aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Ineficiencia frenó más de 187 mil empleos en LyFC

El Universal
Viernes 30 de octubre de 2009

La secretaria de Energía, Georgina Kessel, informó que debido a las solicitudes no atendidas por la extinta Luz y Fuerza del Centro (LyFC) durante 2008 se inhibió la creación de 187 mil 650 empleos.

En conferencia de prensa, la titular de la Secretaría de Energía (Sener) informó que el impacto en la actividad económica de la energía no suministrada ascendió a 8 mil 200 millones de dólares al año, cifra cercana a un punto porcentual del PIB.

La funcionaria federal estuvo acompañada del coordinador comercial de la Comisión Federal de Electricidad, Enrique Vargas Nieto, quien destacó que desde que se decretó la extinción de LyFC se han atendido 9 mil reportes y quejas.

Durante la presentación de los impactos que causó el incumplimiento de LyFC, Kessel comentó que la extinta compañía dejaba de cumplir con los plazos establecidos en la normatividad y en una gran cantidad de casos la primera respuesta a las solicitudes de servicios era negativa.

Ello pese a que la Ley de Servicio Público de Energía Eléctrica prevé en su artículo 25 la obligación de suministrarla a todo el que lo solicite, salvo que exista impedimento técnico o razones económicas para hacerlo.

Las solicitudes no atendidas en el año de referencia representaban negar los servicio en una ciudad como Tijuana, lo que inhibió el crecimiento económico en la zona centro del país.

Las solicitudes no atendidas representaron una carga de 900 megawatts aproximadamente, lo que equivale al 2.5% de la demanda máxima del país. Para estimar el impacto de las negativas en la actividad económica durante el año de referencia se utilizaron supuestos conservadores para la energía no suministrada y el factor de carga.

Con ello, resultó que lo que le costó a la zona centro en materia económica el no generar la electricidad requerida sumó 8 mil 200 millones de dólares.

Los principales sectores afectados fueron los desarrolladores de vivienda de interés social a gran escala; constructores de centros comerciales y tiendas de autoservicio y otros sectores como industria, vivienda y residencial, entre otros.

En el segmento de desarrolladores de casas de interés a gran escala, el segmento de mayor impacto, la carga no atendida ascendió a 164.3 megawatts. La negativa retrasó la inversión en el sector. Tal situación sumada a la necesidad de nueva infraestructura impactó en el precio final de la vivienda hasta 4% al alza. Para estimar el impacto en el empleo por solicitudes no atendidas se consideró la carga promedio de 2 kilowatts y dos empleos por casa. (Notimex)



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0