aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




José Luis Rojas lleva la magnitud a miniaturas

Redacción| El Universal
Domingo 06 de septiembre de 2009
Tratar de modelar la realidad puede convertirse en una obra de arte cuando las manos de un artista como José Luis Rojas retoman elementos de una cotidianidad y los llevan a explorar contextos distintos

[email protected]

Tratar de modelar la realidad puede convertirse en una obra de arte cuando las manos de un artista como José Luis Rojas retoman elementos de una cotidianidad y los llevan a explorar contextos distintos.

Siguiendo una línea que lo ha llevado a trabajar elementos de medio oriente, entre otros, Rojas plantea la posibilidad de llevar las cosas a un entorno que las saque de su monumentalidad y contraponga al espectador ante situaciones que podrían parecer adversas.

Stranded, la exposición reciente del artista egresado de la Escuela Nacional de Artes Plásticas, muestra en 11 piezas la evolución de su trabajo creativo y permite ver que es resultado de una idea que ha ido trabajando poco a poco. La pieza que da el nombre a esta muestra es un tanque de guerra abandonado, cubierto por una tela que apenas deja ver su condición deteriorada, pues en su superficie tiene un cartón de cervezas y un balón que lo sacan de su contexto original.

Carmen Cebreros, curadora de la exposición, destacó que el trabajo de Rojas en esta exposición consiste en la representación de la violencia, en cómo las imágenes se vuelven iconos que sintetizan un contexto histórico y político, y al mismo tiempo narran una escena.

Sobre su trabajo, el pintor José Luis Rojas reconoce que busca desvirtuar las imágenes que podrían ser detestables, pues desvanece su significado tradicional, que alude a escenas violentas, ahora desposeídas de la carga emocional que podrían tener.

—¿Stranded, es la continuación de tu trabajo anterior?

—Este trabajo viene de una serie que se llama “Talibán” en la que transformé pastores de nacimiento en talibanes de manera irónica, utilizando distintos objetos. Recabé archivos fotográficos de toda la guerra que se desató después del 11 de septiembre, de ahí salió la idea de hacer imágenes de explosiones y congelarlas. Son muy potentes, pero a escala, quería hacer un conflicto real en miniatura, porque siempre he trabajado con juguetes.

Una parte de la propuesta de Rojas son trabajos hechos con base en pequeñas piezas trabajadas a detalle en las que las explosiones y la destrucción están presentes, como en “Hellfire”, en la que el espectador debe mirar el interior de un auto colocado detrás de la explosión, ya que claramente se reconocen los personajes.

—¿Continuas trabajando bajo la misma línea o hay cambios en tu trabajo?

—El trabajo de los edificios (Estudio de implosión) lo hice para esta exposición con poliestireno expandido y también con espuma expansiva para crear el efecto de un fenómeno físico; mi trabajo a futuro va dirigido a ese lado de las explosiones. He ido saliendo un poco más del tema específico de la guerra y ahora estoy haciendo piezas mucho más cercanas al fenómeno de la explosión.

La pieza titulada “Riiiing” está inspirada en la película “Múnich”, en donde le ponen una bomba a un aparato telefónico y cuando contestan, estalla. Esa escena tiene que ver más con los objetos y el ambiente.

 

—¿Cómo es tu proceso de trabajo?

—En todas las explosiones es básicamente observar para entender cómo se forma el humo al momento. De ninguna de estas piezas tengo bocetos, puede ser que me encuentre con una pieza que me guste, la compre aunque no sepa muy bien qué hacer con ella o puede ser que tenga una idea y busque la manera de realizarla.

—¿Desde cuándo trabajas modelismo?

—Desde muy pequeño mi ilusión era ver una maqueta vivir y hasta ahora me estoy dando cuenta de que era lo que yo estaba persiguiendo, pero sí tengo el recuerdo de que hace muchos años me ponía a construir escenarios para poder jugar.

—¿Tu obra está ligada a un reclamo de índole social?

—La verdad mi obra no está asociada con el reclamo de los acontecimientos sociales, es sólo mostrar el hecho. La violencia existe desde hace mucho tiempo y aunque sé que mi trabajo se tiende a ver como una opinión, sólo quiero llevar los hechos a la miniatura, mi objetivo nunca ha sido crítico.

—¿La colección “Souvenirs” ve con ironía a las piezas de arte consagradas?

—Es tratar de imitar a las piezas pero con elementos baratos, hacen alusión, más que al artista, al lugar donde han sido expuestas. Es una serie que estoy empezando y en la que voy a seguir trabajando y son piezas de artistas que me gustan, como las tituladas “Souvenir de White Cube”, que hacen referencia a la galería donde fue expuesto el trabajo de Damien Hirst.

Al respecto, Rojas hace una recreación del tiburón en formol, así como del cráneo humano cubierto por diamantes, pero con materiales baratos.

 



Ver más @Univ_Estilos
comentarios
0