aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Infancia mutilada

Alma Vigil| El Universal
Miércoles 30 de abril de 2014
Infancia mutilada

HISTORIAS. Brandy e Hilda son víctimas colaterales de la violencia que afecta a Nuevo León. (Foto: ILUSTRACIÓN: ISMAEL ANGELES )

Una de las consecuencias más graves de la violencia son los niños que han quedado huérfanos. Aquí, la historia de Brandy e Hilda, cuyo padre, policía, fue asesinado en 2010 en Monterrey

[email protected]

MONTERREY

Son las siete de la mañana, te levantas de tu cama y te das cuenta de que se fue la luz en tu casa. Pareciera que la penumbra en tu hogar es un presagio. Aún no lo sabes, pero tu vida, como la conoces hasta hoy, nunca será igual.

Ves que algo raro está pasando. Sonia, tu mamá, lleva rato hablando por teléfono. Está preocupada, pero no tienes idea por qué. Alrededor de 20 minutos más tarde llega tu tía llorando y tu mamá sale angustiada. Percibes que algo está mal, tienes un nudo en la garganta. No sabes qué hacer, pero qué rayos puedes hacer, si nadie te dice nada. Sólo tienes 12 años.

Luego tu mamá las lleva a ti y a Brandy, tu hermanita de siete años, a la casa de tu abuela paterna. Todos los que están ahí también lloran desconsolados, pero sigues sin saber qué sucede.

Finalmente, tu primo se acerca y te dice lo que hubieras deseado nunca escuchar: “Hilda, mataron a tu papá”. Tus ojos se convierten en un mar de llanto. Te sientes desamparada, triste, enojada, asustada.

En la televisión no han dejado de pasar la noticia: “Ejecutan a tres policías en San Nicolás de los Garza, Nuevo León”. Hoy, 6 de marzo de 2010, no sabes cómo terminaron con su vida, sólo sabes que una parte de la tuya también murió.

Días después te enterarás de los detalles: Francisco, tu papá, y sus compañeros estaban dentro de una patrulla cuando cuatro sicarios salieron de una camioneta y los rafaguearon hasta asesinarlos.

***

En el año 2010, la violencia a manos del crimen organizado comenzó a arreciar en Nuevo León. El caso del papá de Hilda fue uno de los primeros más impactantes. Unos días antes, un comando arrojó una granada a la comisaría de San Nicolás de los Garza, pero nadie resultó herido.

Luego de la muerte de los tres elementos, los policías nicolaítas realizaron un paro exigiendo mejores condiciones para trabajar y la restitución del uso de armas largas, ya que, por orden del gobierno, se las retiraron a todas las policías municipales en junio de 2009.

Francisco tenía 39 años al momento de su muerte y 14 en el cuerpo policiaco, era policía tercero. Ganaba 7 mil 650 pesos al mes, destinados a mantener a su familia. Los fines de semana siempre estaba en su casa con ellas, le encantaba hacer carnes asadas.

Tras batallar y aguantar malas caras y tratos por parte de los funcionarios del ayuntamiento, durante más de un año, Sonia recibió 62 mil pesos de finiquito; de ahí le descontaron 30 mil para el funeral, un trabajo como cocinera que perdió por un error administrativo del municipio y una pensión mensual de 7 mil 650 pesos, por cinco años.

***

Desde que te enteraste de la muerte de tu padre no has vuelto a llorar, intentas ser fuerte y dura como tu mamá. Ella está muy asustada, tiene la esperanza de que no atenten también contra su familia, los sicarios robaron los documentos de los policías, ahora saben dónde viven. Brandy no deja de llorar. Tú te sientes perdida.

Las tres se están quedando en un pequeño cuarto de la casa de tu abuela. Después de una semana de no acudir a clases por fin regresas a la escuela, intentando también volver a la normalidad. Tus compañeros te brindan su apoyo y cercanía, todos saben lo que ocurrió. Durante un año, las tres tendrán que ir a terapia psicológica.

Al pasar el tiempo y crezcas sin tu padre escucharás diferentes versiones: “Si los mataron fue porque estaban metidos en algo malo” o “eran cómplices del narco”, pero tú no lo quieres creer, sabes que hay policías malos y corruptos, pero también hay buenos.

