aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Se ‘apaga’ Laguna Verde

ÉDGAR ÁVILA Y ÉRICK VIVEROS / CORRESPONSALES| El Universal
Lunes 16 de junio de 2008
La nucleoeléctrica está a punto de saturar sus depósitos de desechos radiactivos, advierten legisladores y ambientalistas. Sólo lleva 18 años de los 30 previstos para su operación

[email protected],mx

VERACRUZ, Ver.— La planta de Laguna Verde, única generadora nuclear de energía eléctrica del país, podría ser vetada en breve y condenada a desaparecer por falta de capacidad para almacenar sus desechos radiactivos, tras estar a punto de saturar sus depósitos a sólo 18 años de los 30 previstos para su operación, advirtieron ambientalistas y diputados locales.

“Laguna Verde está a punto de llegar a la saturación de almacenamiento de desechos contaminados de bajo y medio nivel, y no dispone de nuevos depósitos que cumplan con los niveles de seguridad requeridos”, aseguró el coordinador de la Campaña de Energía y Cambio Climático de Greenpeace, Jorge Escandón.

“El problema es que Laguna Verde ya no tiene espacio para depositar sus residuos”, confirmó el diputado panista, Marco Antonio Núñez López, de la Comisión de Medio Ambiente del Congreso local, tras pronosticar que la planta cerrará al mediano plazo debido a que las instancias internacionales de control nuclear “la vetarán por su obsolescencia”.

Laguna Verde está en el municipio de Alto Lucero, 70 kilómetros al noroeste del puerto de Veracruz, y tiene dos reactores nucleares, cada uno de ellos para generar 682.5 megawatts, que sumados cubren 5.38% de la demanda nacional de electricidad. La primera unidad comenzó a operar el 14 de agosto de 1990 y la segunda el 12 de abril de 1995.

Ambas unidades fueron diseñadas para operar 30 años y dotadas con un depósito de desechos radiactivos sólidos secos y dos almacenes —uno de planta y otro de sitio—, donde ya no hay mucho espacio, según un documento de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

En esos tres depósitos, con capacidad total para albergar 10 mil 133 bidones de 200 litros, hasta diciembre de 2007, ya se habían ocupado 9 mil 329, además de 378 contenedores, de los cuales ya ocuparon 329. Sólo en el depósito de desechos radiactivos sólidos secos, donde caben 7 mil 900 tambos, para diciembre de 2007 sumaban ya 7 mil 641.

Basura radiactiva

La basura radiactiva acumulada en el depósito y los dos almacenes incluye desde ropa o herramientas contaminadas, hasta sedimentos de los procesos de purificación o de limpieza, residuos, aceites, muestras de laboratorio y restos de combustible nuclear ya utilizado.

Según el diputado Núñez López, el combustible que utiliza la planta “no es más grande que el pulgar de mi dedo”, pero para almacenarlo se requieren 100 metros cúbicos de agua pura, y en la “alberca” donde se guarda el uranio no hay espacio.

Sin embargo, la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias indicó que desde el inicio de operaciones y hasta finales de 2006, los dos reactores utilizaron 248 mil 903 kilogramos de uranio, y que a pesar de esa gran cantidad el espacio para almacenar el combustible utilizado estaba entre 30 y 41% de su capacidad.

Para Jorge Escandón, de Greenpeace, las dificultades que enfrenta Laguna Verde demuestran que la energía nuclear es cara e insegura, y aseguró que una evidencia de ello es la poca transparencia con la que CFE maneja los residuos radiactivos.

Riesgos de contaminación

Asentada en una zona de playas del municipio de Alto Lucero sobre 370 hectáreas, Laguna Verde está en el centro del más importante corredor turístico de Veracruz. Junto con el recreo playero se explota la pesca deportiva; operan numerosos hoteles y restaurantes en una franja costera que incluye los municipios de Actopan, Palma Sola, Tecolutla y Nautla.

El diputado Núñez López insistió en que la central es obsoleta y que debido a ello ya se han registrado serios incidentes, entre ellos el de diciembre de 1989, cuando aún no entraba en operación y se derramaron 130 mil litros de agua radiactiva en un lago aledaño de agua salada, que actualmente está seco.

A finales de 2005, se produjo un pequeño incendio en el edificio que alberga uno de los dos reactores, pero fue controlado aparentemente sin daños ambientales, mientras que el 5 de marzo de 2006 fue cerrado parcialmente uno de los reactores por daños en el cableado eléctrico.

Informes de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardas, revelaron que entre 2001 y 2006 —durante el sexenio de Vicente Fox— hubo 33 “paros técnicos” en ambos reactores, seis de ellos para recargas de combustible y mantenimiento, y el resto por suspensión de actividades de emergencia.



Ver más @Univ_Estados
comentarios
0