aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Un mexicano que aprovecha oportunidades

Angelina Mejía| El Universal
Martes 17 de noviembre de 2009
Un mexicano que aprovecha oportunidades

. (Foto: LUIS OLIVARES EL UNIVERSAL )

Moisés Saba reconoce que para acelerar la construcción de un centro comercial tuvo que pagar un sobreprecio o “acogida” a LyFC

[email protected]

Entre los principales retos en la actividad empresarial de Moisés Saba Masri está el desarrollo de un centro comercial en estaciones del Tren Suburbano, el que se ha convertido en uno de los más difíciles, ya que tardó dos años en obtener el suministro eléctrico de la extinta Luz y Fuerza del Centro (LyFC), a la que tuvo que pagar 2 millones de dólares para lograr la instalación, además del cobro por servicio que había que cubrir.

A este pago se le conoce como la “acometida”, y era el precio que estableció LyFC, “si es que se quería tener la conexión eléctrica pronto, por lo que tuvimos que pagar”, pues los locatarios no estaban dispuestos a incurrir en el elevado gasto de una planta propia.

Esto generó el retraso del desarrollo comercial en las seis estaciones del tren, pero Saba estima que para marzo de 2010 estarán en operación la mayoría de los comercios, que van desde tiendas de dulces hasta restaurantes y supermercados.

Procedente de una estirpe de hombres de negocios, Moisés Saba Masri es el capitán de empresas inmobiliarias como Grupo Celha o Grupo IUZA; también de firmas como Grupo Alsavisión y de Industrias Textiles Ayotla; es accionista de TV Azteca y dueño de dos hoteles en Acapulco. La larga trayectoria en el sector inmobiliario, que es su principal negocio y el de su padre Alberto Saba Raffoul, lo llevaron a desarrollar centros comerciales dentro de las estaciones de transporte público con gran afluencia, como el Tren Suburbano y el paradero de Zaragoza.

Otra de las grandes obras que arrancará en 2010 será un edificio mixto de 52 pisos en la ciudad de México, justo donde estaba el cine Latino.

También construirá una fábrica en medio de la selva Lacandona, en la que se producirá aceite comestible. Se trata de una coinversión con el gobierno de Chiapas por 22 millones de dólares, y pretende replicarlo en otros estados como Campeche y Veracruz.

Moisés Saba reflexiona sobre los intentos fallidos de comprar dos empresas estratégicas para el país: Aeroméxico y Satmex, las cuales pasan por una difícil situación financiera, y asegura que bajo su gestión hoy otro sería el escenario de esas compañías.

 



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0