Muchos fueron asesinados por no querer colaborar con los cárteles. Ahora tienes 17 años y Brandy, 12, en este tiempo también se enteraron del secuestro de un hermano de tu mamá y Brandy estuvo en medio de una balacera cuando estaba en el parque jugando con un primo.

Ahora procuras no salir mucho, te gusta leer y estar con tu familia. Estás por ir a la universidad, esperas con ansia poder entrar a Criminología, para ayudar a la gente que se encuentre en tu misma situación.

***

Una de las consecuencias más graves que dejó la lucha contra el narco en Nuevo León fueron los niños y jóvenes que de alguna manera resultaron involucrados. Desde los reclutados por los cárteles, las víctimas asesinadas y los que como Hilda y Brandy, quedaron huérfanos de uno o ambos padres.

Un estudio realizado por la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) calcula que, en el país, alrededor de 30 mil niños han participado con el crimen organizado durante los últimos años. Además, el informe “Contando la violencia. 2012”, el más reciente hasta ahora, señala que Nuevo León es el tercer estado con mayor índice de homicidios de menores, luego de Chihuahua y Guerrero.

Sin embargo, de los niños que quedaron huérfanos en el país y en el estado no hay cifras claras. Recientemente, el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz hizo un llamado para que dieran aviso de estos casos y realizar un censo, pero desde hace años y más en los últimos cinco, la población no tiene la confianza de denunciar.

Hilda y Brandy son uno de esos casos. Sonia nunca puso una denuncia, cuando le pidió orientación a un policía, compañero de su esposo, él le contestó: “Señora, mejor no pregunte nada, no se meta en problemas”. Hasta la fecha no sabe si se realizó alguna investigación o encontraron un culpable.

En Nuevo León existe la Ley de Atención y Apoyo a las Víctimas de Delitos que establece que todos aquellos inocentes afectados, por cualquier delito, recibirán ayuda médica, psicológica, económica, asesoría jurídica, entre otras. En el caso de los menores de edad, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y el Sistema de Desarrollo Integral de la Familia (DIF) son los órganos encargados de brindar protección.

El Centro de Orientación, Protección y apoyo a Víctimas del Delito (Copavide) es el filtro que hace la averiguación para aplicar la ley, en mayores y menores de edad, cuyos padres no estuvieran involucrados en el delito.

Una fuente oficial de la PGJE dice que los hijos de delincuentes que quedan huérfanos los transfieren al DIF, donde hacen el procedimiento para ver quién se queda con la custodia del menor. Sin embargo, todo esto se hará valer sólo si se presenta un reporte. La PGJE no está obligada a acercarse a las víctimas.

***

A pesar de la tragedia, Hilda y Brandy corrieron con suerte. Sonia relata que la esposa de uno de los oficiales caídos junto con Francisco, se quedó como madre soltera de cinco hijos pequeños y sin trabajo; además, no tuvo la persistencia para exigir que le pagaran lo mismo que a Sonia.

Los hijos de las personas inculpadas o desaparecidas son cuidados por los abuelos o los familiares más cercanos. Otros quedan completamente desprotegidos.

Irma Leticia Hidalgo, vocera de Fuerzas Unidas por los Desaparecidos de Nuevo León, explica que la problemática es más grave de lo que se piensa:

“Las autoridades nunca han reconocido la tragedia en cuestión de desapariciones, ni siquiera tienen una cifra oficial de personas desaparecidas, por eso tampoco tienen los datos de los niños que quedan huérfanos”, comenta Irma, madre de Roy, uno de sus dos hijos, quien fue secuestrado dentro de su casa. Pagaron el rescate pero hasta la fecha no saben nada de él.

Señala que primero se debe hacer un censo, pero la gente no se acerca, lo necesario es que las autoridades acudan con la gente, casa por casa. Hay pocas acciones en la entidad para mejorar esta problemática, una de ellas, corre a cargo del Consejo Ciudadano por la Seguridad Pública de Nuevo León que otorga becas económicas, que aunque son mínimas, son para los niños cuyos padres murieron por la violencia.

Sin embargo, no es suficiente.



Ver más @Univ_Estados
comentarios
0