aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Vivir en un castillo, lo chic de hoy

El Universal
Domingo 08 de octubre de 2006
No obstante que la mayoría de los castillos históricos fueron construidos en épocas en las que no existía el drenaje, en la actualidad, gran parte de ellos cuenta ya con todas las comodidades que el mundo moderno requiere, tuberías, luz eléctrica y hasta aire acondicionado

"La otra condición es internet. Debido a los diversos sitios que se especializan en castillos, la gente con posibilidades de adquirirlos se ha puesto en contacto con ellos", explica Kraft.

Tanto Sotheby´s como Christie´s reciben de cuando en cuando las propiedades de familias aristócratas que las ponen en venta, ya sea porque no les es posible afrontar los gastos que implica cuidar de ellas o porque deciden abrazar un modo de vida más contemporáneo: un apartamento en el centro de una gran metrópoli cercano a sus (antes impensables) oficinas.

Kraft estima que, en todo el mundo, hay una centena de castillos a la venta. Muchos de ellos no se publicitan de forma completa para proteger la privacidad de sus dueños. Así han llegado al mercado sitios históricos como la Villa Castiglioni, en Capri. Se trata de una construcción completamente remodelada. "Este edificio medieval ya tiene tuberías nuevas. El dato es relevante porque la mayoría de los castillos históricos datan de épocas en las que no existía el drenaje o el concepto hidráulico era limitado, entonces el comprador se lleva sorpresas poco agradables cuando quiere un vaso de agua limpia", continúa el especialista.

La Villa Castiglioni está enclavada en la parte más alta de la isla (como suelen estar este tipo de construcciones). Para llegar a ella se toma un funicular y su mayor atractivo es, precisamente, la vista. Su precio: 38 millones de dólares.

Los lugares tradicionales

Quienes desean un castillo como hogar tienden a buscar, básicamente, lo mismo que los reyes, condes y señores feudales de la Edad Media: privacidad y seguridad. La prueba está en el Castillo Scotti, de la familia italiana del mismo nombre, a una hora de Milán y dos de Florencia. Las altas murallas protegían los tesoros de ese clan amante del arte, tanto, que en su linaje se cuentan pintores y actores. En el siglo XVII lo adquirió la familia Zanardi Lanardi, quienes, con el paso de los años, se encargaron de restaurarlo por completo: los frescos de las paredes, en las cúpulas y los relieves en piedra lucen muy similares a como debieron hacerlo en 1217, fecha de su realización. La plomería e instalación de luz se colocaron de forma que se notaran lo menos posible. Está a la venta por 12.7 millones de dólares.

Italia, Francia e Inglaterra son los sitios clásicos para conseguir un castillo histórico en extraordinarias condiciones. Sin embargo, hay personas que no quieren dejar su país de origen y deciden construir castillos con todos los avances de la tecnología en lugares insospechados.

Ése fue el caso de Frederick G. Bourne, un empresario estadunidense cuyo nombre probablemente no sea muy popular, aunque sus productos sí que los son: se trata del fundador de Singer, la fábrica de máquinas de coser.

Este hombre de negocios se inspiró en un castillo inglés para desarrollar el Singer Castle, en Alexandria, Nueva York. Se trata de una extraordinaria construcción con pasadizos secretos, torres, entradas ocultas y todos los dispositivos propios para ocultar tesoros y secretos.

Está asentado sobre un islote frente a la costa neoyorkina, la construcción ocupa toda la superficie de tierra disponible y se terminó de construir en 1905. Tiene 5 ambientes, 28 habitaciones y está a la venta en 22 millones de dólares.

En Estados Unidos el desarrollo de la industria de los castillos está en pleno auge. Existen compañías inmobiliarias que se dedican a exclusivamente a construirlos por lo que podemos encontrar estas edificaciones en sitios tan extraños como Idaho o Las Vegas.

Sin embargo, Thierry Journiac, fundador de una agencia de bienes raíces llamada Terra Cognita Estate Solutions opina que no hay nada mejor que poseer una propiedad histórica. "Debido a su locación (la mayoría de las veces en el campo), antigüedad y originalidad, tener un castillo va más allá del valor de la propiedad, se trata, más que nada, de un modo de vida particular, podríamos decir ´regio´".

Su agencia, basada en Suiza, se encarga de localizar la propiedad soñada de sus compradores. "Gracias a uno de ellos encontré un fabuloso castillo en Perigord, Francia. Está completamente fortificado y en su interior hay un pequeño bosque. Dentro de sus murallas hay 5 pequeñas casas de unos 200 metros cuadrados y dos torres redondas. La entrada a la propiedad está franqueada (como en el siglo XII, cuando fue empezado a construir) por una reja que termina en puntas de flecha. El dueño es un hombre de negocios francés que lo recibió en pago por una deuda. Quería vivir allí, pero como todos sus negocios están en París, prefirió quedarse en la ciudad. Cuesta 30 millones de dólares", remata.



Ver más @Univ_Estilos
comentarios
0