aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Definición de reglas, clave para el país

Andrew Selee| El Universal
Lunes 08 de julio de 2013

El gobierno de Estados Unidos ha iniciado dos esfuerzos en paralelo para negociar tratados de libre comercio, ambos con implicaciones para las economías de los dos países vecinos, México y Canadá, y sus respectivas políticas comerciales.

En el caso de la Alianza Trans-Pacífica, México y Canadá son socios en la negociación, y concuerda bien esta propuesta de tratado comercial con los esfuerzos del gobierno mexicano de desarrollar un mercado más amplio para sus productos en la cuenca del Pacífico, tanto con los países latinoamericanos de la Alianza del Pacífico, como especialmente algunos de los mercados de Asia.

Analistas mexicanos han visto en esta negociación la posibilidad de profundizar algunos elementos de la integración en América del Norte y abrir nuevas opciones para México más allá del continente, a largo plazo disminuyendo su dependencia comercial con EU.

Sin embargo, en el caso de la otra negociación para un Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés), un acuerdo comercial que el gobierno norteamericano busca concretar con la UE, los efectos para los vecinos son menos claros.

Si bien hubo conversaciones en EU sobre como incluir a México y Canadá en esta negociación, creando así un acuerdo entre la UE y la zona del TLCAN, el gobierno de EU finalmente decidió proceder solo, reconociendo lo difícil que sería negociar un acuerdo exitoso con tantos países europeos, aún sin agregar a sus vecinos y socios del TLCAN.

Pero el efecto que tendrá este acuerdo para México y Canadá, si se logra concluir la negociación exitosamente, dependerá de los detalles. Hay temor entre los que siguen este tema que los vecinos de EU podrían perder competitividad y acceso al mercado norteamericano si Estados Unidos abre un acuerdo preferencial con los europeos, sin incluir a los vecinos.

Sin embargo, Christopher Wilson del Centro Wilson, quien ha seguido de cerca las negociaciones, observa que lo importante es cómo se definen las reglas de origen en cualquier acuerdo que firme EU con la Unión Europea. Si incluyen en las preferencias productos y servicios hechos en América del Norte, abarcando toda coproducción en México y Canadá, se impulsaría a sectores importantes de la economía mexicana y canadiense.

Hay amplias razones para creer que esta es la única ruta realista para el gobierno de Estados Unidos en esta negociación con los europeos, ya que muchos productos y servicios que le interesa incluir en el acuerdo, tales como autos y productos tecnológicos, son resultado de un proceso binacional o trinacional de coproducción dentro de América del Norte.

Casi no hay coche que se venda en Estados Unidos que no tenga partes hechas en los tres países, y en menor grado así es con otros productos. Si bien Estados Unidos ha querido iniciar las negociaciones solo con la UE, es probable que tenga que incluir a México y Canadá como socios más adelante si quiere que muchos de sus productos y servicios tengan acceso preferencial al mercado Europeo.

Pero tampoco es seguro que se entienda esto cabalmente entre los negociadores en Washington todavía, así que es un tema en que los gobiernos de México y Canadá tendrán que tener vigilancia para no quedar aislados a un acuerdo del vecino que podría afectarlos.

*Vicepresidente del Centro Woodrow Wilson



Ver más @Univ_Cartera
comentarios
0