aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




A Brad Will le dispararon a larga distancia

José Gerardo Mejía| El Universal
Lunes 20 de octubre de 2008
La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ratificará hoy que el asesinato del periodista Bradley Roland Will fue realizado a unos 40 metros de distancia, por un tirador que hizo los dos disparos, los cuales pudieron haberse hecho en menos de un segundo

[email protected]

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ratificará hoy que el asesinato del periodista Bradley Roland Will fue realizado a unos 40 metros de distancia, por un tirador que hizo los dos disparos, los cuales pudieron haberse hecho en menos de un segundo.

Durante la conferencia que ofrecerá hoy el organismo, se ratificará que el caso de Brad Will fue politizado en medio de una absoluta impunidad y una serie de graves irregularidades promovidas por el gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, como lo mencionó en su recomendación emitida en septiembre pasado.

Para ello, hará público el respaldo a su perito en criminalística, Epifanio Salazar, quien utilizó distintos sistemas de investigación que incluyen una recreación con Google Earth, medición del clima y efectos velocidad-expansión de los proyectiles, pero fue puesto en entredicho por la Procuraduría de Oaxaca.

En 25 años de experiencia laboral, el perito ha sido parte de casos polémicos, como el de El Llano de la Víbora, en Veracruz, en el que estuvieron involucrados militares y el ex procurador Ignacio Morales Lechuga; Aguasblancas, y la masacre de Acteal, entre otros.

En ese tiempo, ha estado dos periodos en la CNDH, uno de ellos con su primer presidente, Jorge Carpizo McGregor.

Los hechos

El 27 de octubre de 2006 hubo un enfrentamiento entre policías del municipio de Santa Lucía del Camino, conurbado a la capital e integrantes de la Asamblea Popular de los Pueblos Oaxaca (APPO), donde cayó abatido el fotógrafo estadounidense por dos impactos de bala, uno en el pecho.

Si bien el informe del perito, que consta de 194 páginas, en las que incluye una revisión de las declaraciones ministeriales a manera de pruebas orientadoras, no especifica el tiempo en que se efectuaron los disparos, también asegura que es imposible que hubiera otro momento para balearlo nuevamente, como afirman las autoridades.

Resalta que el tiempo que hubo entre el primero y el segundo disparos pudo haber ocurrido en 500 milésimas de segundo.

Por medio de la prueba de un cono angular, figura que se forma con base en 15 posibilidades de trayectoria de bala, Salazar concluyó que el victimario se ubicó atrás de un camión de carga, situado a unos 40 metros.

En su informe, Salazar establece que el agresor hizo los dos disparos desde la misma posición.

 



Ver más @Univ_Estados
comentarios
0