, como le llamamos, entre el norte y el sur. Y hacer que esta empresa nueva pues realmente capitalizara las mejores ideas que se tenían y estamos identificando lo que nos puede ser útil en latitudes como México, Centro y Sudamérica, y a la vez lograr que todos los procesos se homologuen.

 

¿Cómo va la administración de su deuda con la adquisición?

Hemos tenido la posibilidad de sindicar el crédito que tomamos, luego lo refinanciamos, se ampliaron los plazos y ha habido modificaciones. Hemos logrado ya hacer algunos pagos por adelantado.

 

¿En cuántos años terminarán de pagar?

Los créditos están a distintos plazos y bueno, se ha cumplido satisfactoriamente el programa de liquidación de crédito

 

Con ese compromiso, ¿crecerán?

Hemos enfocado mucho las baterías a tener la capacidad de cumplir nuestros compromisos financieros. Nos interesa mantener la confianza de los agentes que nos han prestado, pero habiendo dicho lo anterior, seguimos invirtiendo en ampliaciones o instalando nuevas líneas, creciendo la distribución en todos nuestros mercados. No se ha afectado las oportunidades en cada mercado por esa operación, y si hay alguna oportunidad, desde el punto de vista adquisición, la estudiaremos.

No está cancelado todo, la compañía aún tiene la capacidad para seguir invirtiendo.

 

¿Cuáles han sido los ejes que han impulsado el crecimiento de Bimbo tanto en México como en otras partes del mundo?

Bueno, la compañía siempre ha tenido esta filosofía de crecer, crear, y de reinvertir en la firma. Y lo hicimos desde que la compañía nació como una pequeña panadería y lo hacemos ahora después de 64 años. La política de la empresa ha sido la de una importante reinversión, darle la oportunidad de crecer a sus colaboradores, y la de conseguir nuevos clientes y nuevos mercados. Esto que se ha hecho por años, nos ha permitido estar en esta posición que tenemos.

 

¿Cuál es el porcentaje de su utilidad que destinan ustedes para reinversiones?

Varía año por año, pero es una alta proporción. Pero Bimbo siempre ha sido una empresa que proporcionalmente o comparativamente a otras firmas reinvierte una mayor parte de sus utilidades del negocio.

 

¿Este año cuánto invertirán en el país?

Tuvimos inversiones en varios frentes; no recuerdo el monto, normalmente no generamos datos por países. Lo que sí te puedo decir es que hoy México representa menos de la mitad de las ventas del grupo.

Hoy las ventas internacionales representan más de la mitad de las ventas del grupo; es algo que con la presencia internacional está teniendo la firma.

 

¿Desde cuándo se dio el cambio en la composición de las ventas?

Se dio con la adquisición que hicimos al principio del año.

 

¿Y en los años por venir, se consolidará el ingreso de operaciones internacionales?

Vamos a seguir creciendo porque evidentemente el mercado mundial es más grande que el mercado mexicano, apenas operamos en 18 países, o sea que hay mucha oportunidad por crecer en cada uno de esos países y también en otros países más.

 

¿Cuáles son los nuevos mercados en los que ustedes estarían interesados?

Por lo pronto, estamos muy atentos a las operaciones del mercado estadounidense e incipientemente estamos participando en la República Popular de China.

 

¿Cómo van su operación en China?

Hemos tenido una buena acogida, ha sido una experiencia muy positiva, culturalmente para nosotros era todo un reto ir a un nuevo continente con una nueva cultura y una economía grande y dinámica. Y ha sido una experiencia muy positiva, venimos creciendo a ritmo acumulado, y hemos, sobre todo, logrado compartir la filosofía de la compañía también a nuestros colaboradores chinos y a tener mucha relación con ellos. Hoy hay más mil colaboradores chinos trabajando para el grupo.

 

¿Entonces, cuál es el mercado más importante para la compañía?

Yo diría que hoy los mercados estadounidense y el mexicano son muy similares.

 

¿Pero México tiene un mayor peso?

Como país es aún el número uno para nosotros, seguido de Estados Unidos.

 



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0