aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Automovilistas, atrapados por horas

Francisco Reséndiz Enviado| El Universal
Miércoles 08 de octubre de 2008
Mentores guerrerenses y morelenses cobran la mitad de peaje y encaran a policías antimotines sin ningún temor

[email protected]

 

TEQUESQUITENGO, Mor.— Los maestros de Guerrero y Morelos tomaron la Autopista del Sol. Unos, en la caseta de Chilpancingo, cobran a los automovilistas el paso a la mitad de la tarifa y otros, en Tehuixtla, encaran a los granaderos y les tiran cohetones al cielo.

Ambos movimientos se oponen a la Alianza por la Calidad de la Educación, signada por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), pero los guerrerenses se cubren el rostro con pasamontañas y los morelenses usan tenis.

Ayer miles de automovilistas padecieron el trayecto México-Acapulco. Para las cuatro de la tarde maestros y estudiantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) tomaron la caseta de cobro de Chilpancingo.

Ahí, con palos y banderas, exigían el pago de 50 pesos, la mitad de lo que se cobra legalmente. Con camisas enredadas a la cabeza o pasamontañas veían a los automovilistas. “Son 50 por cada pasajero”, advertían con sorna a los paseantes, nadie respondía. Los policías veían de lejos.

Kilómetros adelante, en la desviación hacia el lago de Tequesquitengo, ya en territorio morelense, los mentores del Movimiento Magisterial de Bases de Morelos cruzaron unos 10 autobuses de pasajeros sobre la autopista. En un rato había cientos de maestros en busca de una sombra y se sentaron a lo largo de unos 200 metros del camellón que divide los flujos de esta vía de comunicación.

Llegaron elementos de la policía antimotín y del Grupo de Operaciones Especiales en 24 camionetas.

Los policías, con escudo y tolete en mano, se formaron y avanzaron hacia los manifestantes. Los maestros tiraron cohetones hacia el cielo. En un instante, más de 100 maestros, con las mujeres por delante, estaban listos para enfrentarse a los policías.

El personal de seguridad mantuvo distancia. Otro grupo de oficiales se retiró y se formó para, en plena autopista, instalar un comedor. Ahí, les sirvieron chicharrón en salsa con frijoles y agua de sabor. Después de las siete de la tarde los maestros levantaron el plantón.

 

 

 

 



Ver más @Univ_Estados
comentarios
0