aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Indígenas elevan himno a “Tatic” en su última morada

Alberto Torres Enviado| El Universal
Jueves 27 de enero de 2011
Indgenas elevan himno a Tatic en su ltima morada

DESCANSE EN PAZ. Durante la misa, organizaciones sociales, fieles y familiares recordaron el trabajo del obispo Samuel Ruiz en defensa de los más desprotegidos. Al término de la ceremonia, sus restos fueron depositados en una cripta en la parte posterior del atrio principal de la catedral . (Foto: EDUARDO VERDUGO AP )

Destacan su labor para lograr una iglesia autóctona y liberadora

[email protected]

SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS

“¡Queremos iglesia al lado de los pobres! ¡Queremos obispos al lado de los pobres! ¡Queremos sacerdotes al lado de los pobres! ¡Queremos religiosas al lado de los pobres! ¡Queremos gobiernos al lado de los pobres!”. Las consignas retumbaron en la plaza de la catedral de San Cristóbal. Tatic Samuel alzó la voz hasta en su funeral.

En estas tierras de la montaña, en Los Altos de Chiapas, lo llamaban “el obispo quetzal”, los tzotziles le decían Tatic —padre—, en la selva Lacandona lo conocían como el Jcanan Lum —protector y guía del pueblo— y los sacerdotes de la diócesis de San Cristóbal, la que dirigió por 40 años, ahora lo llaman “el profeta de América Latina”.

El nuncio apostólico Christophe Pierre, representante principal del Vaticano, encabezó la última misa antes de su entierro en un plaza llena, en su mayoría de indígenas de las siete regiones pastorales de esta diócesis, a pesar de que para muchos fue el “obispo incómodo” por sus predicamentos sobre la Teología de la Liberación y sus críticas a la Iglesia católica.

El vicepresidente de la Conferencia Episcopal leyó durante la homilía un comunicado en el que la Iglesia reconoció el trabajo hecho por Samuel Ruiz en la búsqueda de una iglesia autóctona, evangelizadora y liberadora.

“Que su enseñanza social de la Iglesia influya como levadura en la transformación social que necesita nuestra patria. Su experiencia y amor eclesiales se vieron reflejados en el Concilio Vaticano II, en sus participaciones en la Conferencia del Episcopado Mexicano, en el Consejo Episcopal Latinoamericano y en su liderazgo para promover la paz y la defensa de los derechos humanos en México y en el mundo”, leyó Rogelio Cabrera López en el comunicado firmado por Carlos Aguiar Retes, presidente del CEM, a nombre de los obispos de México.

“¡Viva Tatic Samuel! ¡Viva nuestro hermano, pastor de los pobres, que nos enseñó a ser libres! ¡Triunfaste Samuel. Triunfaste al final!”, arengaba un sacerdote mientras el ataúd era sepultado.

Durante la misa, organizaciones sociales, fieles católicos y familiares recordaron el trabajo realizado por el obispo en defensa de los más desprotegidos. Algunos de los pasajes fueron leídos en lenguas indígenas como el chol, tzetzal y tojolabal, mientras Christophe Pierre, con su acento francés, presidía la ceremonia.

Durante la homilía, un coro acompañado por música de marimba entonó canciones de protesta, religiosas y un himno al obispo Samuel Ruiz, que fue repartido en folletines.

El ataúd fue depositado al término de la misa en una cripta en la parte posterior del atrio principal de la también llamada catedral de La Paz, pues en ella se realizaron los diálogos entre el gobierno y la guerrilla del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. En la cripta colocarán una placa con el lema que Ruiz eligió en su ordenanza: “Plantar y edificar un reino de justicia”.

 

 



Ver más @Univ_Estados
comentarios
0