aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Kindle, biblioteca electrónica portátil

Por Paul Taylor| El Universal
Viernes 23 de noviembre de 2007
El nuevo producto de Amazon es atractivo, pero el Sony Reader es un rival fuerte

La historia digital está llena de intentos fallidos por producir un “libro electrónico” viable que tenga siquiera la mitad del atractivo que un libro de pasta mal hecho.

Hasta esta semana, el más exitoso era el Sony Reader PSR-505, un dispositivo elegante y bellamente diseñado que en la actualidad se puede comprar por 279 dólares en Estados Unidos, donde salió a la venta hace poco más de un año.

Sin embargo, ahora el Sony Reader tiene un rival. Amazon, pionero en la venta de libros en línea, acaba de presentar su largamente esperado lector de libros electrónicos: Kindle. Este nuevo dispositivo puede almacenar hasta 200 libros y se conecta de forma automática con la red de telefonía móvil 3G de Sprint Nextel en Estados Unidos para descargar libros, revistas, periódicos y blogs de la tienda Amazon en forma inalámbrica.

El Kindle de Amazon tiene un costo de 399 dólares y por lo general la tienda cobra 9.99 dólares por descargar cada uno de los 90 mil títulos electrónicos que ofrece hasta ahora. El precio incluye acceso a la comunicación de datos por medio de la red Sprint Nextel, gracias a lo cual, por ejemplo, no hay cargos adicionales si utiliza el Kindle para navegar en la red. Al igual que Sony, Amazon todavía no ha anunciado si ofrecerá una versión de su lector de libros electrónicos fuera de Estados Unidos.

Ambos dispositivos utilizan la tecnología de “tinta digital” para crear una pantalla fácil de leer. ¿Pero realmente pueden competir con los libros tradicionales?

Decidí comparar ambos dispositivos entre sí y con una vieja copia de El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad. Descargué una copia gratis del libro en PDF al Sony Reader utilizando mi laptop y un cable USB, y pagué 3.20 dólares para descargar inalámbricamente una copia en el Kindle, lo que me llevó menos de dos minutos de principio a fin.

En términos de diseño físico, el Sony Reader y el Kindle son casi del mismo tamaño que un libro de pasta blanda delgado. Sin embargo, el Kindle es un poco más grande debido en parte a su teclado Qwerty, que se opera con ambos pulgares debajo de la pantalla y que facilita y agiliza las búsquedas en línea.

No obstante, el cuerpo blanco de plástico del Kindle no es rival para el sofisticado diseño y lustre del Sony Reader. Me pareció que el Reader, con sus bordes redondos, es mucho más cómodo de sostener, dentro y fuera de su estuche tipo funda.

El Kindle es más angular y las teclas para navegar en las páginas, a ambos lados del dispositivo, son fáciles de usar, pero también fáciles de presionar por accidente.

El Kindle y el Sony Reader incluyen un soporte de navegación diseñado para simplificar el cambio de las páginas virtuales hacia un párrafo en particular del libro. Encontré que el Kindle, con sus teclas para navegar y control giratorio, facilita un tanto esta acción en comparación con el Sony Reader, aunque ninguno fue igual de sencillo que un libro real.

En términos de funcionalidad, los lectores de libros electrónicos tienen grandes pantallas fáciles de leer y sin iluminación de fondo para minimizar el desgaste de la vista al imitar el aspecto del papel real.

No obstante, a diferencia de un libro de pasta blanda, ambos dispositivos necesitan ser recargados constantemente. La batería del Kindle dura 48 horas con el radio prendido y una semana si éste se mantiene apagado. La batería del Sony Reader tiene una vida de hasta 7 mil 500 vueltas de página, o tres semanas, aunque esto pone en evidencia una de las distinciones más importantes entre ambos: el Kindle puede descargar contenido de manera inalámbrica, mientras que el Sony Reader depende de una PC.

Kindle tiene una capacidad de almacenamiento interna de 256Mb, aunque sólo 180Mb están “disponibles para el usuario”, de acuerdo con Amazon.

Al igual que con el Sony Reader, los usuarios también pueden expandir su capacidad de almacenamiento (o de contenido administrado por el usuario) conectando una tarjeta de memoria flash SD (Secure Digital). El Sony Reader tiene una ranura para tarjetas SD y para memorias extraíbles Sony.

Sin embargo, la diferencia más importante entre ambos dispositivos es quizá el contenido disponible y la manera en que se administra. La biblioteca de Amazon es mucho más grande que la de Sony, que ofrece 20 mil títulos mediante su servicio en línea Connect.

Amazon almacena copias de las compras realizadas por los usuarios del Kindle en una biblioteca en línea para acceder a ella posteriormente, y los dueños también pueden descargar una gran variedad de revistas como Time y Fortune, así como periódicos, que incluyen The New York Times y Le Monde, mediante una suscripción con un precio bastante razonable que también ofrece acceso a paquetes de noticias recientes, RSS y blogs.

Es fácil subir contenido en PDF al Sony Reader. En cambio, los usuarios del Kindle pueden subir documentos personales, incluyendo archivos de Word, pero los archivos en PDF deben ser adaptados al formato Mobipocket (www.mobipocket.com) y cada carga tiene un costo de 10 centavos de dólar.

Con el tiempo, los lectores electrónicos como el Sony Reader y el Kindle de Amazon podrían comenzar a reemplazar a sus contrapartes impresas.



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0